“¿Cuba un país terrorista?”, salta de su asiento el Asere Ilustrado, cuando lee las acusaciones procedentes de los EEUU. “O sea, Estados Unidos vende armas y bombardea, tortura, mata, golpea, a los pueblos deprimidos, aplicando sinsentidos, ejerciendo de porrista, demostrando a simple vista algo que ya está probado, su terrorismo de Estado ¿y Cuba es la terrorista?”, responde a los voceros imperiales.

El Asere Ilustrado se indigna de cómo los medios españoles ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo, en el asunto del turismo sexual. “Hablan de las jineteras, del sexo fácil cubano. Pero en prensas extranjeras hace poco leí yo que la ONU clasificó los sitios más putañeros. Y ojo: entre los 10 primeros está España… ¡y Cuba no!”

Ahora es Deutsche Welle el medio que saca de su compostura al Asere Ilustrado, cuando lee que este canal sostiene que “ahora el turismo de masas está echando de sus casas a los que somos cubanos”. “El que escribió esta noticia o está enfermo de malicia... o tiene luces escasas”, responde.

 

El Asere Ilustrado estalla al recibir la noticia de que en Cuba “¡el skate está prohibido!”. “Asere, pero ¿qué es esto? –se pregunta-. En el periódico El País no sé si fuman hachís, que otra vez el dedo ha puesto en lo falso y lo supuesto”.

“¿Por qué en los medios lo bueno de Cuba se calla?”, se pregunta el Asere Ilustrado. “Los errores no negamos, pero en medicina estamos en talla, bróder, en talla”.

La Columna