Se presentó el libro Más allá de la leyenda, testimonio de 60 personalidades que hablan de Fidel, de la autoría de Estela Bravo, Ernesto Mario Bravo y Olga Rosa Gómez Cortés, de la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado.


Maby Martínez Rodríguez y Ricardo Alonso Venereo - Foto: José Manuel Correa / Granma.- «El más preclaro hijo de Cuba en este siglo, aquel que nos demostró que sí se podía intentar la conquista del Cuartel Moncada; que sí se podía convertir aquel revés en victoria, que logramos cinco años, cinco meses y cinco días, aquel glorioso Primero de Enero de 1959». Así definió, el 26 de julio de 1994, el General de Ejército Raúl Castro Ruz a Fidel.

Esa impronta se sintió este martes en el Memorial José Martí, cuando, en homenaje a su legado, en el año en el que se cumplen 95 años de su natalicio y en la víspera del quinto aniversario de su partida física, vio la luz la exposición fotográfica Hasta Siempre, Fidel, con instantáneas de más de 40 fotorreporteros cubanos que reflejan el sentir de todo un pueblo en la despedida del Jefe de la Revolución Cubana.

En la velada de apertura estuvieron Rogelio Polanco Fuentes, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento Ideológico; el comandante Julio Camacho Aguilera; Miguel Barnet Lanza, presidente de Honor de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba; Jorge Luis Aneiros Alonso, presidente de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba; y Juan Rodríguez Cabrera, presidente del Instituto Cubano del Libro (ICL).

En el propio sitio, se presentó el libro Más allá de la leyenda, testimonio de 60 personalidades que hablan de Fidel, de la autoría de Estela Bravo, Ernesto Mario Bravo y Olga Rosa Gómez Cortés, de la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado.

En ese mismo escenario donde tantas veces el Comandante en Jefe dialogara con el pueblo, se desarrolló el panel Fidel entre nosotros, con el escritor, poeta y etnólogo Miguel Barnet; Francisca López Civeira, premio nacional de Historia, e Iroel Sánchez, editor y periodista.

«Fidel, en mi opinión, era un intelectual», dijo Barnet, y agregó: «Fue también un peso político, un peso moral, y un peso revolucionario, al cual fui conociendo y admirando más profundamente después de leerme La Historia me absolverá y sus Palabras a los intelectuales. En un encuentro con él, en la Casa de las Américas, donde participó un grupo de artistas e intelectuales y a todos les preguntaba por qué se habían quedado en Cuba, le respondí: “No, Comandante, yo no me fui, yo me fui quedando”. Si hoy me volviera a hacer la misma pregunta le diría: “Yo no me fui quedando, Comandante, yo me quedé en Cuba por usted”».

Iroel Sánchez lo abordó así: «Fidel es un hombre de un respeto intelectual, un lector extraordinario, no un dictador o un perseguidor de la libertad creativa como hoy se le ataca en muchos medios enemigos. Pensar siempre el mundo desde los de abajo, para que fueran los principales beneficiados de la Revolución, no solo en Cuba sino en el mundo, lo hizo trascender, y alcanzar un alto nivel de humanismo».

La Campaña de Alfabetización, la creación de una imprenta nacional, el ICL y su Sistema Nacional de Ediciones Territoriales, y la Biblioteca familiar pasaron por esa impronta que nos los hace vivo y presente.

Un gran amigo de Cuba, Abdelaziz Buteflika, expresidente de Argelia, recientemente fallecido, dijo de él: «Fidel posee la extraordinaria capacidad de viajar al futuro, regresar y explicarlo».

 

Fidel Castro era del siglo XXIII, asegura fotógrafo Roberto Salas

La Habana, 25 nov (Prensa Latina) Fidel Castro era un hombre del siglo XXII o XXIII, creo que él le pedía a la humanidad mucho más de lo que esta podía responderle, recuerda el reconocido fotógrafo estadounidense Roberto Salas.

En declaraciones a Prensa Latina, Salas rememoró su permanencia junto al líder histórico de la Revolución cubana luego del triunfo de 1959, una etapa que enmarcaría su obra por los próximos años dentro de la denominada fotografía épica.

“Lo conocí cuando yo tenía 14 años en el Nueva York de 1955 porque el periodista Vicente Cubillas le hizo una entrevista para la revista Bohemia y mi padre (Osvaldo Salas, reconocido fotógrafo cubano) le sacó las fotos”, comentó.

Según investigaciones históricas, Fidel Castro y otros miembros del Movimiento 26 de julio se encontraban en Estados Unidos para realizar un recorrido por varias ciudades y reunirse con los cubanos en la emigración.

“Cuando él se va de Nueva York, yo me mantengo en comunicación con la gente que organiza actividades contra la dictadura de Cuba y comienzo a ayudar al viejo a tirar fotos, cargar maletas, lo que sea necesario”, recuerda.

De acuerdo con Salas, este vínculo se hace mayor con los años y en 1957 toma una foto que actualmente se considera la imagen más importante del Movimiento fuera de la isla.

Al joven estadounidense de padres cubanos le sorprende el triunfo revolucionario de 1959 y se enrola en su primer viaje a la isla el 2 de enero de ese mismo año.

“Me fui para el Palacio Presidencial, yo andaba con Manuel Urrutia que fue designado presidente provisional y en medio de la alegría, la confusión, el entusiasmo trato de sacar algunas instantáneas”.

Se reencontró con Fidel Castro y se convirtió en uno de los fotógrafos que acompañaron al líder en sus visitas a Venezuela, Estados Unidos y a países de América Latina durante ese primer año.

“Trabajé para el periódico Revolución principalmente, en 1960 inauguré con Francisco Portela la corresponsalía de Prensa Latina en Estados Unidos y acompañé a Fidel mientras estuvo en la Asamblea General de Naciones Unidas en ese año”, señaló.

Sus fotografías para la prensa caribeña le trajeron problemas con el Buró Federal de Investigaciones (FBI) debido a que, en teoría, él era un estadounidense empleado por el gobierno cubano.

“Había mucha presión y tensiones sobre mí, así que decidí irme para Miami y allí me metieron en un vuelo de Cubana de Aviación escondido en el baño”.

Salas no pudo regresar a su país natal hasta 1994 cuando prescribió el delito por el cual querían enjuiciarlo.

Como fotógrafo de los principales medios de prensa nacionales de la época, recuerda especialmente las imágenes que realizó de Fidel Castro en la Gran Piedra, Santiago de Cuba, en 1963.

“Además, le hice algunas fotos personales cuando fui con él en 1965 al Pico Turquino (oriente) como parte de una graduación de un contingente médico”.

En 1967 Salas viaja por primera vez a Vietnam como corresponsal de guerra, cuando termina su labor en el país asiático regresa a Cuba y se encuentra en varias oportunidades con el líder histórico.

“Fidel le tenía mucho respeto al viejo y así lo puso. Imagínate! Mi padre le hizo fotos cuando nadie lo conocía en la década de 1950”, acotó.

El fotógrafo lo recuerda como un hombre preocupado por los demás con una gran capacidad para retener pequeños detalles.

El intelectual cubano Rafael Acosta escribió en el último libro de Roberto Salas que sus imágenes sobre Fidel Castro también reflejan cuán solitario podía llegar a ser.

“Como me sentía relajado a su lado, trataba de captar la esencia de su personalidad. Mi opinión sobre Fidel Castro es la misma de cuando lo conocí: era un hombre del futuro con sensibilidad y memoria increíbles», enfatizó.

Cuba
A Buen Entendedor.- El pasado 25 de noviembre se inauguró en La Habana el Centro Fidel Castro, un espacio dedicado al estudio y la difusión del pensamiento, la vida y la obra del líder histórico de la Revolución Cub...
Como en otros momentos, los jóvenes protagonizarán la reedición simbólica del arribo de Fidel y otros 81 hombres a las costas de Niquero. Foto: Luis Carlos Palacios/Archivo - Juventud Rebelde - Video: Cubavisión Int...
Canal Caribe.- A 65 años del levantamiento armado de Santiago de Cuba, pobladores de la ciudad oriental rememoran este 30 de Noviembre las acciones de jóvenes del Movimiento 26 de Julio que se lanzaron contra la dictadura en apoyo al de...
Lo último
La Columna
Deber cumplido
Gerardo Moyá Noguera*.- Desde esta hermana isla de Mallorca insistimos en que el bloqueo contra Cuba es inmoral, impresentable y dañino para todos los cubanos/as, no solamente para los que sobreviven en la isla, sino los del mundo enter...
La Revista