René Tamayo León - Cuba Sí / Presidencia Cuba - Video: Canal Caribe / TV Cubana.


La capacidad de la ciencia y el sistema de salud cubanos para acudir a productos que ya han conseguido y demostrado su eficacia, y su valor, como los interferones, para el uso preventivo y el enfrentamiento inicial de enfermedades nuevas, fue destacado por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en el encuentro de esta semana con expertos y científicos para temas de salud.

Este martes, el intercambio versó sobre el Resultado del uso de los interferones cubanos en el Protocolo de Actuación Nacional para la COVID-19, una presentación que fue, al decir del Jefe de Estado, otra «validación de que tenemos robustez en un grupo de medicamentos que hemos desarrollado».

La Doctora en Ciencias Marta Ayala Ávila, miembro del Buró Político y directora general del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), significó que a más de 40 años de que Cuba hubiera logrado producir los primeros interferones, las nuevas generaciones en la ciencia y la salud pública sigan defendiendo un proyecto impulsado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Al destacar el interés renovado que hay en el mundo con relación a los interferones, Ayala Ávila subrayó la organización de nuestro sistema de salud para su uso y la capacidad de utilizar y colocar herramientas que deben seguir siendo evaluadas y posicionadas ante la aparición de nuevas pandemias, un criterio que es compartido por buena parte de la comunidad científica internacional.

Cuba fue uno de los países pioneros en la producción de interferones, con la obtención del interferón leucocitario en 1981, uno de los primeros en el mundo. Es un desarrollo que ha tenido a lo largo de los años varias formulaciones y que tuvo entre sus puntos culminantes más reciente, su amplio uso en el enfrentamiento y control de la pandemia de COVID-19.

El Doctor en Ciencias Hugo Nodarse Cuní, jefe de Departamento de Investigaciones Clinicas del CIGB, recordó que el primer uso de interferones en el tratamiento de contagiados por el nuevo coronavirus fue en China, al inicio de la epidemia, y se empleó, precisamente, un fármaco creado por científicos de la Isla y producido por la empresa mixta chino-cubana ChangHEBER.

El experto señaló que como resultado de que en Cuba se dirigió y controló la COVID-19 en base a la ciencia y la innovación, fue el interferón el medicamento que más ampliamente se usó en la etapa pre-vacunación.

Subrayó que este es un producto de nuestra biotecnología que se empleó 40 años atrás en la epidemia de Dengue Hemorrágico, y 40 años después contribuyó de manera decisiva en el enfrentamiento al principal reto que ha tenido que enfrentar la Salud Pública cubana, la pandemia de COVID-19.

El interferón, sentenció Nodarse Cuní, es un sólido antiviral que enfrentó una enfermedad nueva, que demostró en la práctica las potencialidades de los productos biotecnológicos cubanos.

En un recuento de los resultados del uso de este medicamento en el tratamiento a la COVID-19, el científico recordó que el Interferón tipo I ya había sido usado anteriormente en el tratamiento de coronavirus, pero en el caso del virus SARS CoV-2 se demostró que era más sensible.

El especialista hizo una reseña de los resultados de los estudios clínicos para la evaluación del efecto y seguridad de los interferones cubanos HeberFERÓN versus Heberón Alfa R; así como el empleo de este último en pacientes con COVID-19.

Informó que entre el 11 de marzo de 2020 al 12 de abril de 2021, período previo al inicio de la inmunización masiva con vacunas anti-COVID-19, también totalmente cubanas, más de 88 000 individuos participaron en un ensayo clínico con la aplicación de interferones, de ellos más de 10 000 pacientes de pediatría, incluyendo el uso de una formulación liofilizada en cerca de dos mil niñas y niños sobre los tres años de edad.

Entre los resultados de los estudios, señaló que el tratamiento con Interferón Alfa-2b en pacientes COVID-19 contribuyó a la recuperación, independientemente de la presencia de síntomas respiratorios clínicos; se asoció con un menor requerimiento de la unidad de cuidados intensivos, y redujo significativamente el riesgo de muerte.

En el encuentro, que fue moderado por la doctora Tania Margarita Cruz Hernández, viceministra primera del MINSAP, y en el que también participaron los viceprimeros ministros, Inés María Chapman Waugh y Jorge Luis Perdomo Di-Lella, el científico abordó en detalle la formulación farmacéutica del Interferón Alfa 2b humano recombinante en solución para administración nasal.

En los estudios realizados, el ya icónico Nasalferón, otro fruto de la ciencia cubana durante el enfrentamiento a la pandemia de COVID-19, demostró, por ejemplo, tener potencia para efecto antiviral nasofaríngeo, así como efectos sostenidos y prolongados. Su seguridad y efecto profiláctico permitió que obtuviera el Autorizo de Uso de Emergencia por la autoridad regulatoria cubana.

El Nasalferón, un producto genuino de la biotecnología cubana, nació, enfatizó el Dr.C. Nodarse Cuní, como un producto profiláctico y se convirtió en una herramienta terapéutica.

Al finalizar la presentación, el especialista informó, en el orden regulatorio, algunos hitos de los interferones cubanos que ha dejado el trabajo realizado por las científicas y científicos y los trabajadores de la Salud en el enfrentamiento a la COVID-19:

Autorizo de Uso en Emergencia para el Nasalferón.

Registro sanitario de la indicación COVID-19 para el HeberFERÓN.

Registro sanitario de la indicación COVID-19 para el Heberón Alfa R.

En evaluación por el CECMED, un ensayo clínico fase II/III con Nasalferón en infecciones virales respiratorias agudas (IRA) altas en adultos.

Preparación del expediente para registro sanitario del Nasalferón en IRA.

Coordinaciones para dispensar Nasalferón

 

Destacan validez de interferones cubanos en nuevas enfermedades

La Habana, 26 sep (Prensa Latina) El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, destacó hoy el valor de los interferones creados en el país para su uso en la prevención y enfrentamiento inicial de enfermedades nuevas, como ocurrió con la Covid-19.

Un encuentro desarrollado este martes con expertos y científicos para temas de salud versó sobre el resultado del uso de los interferones cubanos en el Protocolo de Actuación Nacional para la Covid-19, una presentación que, dijo Díaz-Canel, fue otra “validación de que tenemos robustez en un grupo de medicamentos que hemos desarrollado”.

En este contexto, resaltó la capacidad de la ciencia y el sistema de salud cubanos para acudir a productos que ya han conseguido y demostrado su eficacia, y su valor, como los interferones, para el uso preventivo y el enfrentamiento inicial de enfermedades nuevas, según citó la página web de la presidencia.

Cuba fue uno de los países pioneros en la producción de interferones, con la obtención del interferón leucocitario en 1981, uno de los primeros en el mundo.

Es un desarrollo que ha tenido a lo largo de los años varias formulaciones y que tuvo entre sus puntos culminantes más reciente, su amplio uso en el enfrentamiento y control de la pandemia de la Covid-19.

La doctora en Ciencias Marta Ayala, directora general del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), significó que a más de 40 años de haber logrado producir los primeros interferones, las nuevas generaciones en la ciencia y la salud pública sigan defendiendo un proyecto impulsado por el líder histórico Fidel Castro.

Al destacar el interés renovado que hay en el mundo con relación a los interferones, subrayó la organización de nuestro sistema de salud para su uso y la capacidad de utilizar y colocar herramientas que deben seguir siendo evaluadas y posicionadas ante la aparición de nuevas pandemias.

El doctor en Ciencias Hugo Nodarse, jefe del Departamento de Investigaciones Clínicas del CIGB, recordó que el primer uso de interferones en el tratamiento de contagiados por el nuevo coronavirus fue en China, al inicio de la pandemia, y se empleó, precisamente, un fármaco creado por científicos de la isla y producido por la empresa mixta chino-cubana ChangHEBER.

Añadió que como resultado de que en Cuba se dirigió y controló la Covid-19 en base a la ciencia y la innovación, fue el interferón el medicamento que más ampliamente se usó en la etapa pre-vacunación.

Subrayó que este es un producto de nuestra biotecnología que se empleó 40 años atrás en la epidemia de Dengue Hemorrágico, y recientemente contribuyó de manera decisiva en el enfrentamiento al principal reto que ha tenido la Salud Pública cubana, la pandemia de Covid-19.

El interferón, sentenció Nodarse, es un sólido antiviral que enfrentó una enfermedad nueva y demostró en la práctica las potencialidades de los productos biotecnológicos cubanos.

Cuba
Traducción apoyada en Google Traslator.
Canal Caribe.- Tras tres días de sesiones, intercambios, análisis y recomendaciones concluyó en la Universidad de La Habana el Encuentro Internacional Cuidados, Desarrollo y Justicia Social: Políticas, enfoques, actores y ...
Lo último
La Columna
La Revista