Recibidos atletas asistentes a Copa del Mundo de Beisbol. Foto: JIT. Video: Cubavisión Internacional.


Cubadebate.- “Nos enorgullece la actitud que ustedes mantuvieron”, dijo el vicepresidente primero del Inder, Raúl Fornés Valenciano, al dar la bienvenida a los miembros de la delegación cubana que regresó hoy a la patria luego de conseguir el cuarto lugar en la III Copa del Mundo Sub-23 de Béisbol.

“A pesar de las dificultades enfrentadas, de las muchas presiones y del juego sucio de que fueron centro, supieron levantar la bandera y luchar con garra”, añadió en el Aeropuerto Internacional José Martí, donde estuvo acompañado por el vicepresidente del organismo Ariel Sainz Rodríguez y el comisionado nacional Juan Reynaldo Pérez Pardo.

Fornés resaltó el significado de no flaquear, contrario a quienes abandonaron el compromiso con el equipo, el país y sus seguidores, y el ambiente generado entre los muchos compatriotas que aplaudieron el desempeño que permitió acceder a la súper ronda y disputar el bronce en el certamen organizado en México.

“Primó la capacidad de imponernos, conscientes de que la mejor respuesta sería la emitida desde el terreno de juego”, sostuvo por su parte el directivo de la Federación Cubana de Béisbol Luis Daniel del Risco, al dar a conocer una declaración que JIT reproduce íntegramente a continuación.

Declaración de la delegación cubana

Los atletas, entrenadores y directivos que regresamos a la patria con la satisfacción de haberle sido fieles, agradecemos las muestra de cariño, confianza y apoyo recibidas durante nuestra participación en la III Copa del Mundo Sub-23 de Béisbol disputada en las ciudades mexicanas de Obregón y Hermosillo.

Los muchos mensajes recibidos, sabernos en el centro de la atención de millones de compatriotas y el vínculo permanente con las autoridades del Inder, unido a la labor de nuestras misiones diplomática y deportiva en el país sede, se erigieron fortalezas sumadas a la convicción de triunfo que jamás nos faltó.

Fue ese el espíritu imperante en los momentos más tensos, cuando la estirpe de que somos herederos se convirtió en inspiración insustituible para pasar sobre la flaqueza de quienes traicionaron el compromiso colectivo fraguado durante duras jornadas de preparación, cediendo a la desfachatez con que se gestó un asedio sostenido e irrespetuoso, completamente ajeno a las esencias del deporte.

Aun cuando cada baja generó fisuras en el ámbito estratégico, limitando las opciones al alcance de la dirección del equipo, primó la capacidad de imponernos, conscientes de que la mejor respuesta sería la emitida desde el terreno de juego, más allá de las inconformidades que siempre provocan los desenlaces negativos.

Por eso mantuvimos la bandera en alto cuando muchos pronosticaban debacle total; disfrutamos la llegada a la súper ronda y fuimos nuevamente felices cuando nuestro pueblo disfrutó el acceso a una peleada discusión de bronce que debió saber a hiel a quienes hicieron hasta lo indecible para desmoralizarnos.

Reiteramos que, tal como ha sido recordado durante estos días, la actividad de los traficantes que contaminaron los escenarios de la competencia tiene sustento directo en la anulación de la implementación del acuerdo firmado por la Federación Cubana de Béisbol con las Grandes Ligas de Béisbol (MLB).

Insistimos en que su anulación cierra las puertas a la inserción segura y ordenada de nuestros atletas en ese circuito, atenta contra el bienestar y la tranquilidad de la familia cubana y condiciona que la aspiración de probarse a ese nivel pase por un trato humillante y discriminatorio que implica renunciar a su nacionalidad y correr riesgos para sus vidas.

Al mismo tiempo que rechazamos la opción del abandono, contraria a la gloria atesorada por nuestro deporte, denunciamos la mezquindad con que la administración de Donald Trump inhabilitó el acuerdo, empeñada en estimular capítulos como los vividos ahora por nuestra delegación, para presentarlos como parte de su campaña de desprestigio contra Cuba.

Constituyó un honor representar a un pueblo que batalla, decidido a no rendirse, y solo nos molesta no haberle regalado un resultado superior, propósito que siempre nos animó.

(Tomado de JIT)

 

El sub-23 hizo lo que pudo

Lemay Padrón Oliveros / Especial para CubaSí

La selección nacional de béisbol sub-23 terminó finalmente en el cuarto puesto en la Copa Mundial de la categoría, tras caer en la discusión del tercer lugar contra Colombia.

Desde antes del comienzo del torneo se presagiaba que sería complejo para la escuadra llegar al título, e incluso algunos dudaban que pudiera acceder a la Súper Ronda, pero los chicos de Eriel Sánchez dejaron el pellejo en el terreno y sacaron adelante resultados importantes pese a no exhibir sus mejores cualidades en las ciudades mexicanas de Obregón y Hermosillo.

Hubo varios errores técnicos y tácticos que dieron al traste con una mejor ofensiva o un pitcheo más hermético.

En particular, fueron varias las ocasiones en las que los lanzadores ponían a los bateadores rivales en dos strikes sin bolas y eran incapaces de terminar el trabajo, y aquí incluyo a las principales cartas también.

Recuerdo además el intento de toque de bola en el octavo episodio (estrainning) contra Panamá, cuando Loidel Chapellí estaba en dos strikes sin bolas. ¿Es un tocador tan exquisito que se puede dar el lujo de arriesgarlo todo de esa manera, incluso cuando tiene dos hombres en base? Realmente no lo creo.

Tampoco es fácil sobreponerse a la anemia ofensiva colectiva, y por eso fuimos el plantel que más corredores dejó en circulación. Nuestros principales maderos: Geisel Cepeda (250 y dos anotadas), Iván Prieto (250 y tres anotadas), y Guillermo García (269 y tres impulsadas) estuvieron por debajo de su nivel.

A todo eso hay que sumar la fuga de talentos. Un tercio del equipo no concluyó el certamen, y eso jamás había pasado con ninguna selección. Esto algunos lo quieren minimizar, pero mirándolo solamente desde el punto de vista deportivo, se trata de menos variantes para mover la banca, y de sobreuso de los lanzadores.

En lo sicológico es también un golpe fuerte, y por eso es de elogiar la actitud de los muchachos que estuvieron hasta el final, y la manera en que lucharon cada out y cada turno al bate, aún cuando eran evidentes las carencias.

Los choques ganados a última hora dejaron clara la estirpe de estos jugadores, que nunca se rindieron y recogieron el premio al sacrificio, y diría que hasta se merecían más.

No obstante, gracias a ellos Cuba obtendrá valiosos puntos para mejorar o al menos mantenerse en su actual posición en el ranking mundial, lo cual, como explicamos antes, es vital para eventos futuros.

Claro que con la imagen no se logra mucho, pero tomando en cuenta las actuaciones recientes de los equipos cubanos de béisbol en todas las categorías, estos muchachos merecen todo el reconocimiento por la entrega y el coraje mostrado en las peores circunstancias.

Si todas las selecciones nuestras jugaran así, seguramente tendríamos mejores resultados.

Cuba
La Habana, 21 nov (Prensa Latina) - Foto: Omara González/ACN.- El popular evento deportivo Marabana regresó hoy a las principales calles de la capital de Cuba, luego de ausentarse en 2020 del calendario competitivo nacional debido a la ...
En la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo quedó establecida el aula especializada en ajedrez, con equipamiento donado por la empresa china Haier Energy. Foto: Estudios Revolución....
Belgrado, 6 nov (Prensa Latina) Cuba ratificó su hegemonía histórica en justas universales de boxeo al concluir hoy el Mundial celebrado en esta capital con tres títulos, pese a acudir con representantes en solo ocho de la...
Lo último
La Columna
Seres irrepetibles
Gerardo Moyá Noguera*.- Fidel, hombre único, según mi parecer y el de muchos ciudadanos del mundo. No nos cabe la más mínima duda de que este hombre, Fidel, ha dejado entre nosotros una estela brillante que permanec...
La Revista