Flor de Paz - Cubaperiodistas / Cuba en Resumen / Cubainformación.- “En España hubo cine negro en las décadas del ʻ50 y ʻ60. Un cine que está injustamente enterrado por motivos ideológicos,  porque no interesa promoverlo. Ahí está la historia de 36 años de este país, en los que, incluso, se hizo un cine de más calidad que el que se está haciendo ahora. Muestra la pobreza de la posguerra, realidades dolorosas, la emigración del campo a la ciudad; hay una disidencia visual. Todo el cine de ese período no es franquista”.


Con estas ideas, el español Adrián Chamizo Sánchez —historiador y crítico de cine, fundador y miembro del consejo de redacción de la revista cinematográfica Découpage, cuyas publicaciones tienen como formato el podcast—, comenzó a responder las preguntas de Octavio Fraga Guerra en su espacio Diálogos en reverso, de la Unión de Periodistas de Cuba, en la tarde de hoy 23 de marzo.

Durante la conversación, atractiva desde el enunciado, fueron tratados con hondura los resortes cinematográficos que distinguen a este género en la nación ibérica.

Adrián Chamizo sostuvo que junto a la comedia el cine negro es el género por antonomasia de la filmografía española. Entre sus atractivos señaló que, “cala en la realidad a través de la ficción; por ejemplo, aborda el fenómeno de la criminalidad, verdad que el franquismo no podía aceptar”.

Algunos estudiosos —indagó el crítico y periodista Fraga Guerra—, apuntan en torno a la influencia del neorrealismo en el cine negro español. ¿Sumarías solo esta corriente cinematográfica o también otras?

—El filme Surco es una muestra del neorrealismo español. Se asienta en las huellas de la violencia que quedó en la gente después de la guerra, en las difíciles condiciones que imponía el sustento de la familia, en frustraciones de la masculinidad.

Como historiador y crítico del arte cinematográfico reconoció la innegable influencia del cine negro norteamericano en el de su país. Y dijo que la mayoría de las películas del género en España, en el período citado, fueron muy exitosas y reconocidas por el público nacional.

Cuando respondió a otra pregunta del periodista, en torno a los personajes femeninos del citado género fílmico, Chamizo se refirió a la fuerza de estos y que no solo estaban subscritos a los roles de cantantes, bailarinas, chicas de cabaret o amas de casa, aunque también estaban presentes.

Al finalizar el diálogo de una hora, el entrevistado subrayó la importancia de investigar este cine en España, por lo interesante de sus propuestas, y por la utilidad de promoverlo también como herramienta de análisis de la imagen, capaz de dotar al lector visual de mayor lucidez analítica.

La Columna
Al ser humano le es propio contar historias, dar una explicación a lo que sucede, quizás por eso la antigüedad del teatro data de dos mil seiscientos años, mucho antes que las misas. La misa es también la representaci...
En homenaje a Pedro de la Hoz González, Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, quien falleció hoy 5 de junio de 2024, reproducimos esta entrevista publicada por primera vez hace casi un año...
María Elena Llana agujerea los tiempos. En su imaginación —y en sus libros— habitan seres acrónicos, que desandan al azar. Son, a la vez, la ubicuidad y la lógica de sus personajes dos portes de su literatura, ...
Lo último
La Columna
La Revista