Cubainformación.- Nicolás Hernández Guillén es el presidente de la Fundación Nicolás Guillén, ubicada en La Habana, además de nieto del Poeta Nacional de Cuba, Nicolás Guillén. Como parte de la delegación cubana que tomó parte en el XVI Encuentro Estatal de Solidaridad con Cuba, del 14 al 16 de octubre de 2022, disertó sobre "La guerra fría cultural contra Cuba: alternativas al American Way of Life" en uno de los conversatorios desarrollados en Puerto de Sagunto, Valencia.


En dispositivo movil mantener pulsado el enlace anterior hasta que aparezca el menú con la opción de descargar.

Ver este mismo video en YouTube

"Desde el punto de vista cultural, EEUU impone una guerra no solo a Cuba, sino al mundo", para tratar de lograr "una hegemonía cultural global", explica.

Indica que en la cultura de EEUU hay valores buenos y también valores indeseables, como la intolerancia, el racismo, la insolidaridad... Menciona las masacres por tiroteos en escuelas primarias ocurridas en ese país, y la incapacidad de aprobar algún remedio, siquiera parcial, en relación al contol de armas."Si algún político se atreve a plantearlo corre serios peligros electorales", afirma.

Rechaza un modelo de sociedad donde "la virtud ciudadana se basa en la ganancia", frente a la solidaridad, el interés colectivo y la generosidad de la sociedad cubana. Y pone como ejemplo el modo en cómo la Isla ha hecho frente a la pandemia mediante sus propias vacunas, con el apoyo y confianza total de una población que incluso llevó, con toda tranquilidad, a sus niñas y niños, a los ensayos clínicos.

Sobre los artistas vendidos a la propaganda y al dinero de Miami, solo dice que "allá ellos".

Al final de la entrevista, menciona una de los más emblemáticas poesías de su abuelo Nicolás Guillén, que habla de lucha y de esperanza, "Elegía a Jesús Menéndez".

 

Elegía a Jesús Menéndez

Por Nicolás Guillén

…armado

más de valor que de acero.

Góngora

Las cañas iban y venían

desesperadas, agitando

las manos.

Te avisaban la muerte,

la espalda rota y el disparo.

El capitán de plomo y cuero,

de diente y plomo y cuero te enseñaban:

de pezuña y mandíbula,

de ojo de selva y trópico,

sentado en su pistola el capitán.

¡Con qué voz te llamaban,

te lo decían,

cañas

desesperadas,

agitando las manos!

Allí estaba,

la boca líquida entreabierta,

el salto próximo esculpido

bajo la piel eléctrica,

sentado en su pistola el capitán.

Allí estaba,

las narices venteando

tus venas inmediatas,

casi ya derramadas,

el ojo fijo en tu pulmón,

el odio recto hacia tu voz,

sentado en su pistola el capitán.

Cañas

desesperadas

te avisaban,

agitando las manos.

Tú andabas entre ellas. Sonreías

en tu estatura primordial y ardías.

Violento azúcar en tu voz de mando,

con su luz de relámpago nocturno

iba de yanqui en yanqui resonando.

De pronto, el golpe de la pólvora. El zarpazo

puesto en la punta de un rugido,

y el capitán de plomo y cuero,

el capitán de diente y plomo y cuero,

ya en tu incansable, en tu marítima,

ya en tu profunda sangre sumergido.

 

Equipo de fotografía: Rafael Pérez Benlloch, Ana Gil, Andoni Iturbe, Roynel Fernández Veloso, José Manzaneda y militancia del MESC (Movimiento Estatal de Solidaridad con Cuba).

Video: Ana Gil y Lázaro Oramas.

A lo largo de varias semanas se irá publicando una veintena de entrevistas y conversatorios de este XVI Encuentro. Todos los materiales podrán visionarse en este apartado: Cobertura completa en Cubainformación: XVI Encuentro Estatal de Solidaridad con Cuba: Puerto de Sagunto (València), 14 al 16 de octubre de 2022

Nicolás Hernández Guillén, presidente de la Fundación Nicolás Guillén

“EEUU impone una guerra cultural no solo contra Cuba, sino contra todo el mundo”

Ver esta entrevista en Cubainformación en papel

Entrevista: José MANZANEDA    
Transcripción: José Mª ALFAYA
Cubainformación

Conversamos en Valencia con Nicolás Hernández Guillén, presidente de la Fundación Nicolás Guillén y nieto del Poeta Nacional de Cuba, tras su participación en una mesa sobre la guerra cultural que, desde los centros de poder de EEUU, se dirige contra intelectuales y agentes de la cultura cubana, en el marco del bloqueo económico y político contra la Isla.

¿Es cierto que existe una “guerra cultural” contra Cuba?
Desde el punto de vista cultural, EEUU está en guerra contra el mundo, no solo contra Cuba. Intenta conseguir una hegemonía cultural global. Hay elementos valiosos en la cultura de EEUU, como en la de todos los pueblos del mundo, pero hay muchos otros indeseables, como la intolerancia, el racismo, el egoísmo o la insolidaridad, de los que se ven constantes expresiones en esa sociedad.
Por ejemplo, ante las masacres terribles en escuelas, en las que mueren niños y niñas, ese país ha sido incapaz de aprobar alguna legislación que ponga un remedio, aunque no sea total. Debido a la política corporativa, en la que los electores son clientes –es la política clientelar-, intentar promover formas de control y regulación del uso de armas conlleva riesgos electorales importantes.
Creo que uno de los grandes logros de las élites capitalistas en EEUU ha sido educar en ese tipo de valores. Su premisa para el éxito es haber definido la ganancia como principal valor de virtud. En una sociedad que tenga como criterio principal de la virtud ciudadana el incremento de la ganancia, hay pocas esperanzas de poder educar en valores que sí son necesarios, como la solidaridad, la generosidad o la preocupación por el interés colectivo. Esos valores, a mi modo de ver, son imprescindibles para Cuba y para el mundo entero, de cara a enfrentar los grandes retos.
Ante la terrible crisis sanitaria de la COVID-19, vimos abundantes muestras de egoísmo, que impidieron que las vacunas llegaran a todas partes. Las cifras de vacunación en países de África, por ejemplo, son una vergüenza para la humanidad, pese a que se creó el mecanismo COVAX, para permitir la llegada de vacunas a esos países, pero que no ha funcionado.
Creo que Cuba tenía plena conciencia de que no podíamos esperar, en las circunstancias actuales, a que la generosidad de las naciones ricas nos propiciara las vacunas o los medicamentos para combatir la COVID-19. De ahí la prioridad que la Nación dio desde un principio a salvar vidas, que fue la consigna central. Nuestros científicos, por tener esos valores, se pusieron a trabajar en el desarrollo de las vacunas, no con la esperanza de recibir, de alguna farmacéutica, millones de dólares, ni con la de obtener beneficios materiales, porque lamentablemente no se los podemos ofrecer. Sentían la obligación de producir las vacunas y trabajaron incansablemente hasta lograrlas, respaldados por el pueblo y bajo la orientación de este Gobierno, que es de continuidad, le pese a quien le pese. Recuerdo con emoción las filas de madres con sus niños y niñas en brazos, en los ensayos clínicos para probar la efectividad de las vacunas que iban a proteger al resto de menores de Cuba.
Tiene que haber una gran confianza para que las madres lleven a sus hijos, y hubo una gran cohesión social, porque nos vacunamos a un ritmo que pocos países en el mundo lograron. El pueblo se cohesionó por un interés colectivo.

En la actual coyuntura, tan difícil, de Cuba, se han abierto ciertos conflictos en el campo de la intelectualidad y de la cultura, ¿son  brechas producto de esa guerra cultural desde EEUU?
-Es una situación muy compleja la que vive el país, propicia para que los enemigos de la Revolución reúnan los recursos para conseguir los propósitos que han pretendido durante mucho tiempo.
La Agencia Central de Inteligencia de EEUU tiene una larga experiencia en ello, reflejada en el libro de Frances Stonor Saunders “La CIA y la guerra fría cultural”. En el pasado tuvieron que improvisar un “Congreso por la Libertad de la Cultura” para intentar que el mensaje se difundiera, pero ahora tienen más recursos y es mucho más fácil. Con una computadora y mucho dinero puedes poner a funcionar fábricas de bots para divulgar informaciones falsas, tendenciosas. Puedes hacer falsamente virales mensajes para caracterizar al Estado cubano como un estado fallido, como si la ciudadanía no tuviera confianza en su dirección, y eso algún efecto puede tener.
La sociedad cubana es diversa, hay gente con más y con menos firmeza en las convicciones, no es una sociedad homogénea ni es perfecta. Algunos errores hemos cometido, no lo hemos hecho todo bien. Cada vez que cometemos un error, en cualquier cosa, se abre un espacio para filtrar mensajes encaminados a socavar la unidad de la Nación. Y la unidad de la Nación ha sido uno de los valores centrales que nos ha sostenido.
Es parte de las trasformaciones culturales que puso en marcha la Revolución, que dotó a nuestra identidad cultural de valores para preservar la unidad. Pero no es monolítica, no somos un bloque. Hay unidad, hay cohesión social, pero también hay personas con apreciaciones diversas.
La guerra cultural que se nos hace encuentra su espacio a veces en representantes del sector de la cultura artística que se han dejado seducir por la posibilidad de ganar más dinero. Es su elección, allá ellos. Algún día pensarán en si actuaron bien o mal: es su problema.
La gran mayoría de la Nación vive en medio de enormes dificultades, muchas de las cuales se deben al bloqueo, principal obstáculo al desarrollo económico y social de la Nación cubana. Tenemos la obligación de hacerlo cada vez mejor y de ser cada vez mejores. A ello nos convoca cada día un presidente excepcional como el que tenemos, excepcional por su honestidad, su valor moral, su integridad, su dedicación al servicio de la Nación cubana, que enfrenta muchas dificultades, algunas por mucho tiempo, porque el bloqueo dura ya seis décadas.
Creo que saldremos adelante, no va a ser fácil, pero tengo esa convicción. Comparto el optimismo de mi abuelo frente a la adversidad. Uno de sus más grandes poemas es la “Elegía a Jesús Menéndez”, un gran líder obrero cubano asesinado. Después de describir la tristeza de lo que significó su asesinato, termina expresando la esperanza en unos versos que dicen así: “Fue largo el viaje y áspero el camino. Creció un árbol con sangre de mi herida. Canta desde él un pájaro a la vida. La mañana se anuncia con un trino".

 

Especiales
Cubainformación.- La antropóloga cubana Claudia González realiza esta entrevista, para Cubainformación TV, al autor del libro "Níger: ¿otro golpe de estado… o la revolución panafricana?&quo...
En el centro de la fotografía, Amando Riol, coordinador del proyecto "A Cuba hay que quererla". A su derecha el líder del proyecto, el trovador Raúl Torres, y a la izquierda, el Héroe de la República de Cu...
Cubainformación.- Entrevistamos, en el marco del último ECRE (Encuentro de Cubanas y Cubanos Residentes en Europa), celebrado el 17 y 18 de mayo de 2024 en Madrid, a Ana Teresita González Fraga, directora general de la DACCRE (Di...
Lo último
Premio a la inventiva estudiantil
trabajadores.cu - (Foto: Gloria Morales Companioni).- Se desarrolló en el Municipio Especial Isla de la Juventud la Exposición Municipal de Círculos de Interés y Sociedades Científicas, en diferentes escenarios...
Ver / Leer más
Todos los colores de la diversidad
Gabriela Orihuela - Alma Mater / Fotos: Jorge Luis Sánchez Rivera.- En la tarde del pasado sábado 11 de mayo se realizó la Conga contra la Homofobia y la Transfobia en la capital cubana; activistas, miembros del colectivo LGTBIQA...
Ver / Leer más
Cuba conmemora el Día Naranja
Canal Caribe Alterno.- El mundo conmemora otra jornada de 25, marcada como Día Naranja, un espacio más para la lucha contra la violencia hacia las mujeres y las niñas. El Día Naranja, una campaña respaldada por...
Ver / Leer más
Actualidad energética en Cuba
Canal Caribe Alterno.- El director técnico de la Unión Eléctrica de Cuba, Lázaro Guerra Hernández, ofrece una actualización del sistema eléctrico nacional al periodista Bernardo Espinosa....
Ver / Leer más
La Columna
Lista de países terroristas
Por Lorenzo Gonzalo*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación-Radio Miami.- Recientemente nos enteramos de que Los Estados Unidos elimina a Cuba de la lista de países que no cooperan plenamente contra el terrorismo. Aunque ...
La Revista