Carlos González Penalva.- La operación militar sionista está comenzando a mostrarse como un éxito en términos genocidas, pero un rotundo fracaso militar, en base a sus objetivos. A Israel se le acaba el tiempo y la resistencia palestina en la Franja de Gaza ha resultado ser superior a lo calculado, situando a Israel en un escenario que dibuja una posible derrota estratégica, análoga a la que está comenzando a mostrarse en Ucrania.Para convencer, como señalaba el documento israelí filtrado por Wikileaks, al pueblo palestino de no hay esperanza de que vuelvan a su tierra es necesario primero echarla de ella, y eso no parece que vaya a ser tan sencillo como alguien pintó sobre el papel. Sobre esto, la doctrina Dahiya de Israel y sobre las viejas y nuevas filtraciones de Wikileks hablamos para Radio Habana Cuba.


Israel y la doctrina Dahiya: arquitectura de una limpieza étnica

Carlos González Penalva

En 2014, WikiLeaks reveló que la ofensiva brutal de Israel en Gaza fue una acción deliberada, ya aplicada anteriormente, que constituye un crimen de guerra contra los civiles. Un cable de WikiLeaks enviado en 2008 por Tel Aviv al Consejo Nacional de Seguridad de EE.UU., al secretario de Defensa de EE.UU. y al secretario de Estado de EE.UU. revela que los militares israelíes aprobaron y llevaron a cabo un plan de asesinato deliberado de civiles y la destrucción intencionada de sus aldeas en 2006, durante la guerra de Israel contra el Líbano, y que planean utilizar el mismo plan en el futuro. El cable resume la declaración de un general israelí sobre los planes de guerra aprobados, que ya fueron utilizados en el Líbano y que se llevarán a cabo en el futuro, representando una doctrina militar de Israel conocida como la 'Dahiya doctrine'. El nombre de la doctrina se refiere a un barrio civil de Beirut que fue totalmente destruido por Israel en la Segunda Guerra del Líbano.

Israel aplica su doctrina Dahiya cuando asesina intencional y masivamente a los civiles, destruye las poblaciones y utiliza desproporcionadamente la fuerza, lo que constituye un castigo colectivo a un pueblo y un crimen de guerra. Según esta doctrina, las aldeas pacíficas son consideradas 'bases militares'. La matanza de civiles y la destrucción de la infraestructura pública, ya sea en el Líbano o en Gaza actualmente, no son errores accidentales; se llevan a cabo a propósito, constituyendo un acto flagrantemente ilegal bajo las Convenciones de Ginebra. Israel ataca a Gaza con fuerza desde el aire, mar y tierra con la intención de borrar a los civiles y destruir Gaza.

El 13 de octubre, cinco días después del ataque de Hamás a Israel, WikiLeaks reveló un documento de la inteligencia israelí en el que se detallaba un plan para forzar el traslado de miles de palestinos de Gaza hacia el desierto del Sinaí.El documento prevé un proceso de tres etapas que incluye el establecimiento de “ciudades de tiendas de campaña en el Sinaí [Egipto]” y la apertura de un corredor humanitario, seguido de la construcción de ciudades en el norte del Sinaí desde las cuales no habría “retorno a Gaza", relataba el portal informativo a través de su cuenta en Twitter. En concreto, el documento recomienda realizar una campaña para los ciudadanos de Gaza que "los motivara a aceptar el plan" y les obligara a renunciar a sus tierras. "Los mensajes deberían girar en torno a la pérdida de la tierra, es decir, dejar claro que ya no hay ninguna esperanza de regresar a los territorios que Israel ocupará en un futuro próximo, sea cierto o no” sentenciaba.

Resumidamente, el plan consiste en primer lugar en movilizar a la población hacia el sur de Gaza y desalojar la parte norte (el 8 de noviembre, uno de cada tres edificios en el norte de Gaza ya estaba destruido o dañado por los bombardeos. El Ejército de Israel había lanzado más de 18.000 toneladas de explosivos desde el 7 de octubre). La primera fase del plan filtrado por WikiLeaks de la inteligencia israelí está terminada hace tiempo. La creación de Israel fue un proceso violento que implicó la expulsión forzosa de cientos de miles de palestinos de su tierra natal en 1948. En 2023 se repite la historia.

En segundo lugar, las operaciones terrestres secuenciales del norte al sur de Gaza. Esta es la fase en la que estamos ahora. Incursiones terrestres, corte de comunicaciones y bombardeos localizados. Con la incursión terrestre llega la incomunicación total. Se cortan las líneas de teléfono e internet, y se cortan las comunicaciones a periodistas y servicios médicos de urgencia o de rescate, quedando incapacitados, cuando no directamente son asesinados por el ejército israelí. Desde el 7 de octubre, 41 periodistas han muerto en la guerra que Israel ha impuesto en Palestina. 2,3 millones de habitantes quedan aislados del mundo exterior.

Los bombardeos israelíes más violentos de esas fechas se concentraron en las zonas alrededor de dos hospitales, Al-Shifa en la ciudad de Gaza y el hospital llamado "Indonesio". Lugares estratégicos esenciales para la vida de los ciudadanos. El 14 de noviembrela invasión sigue su curso. La ciudad de Gaza está cercada. Los hospitales están cercados y se impide incluso enterrar a los muertos. La tercera fase reflejada en el informe filtrado por WikiLeaks consiste en dejar abiertas las rutas a través de Rafah. Esta fase comenzará cuando no quede rastro de Hamás y Egipto no tenga más remedio que asumir el flujo de refugiados forzosos. Poco hay que decir. Israel también ha bombardeado ese paso también. En solo 30 días, el genocidio de Israel sobre la Franja de Gaza ha provocado más muertos que el conflicto en Ucrania en 18 meses.

El documento resalta que el traslado "produciría resultados estratégicos positivos a largo plazo" e indica que será necesario movilizar a los países del mundo, y principalmente a Estados Unidos, para implementar esta medida. Pero, como recordaba el periodista venezolano Daniel Sequera de Misión Verdad sobre Rodolfo Walsh, "Israel es Occidente, y en Occidente la mentira circula como verdad hasta el día en que se vuelve militarmente insostenible". Y estamos a las puertas de esa insostenibilidad.

A Israel se le acaba el tiempo y la resistencia palestina en la Franja de Gaza ha resultado ser superior a lo calculado, situando a Israel en un escenario que dibuja una posible derrota estratégica, análoga a la que está comenzando a mostrarse en Ucrania. Desde que Israel rompiera el 7 de octubre los Acuerdos de Abraham firmados en 2020 en la Casa Blanca, un acuerdo histórico que sentaba las bases para avanzar en la paz en la región del Oriente Medio, Israel cuenta ya con más de mil bajas de soldados israelíes, que van en aumento cada vez que intentan entrar en Jabalia. Una guerra terrestre en espacio urbano que obliga a salir de los acorazados y quedar descubiertos en un territorio conocido y dominado por las fuerzas de resistencia palestina. Beit Hanoun y Beit Lahia son la primera línea de defensa del centro de la ciudad. Cuanto más avanza el ejército israelí hacia las zonas residenciales, más se ven forzados sus soldados a desembarcar de sus vehículos y mayores son las posibilidades de que mueran bien por fuego palestino, o bien por fuego "amigo" de sus propias tropas.

La operación militar sionista está comenzando a mostrarse como un éxito en términos genocidas, pero un rotundo fracaso militar, en base a sus objetivos, al encontrar detenido su avance militar por tierra. Las escenas de tanques detenidos en pleno casco urbano son imposibles de ver en un ejército profesional, al que se suman las altas bajas que se están produciendo en sus filas. Esta situación comienza a trasladarse a la esfera de la política pública y las contradicciones en el relato del propio Gobierno israelí son evidentes. Mientras Netanyahu repite una y otra vez que "Controlaremos Gaza a toda costa", el ministro de Defensa israelí dice que la batalla es difícil y complicada.

La administración norteamericana se enfrenta a un dilema: mientras ofrece respaldo político, diplomático y militar a Israel, tiene que intentar frenar los excesos de un ejército israelí que avanzó imprudentemente sobre Gaza bajo la promesa de una rápida victoria y que ignoró repetidamente las advertencias, suponiendo una seria posibilidad de que la guerra se desborde, convirtiéndose en un conflicto regional en el que Estados Unidos ya no tiene ni tan siquiera la capacidad de conseguir el beneplácito árabe.

Para convencer, como señalaba el documento israelí filtrado por Wikileaks, al pueblo palestino de no hay esperanza de que vuelvan a su tierra es necesario primero echarla de ella, y eso no parece que vaya a ser tan sencillo como alguien pintó sobre el papel. El palestino es un pueblo al que ya no le queda más por perder que la vida, y esa es, parafraseando a Diego Sequera, la definición más desnuda de resistencia.

 

Spotify https://shorturl.at/kMSXZ

Youtube https://youtu.be/d44jw7cKQP8

Apple Podcast: https://apple.co/3Gdv0qV

 

Una colaboración en el espacio "Desde Cuba" de Radio Habana Internacional junto a Roberto Bastidas.

Un tábano llamado Penalva: Análisis crítico del presente y contra la guerra cognitiva

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Carlos González Penalva.- En este episodio analizamos las complejidades y consecuencias de la política migratoria de Estados Unidos y las dinámicas teorristas del llamado "Ejercito De Dios" en la frontera de Texas con M...
Carlos González Penalva.- En este episodio, exploramos los desafíos y las oportunidades que enfrenta el pueblo de en el año 2024, tanto a nivel nacional como internacional. Desde el impacto del bloqueo económico estadounid...
Carlos González Penalva.- Las revoluciones populares no son una empresa fácil, son duras, llenas de adversidades y con una oposición irreconciliable. El caso argentino corre riesgo de servir de base para su extensión a otr...
Lo último
La Columna
La Revista