Por Arthur González - Siempre se ha dicho de la corrupción que existente en el Parlamento Europeo, de las presiones y chantajes que reciben sus miembros para aprobar resoluciones contra países que no son del agrado de los Estados Unidos y la manipulación del mal traído tema de los Derechos Humanos, coronada con la entrega de premios a los lacayos que cumplen orientaciones de los yanquis, pero ahora el escándalo ha sido imposible de callar al salir a la luz pública la participación de Eva Kaili, vicepresidenta del Parlamento europeo, sobre un presunto tráfico de influencias con Qatar.


Desde hace años hemos denunciado las operaciones estructuradas contra Cuba y Venezuela, en el sacrosanto recinto de ese Parlamento, con el propósito de satanizar a ambos gobiernos por indicaciones del Departamento de Estado a través de sus misiones diplomáticas, las que orientan a parlamentarios como Dita Charanzová, Martin Schultz, Elena Valenciano, Luis De Grandes, Ignacio Salafranca, María Arena, Leopoldo López Gil, y José Ramón Bauzá, entre otros, así como a supuestas ONG que se suman al coro anti cubano, para aprobar resoluciones condenatorias, muchas de ellas redactadas en la misión diplomática yanqui.

Ahora, al destaparse la caja de Pandora, salieron una parte de las actividades ilegales que desde el Parlamento Europeo se estructuran, donde emplean el tema de los Derechos Humanos como receta para cobrar altas sumas de dinero, a cambio de informes o declaraciones favorables a los intereses yanquis.

Si el tema en cuestión hubiera sido contra Cuba, por supuesto que las yanquis no lo permitirían, pero al ser Qatar, país al que Washington pretende acusar como castigo por no someterse a sus presiones de limitar la producción de petróleo, han formado el alboroto, sin percatarse que ponen en evidencia a la misma entidad que se presta para sus planes subversivos.

La algarabía conformada apunta a la existencia de una organización criminal estructurada dentro de los europarlamentarios, que cobran sobornos y para sustentarlo escogieron a la griega del partido socialista Eva Kaili.

Evidentemente los servicios de inteligencia de Estados Unidos en coalición con los europeos, le facilitaron informaciones a la policía belga, quien en un operativo incautó un millón 600 mil euros en efectivo, trampa que le tendieron a la griega que alega que su viaje a Qatar no fue una decisión personal, sino enviada como representante de la Eurocámara, con el visto bueno de la Comisión Europea y de Josep Borrell, Alto Representante para Asuntos Exteriores, español buen amigo de la Casa Blanca y de los servicios de inteligencia yanqui.

La Operación tiene todos los componentes empleados por la CIA en otros planes similares, entre estos el control de los teléfonos del padre de Kiali, quien debió ser penetrado por agentes encubiertos que le hicieron las llamadas, las que posibilitaron ser sorprendido in fraganti por la policía belga, con las bolsas cargadas con miles de euros a la salida del hotel.

La ex eurodiputada portuguesa Ana Gomes, afirmó: “La red de sobornos bajo la excusa de la defensa de los derechos humanos, se podría extender a otros países como Marruecos, para blanquear sus políticas represivas contra el pueblo saharaui”, y denunció al ex eurodiputado italiano Antonio Panziere, como “principal urdidor de ese sistema en el que se comercia con los derechos humanos a través de comisiones o delegaciones que viajan a los países para fiscalizar sus sistemas de justicia y sus modelos políticos”.

Durante una entrevista con la televisión pública portuguesa, Gomes explicó: “El caso de Eva Kaili no me sorprendió, pues nunca vi nada interesante o profundo en todo lo que dijo. Conozco bien a Antonio Panzeri, ex eurodiputado con el que tuve muchos encontronazos. Quería interesarse por los derechos humanos, pero su objetivo era frustrarlos. En el caso de Sahara, siempre que me interesé por el Sahara, Panzeri estaba allí al servicio de los marroquíes”.

El Parlamento Europeo exige un registro de intereses y lobbys, pero no hay registro de los contactos establecidos entre eurodiputados y las embajadas. Se define el lobby o grupos de presión, a todas las actividades realizadas con el objetivo de influir directa o indirectamente en la formulación o aplicación de las políticas y en los procesos de toma de decisiones de las instituciones de la UE, independientemente del lugar en que se lleven a cabo y del canal o medio de comunicación utilizado.

Las presiones, sobornos y chantajes del Parlamento están presentes en las resoluciones aprobadas contra Cuba, así como el premio Sajarov a la “Libertad de Conciencia”, otorgados a los elementos contrarrevolucionarios financiados por Estados Unidos, para crear una imagen distorsionada de la realidad cubana.

Similar ejecutoria mantiene contra Venezuela y Rusia, pero la divulgación hecha contra la vicepresidenta griega pone al descubierto la forma sistemática de actuar de esa entidad, que jamás ha defendido los derechos humanos del pueblo colombiano, víctima de permanentes masacres, ni se reúnen para aprobar resoluciones contra el golpe de estado contra el presidente boliviano Evo Morales.

Actualmente con lo sucedido en Perú, donde los muertos llegan a una treintena, más los cientos de heridos, los europarlamentarios hacen un silencio sepulcral. Sin embargo, contra Cuba rápidamente aprobaron una resolución condenatoria por los hechos del 11 de julio 2021 en Cuba, promovidos por las redes sociales con hashtags fabricados por los laboratorios yanquis, actuación que demuestra la presión y el soborno que ejecuta la embajada estadounidense sobre los eurodiputados.

Aunque no se divulga mucho, el Parlamento europeo se rige por normas que aceptan las actividades de grupos de presión y existe un registro público con información actualizada sobre quienes participan activamente en actividades para influir en las políticas de la Unión Europea, aspecto que legaliza la camuflada corrupción.

La mitad de los llamados grupos de presión internos, trabajan para empresas, grupos o personas que representan a asociaciones comerciales o profesionales, incluidos sindicatos, consultores, centros de investigación, diferentes iglesias y comunidades religiosas, autoridades locales, regionales o municipales.

Más de tres mil grupos de presión representan a Organizaciones No Gubernamentales, muchas creadas como pantalla de los servicios de inteligencia estadounidenses. Como dato significativo se destaca que los funcionarios de terceros países están exentos de registrarse, por eso las acciones que ejecutan los diplomáticos yanquis se desconocen, quienes se observan constantemente en vínculos con europarlamentarios en restaurantes y otros lugares.

La Operación para acusar a Qatar puso al descubierto la corrupción de los europarlamentarios y la evidencia de la manera de actuar para condenar a países que no son del agrado de Washington.

El tiro les salió por la culata y a partir de este hecho ya no pueden seguir engañando a la opinión pública mundial.

Preciso fue José Martí al afirmar:

“Las cosas han de decirse descarnadas para que resulten como son”.

 

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- El déficit fiscal de los Estados Unidos en el año 2023 aumentó de 1,4 a 1,7 billones de dólares, lo que significa un incremento del 5,3% al 6,3% del PIB. Es uno de los niveles m&aac...
Artur González / Heraldo Cubano.- El denominado Bloqueo contra Cuba impuesto por los Estados Unidos, fue calificado en 1962 en el Plan Mangosta como “una guerra económica, para inducir al régimen comunista a fracasar en su ...
Artur González / Heraldo Cubano.- El connotado terrorista de origen cubano, José Jesús Basulto León, nacido en la provincia de Santiago de Cuba, el 8 de agosto de 1940, le impuso una denuncia por difamación al empor...
Lo último
La Columna
La Revista