La Habana, 24 feb (Prensa Latina) La popular artista cubana Juana Bacallao falleció hoy en esta capital a los 98 años de edad, luego de días de ingreso hospitalario en estado grave, informó el Instituto Cubano de la Música.


Desde que se conoció sobre su situación médica, fueron innumerables las muestras de cariño y preocupación de su pueblo, transmitidas a través de las redes sociales y otros medios hacia la cantante y humorista Neris Amelia Martínez Salazar, más conocida como Juana Bacallao.

Nacida en una familia humilde y huérfana desde muy temprana edad, la vis cómica de la cantante la llevó por muy disímiles vericuetos del espectáculo, desde el cabaret hasta la televisión, pasando por el teatro.

Aunque nunca realizó estudios formales de música, aprendió a tocar el piano y las tumbadoras, fungió como una especie de empleada doméstica, cuyo talento llamó la atención del compositor, músico y director de orquesta Obdulio Morales.

El maestro cubano promocionó su debut en el teatro Martí, de La Habana, con la interpretación de la guaracha “Yo soy Juana Bacallao”, que quedó como su nombre artístico, que luego trascendió las fronteras de la isla caribeña con el apodo de “Juana, la cubana”.

Artista «Show Woman», bautizada así por el maestro Morales, Juana se transformó en la Diosa negra de los cabarets cubanos.

En su modo de interpretar combinó letras de canciones con textos burlescos o trágicos, grandilocuente gestualidad y extravagante vestuario.

Única en su estilo, considerada una leyenda de la cultura de la cultura cubana, marcó un hito en la historia del cabaret, desde la década del 50′ del pasado siglo.

Juana Bacallao es la imagen también de la tradición picaresca popular de la nación antillana, sobre la base del desenfado con que asumió un repertorio bailable entre públicos de todo el mundo.

Galardonada con el Premio Nacional del Humor (2020), fue muy querida en México, Venezuela, Estados Unidos y Canadá; en este último país le otorgaron un Disco de Oro.

Se le reconoció además en República Dominicana, donde actuó durante varios años; fueron muchas las emisoras de Europa que publicitaron algunas de sus canciones y durante un extenso período tararearon su apelativo, sobre todo, entre los italianos.

La show woman de Cuba, título más que merecido a fuerza de décadas ante espectadores, fue ovacionada una y otra vez durante décadas gracias a su modo de actuar, la letra de las canciones que interpretaba y su extravagante vestuario.

Muchos músicos tomaron como suya la contagiosa melodía «Juana, la cubana», entre ellos, la desaparecida cantante de tex-mex, ranchera, pop latino y cumbia, Selena.

Recibió reconocimientos múltiples, como la Distinción por la Cultura Nacional, la medalla «Alejo Carpentier» y el mencionado Disco de Oro, entregado en Canadá.

 

Se apaga la voz de Juana Bacallao, ícono del humor y la cubanía

Tomado de Cubadebate

En el día de hoy, 24 de febrero, a las 10:00am, falleció en La Habana, a la edad de 98 años, Amelia Martínez Salazar, conocida nacional e internacionalmente como Juana Bacallao.

Nacida en La Habana, en mayo de 1925, debutó de la mano del destacado músico y compositor Obdulio Morales, marcó un hito en la historia del cabaret cubano, desde la década del 50 del pasado siglo hasta hace apenas unos años.

Por su peculiar manera de proyectarse en escena, resultó inolvidable su paso por los cabarets capitalinos Sans Sousi, Tropicana, Copa Room del Riviera, Parisién del Hotel Nacional de Cuba, Salón Rojo del Capri, Caribe del Hotel Habana Libre, así como por los clubes Alí y Palermo, el Teatro Campoamor y los Aires Libres del Prado, instituciones que también la recibieron a lo largo de su meritoria carrera.

Conocida también como Juana La Cubana, compartió escenario con artistas de la talla de Chano Pozo, Meme Solís, Moraima Secada, Nat King Cole, Bola de Nieve, Rosita Fornés, Ninón Sevilla, Celeste Mendoza, Benny Moré, Elena Burque, Rafaela Carrá y Omara Portuondo, entre muchos otros.

Combinó en su modo de interpretar letras de canciones con textos burlescos y trágicómicos, aderezados por su singular histrionismo. Todavía se recuerda su impronta en emblemáticos espectáculos de variedades como la Caperucita se divierte, entre muchos otros.

Dueña de un especialísimo sentido de la cubanía y el humor criollo, llevó su arte e ingenio a países como Estados Unidos, Francia, México, Venezuela,
República Dominicana y España. Su partida física representa una sensible pérdida para la escena musical cubana.

Patriota y revolucionaria a toda prueba, fue miembro de la UNEAC y merecedora de la Distinción por la Cultura Nacional, la Medalla Alejo Carpentier, del Reconocimiento Gitana Tropical y del Premio Nacional del Humor 2020.

En nombre del Ministerio de Cultura y su sistema de instituciones, llegue a sus familiares, amigos y admiradores nuestro más sentido pésame.

Ministerio de Cultura

Cuba
Buena Fe.- La canción Carne, es una reflexión sobre las asimcronías entre la auto percepción sobre dimensionada y la verdaderas capacidades. Una canción sobre los anacronismos. Las vanidades sin sustento y tambi&eac...
Santa Clara, Cuba, 15 abr (Prensa Latina) El XXXI Festival de Cine en la Montaña, Plan Turquino Bamburanao, atrae hoy a cientos de personas de las zonas rurales de la provincia central cubana de Villa Clara....
Nueva York, 13 abr (Prensa Latina) La recién estrenada 24 edición del Havana Film Festival de Nueva York apuesta hoy por la diversidad cultural de América Latina y el Caribe en su cartelera, de acuerdo con su directora artí...
Lo último
La Revista