Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá


Se apagó la llama, 9 de octubre,

no se extinguió la hoguera.

Quedó la brasa, ceniza ardiente,

humo dibujando en el aire abrazos y besos.

 

Desgarrados los gritos.

Se salvaron, no se ahogaron.

Sobrevivieron a las garras del imperio

en millones de oídos receptivos; 

sólo algunos se perdieron

en la fría oscuridad de la noche.

 

La Higuera, 1967, Vallegrande, Bolivia.

América Latina derramó su lágrima gigante.

Cuba sobrecogida, sobrecogido el mundo entero.

Nos sobrecogiste, Che, Comandante.

Caminamos descalzos por senderos repletos de dolor,

por campos desolados donde ya germinan las sonrisas.

Sonrisas que cuidamos y crecen.

Sonrisas que se tornarán en límpidas carcajadas,

insomnio y tumba del imperialismo.    

 

Soy el guerrillero

que hoy se sabe con la batalla perdida,

pero que aún así no se doblega

y sigue apretando el gatillo…

 

Hasta la victoria, Che querido.

¡Hasta la Victoria Siempre!

 

 

Ernesto Che Guevara, la imperecedera existencia de un Hombre Nuevo

Ocho balas de odio y codicia imperialista no pueden segar la vida de un hombre cuya integridad ética y moral es absoluta, humanos sus valores e inquebrantables sus principios. Ocho balas de odio y codicia imperialista penetraron en el cuerpo herido e indefenso del Che Guevara. Pero no lo mataron, como pretendieron sus mercenarios captores, y hoy, cincuenta y dos años después, el Guerrillero Heroico sigue caminando firme y sereno; nunca doblegado, siempre erguido. Sigue caminando multiplicado de manera infinita: inmerso en las reivindicaciones de las masas, fundido en la esperanza fundada y creciente de los pueblos.

El 18 de octubre de 1967, nueve días después de ser asesinado, Fidel expresó que éste “no cayó defendiendo otro interés, defendiendo otra causa que la causa de los explotados y los oprimidos en este continente; Che no cayó defendiendo otra causa que la causa de los pobres y de los humildes de esta tierra. […] Y ante la historia, los hombres que actúan como él, los hombres que lo hacen todo y lo dan todo por la causa de los humildes, cada día que pasa se agigantan, cada día se adentran más profundamente en el corazón de los pueblos”.

Ocho balas de odio y codicia imperialista no segaron, pues, la vida de Ernesto Che Guevara; con su cobarde actitud, el asesino gobierno imperialista que ordenó apretar el gatillo consiguió justo el efecto contrario: resaltar a un hombre con decoro, inmortalizar a un Hombre Nuevo.

La Columna
En 1840, Félix Varela, el más notable pensador cubano de la primera mitad del siglo XIX y de quien José de la Luz y Caballero dijo que fue el que “primero nos enseñó en pensar”, dejó escrito: &ldq...
Se dice, no sin acierto, que la Revolución Cubana se puso en marcha el 10 de octubre de 1868. En aquella histórica fecha, Carlos Manuel de Céspedes reunió a todos los esclavos en el batey de su finca La Demajagua y les dij...
El texto que expongo a continuación lo escribí en febrero de 2008 y, además de otros medios, lo publicó el Diario Granma (órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba) el día 23. Ent...
Lo último
La Columna
La Revista