Cubainformación.- Gustavo Machín es el actual embajador de la República de Cuba ante el Reino de España. Pronto dejará este cargo y esta exclusiva es una de sus últimas entrevistas en Madrid.  "¿Qué les diría Vd. a quienes llevan días y días leyendo y escuchando que en Cuba ha habido una `rebelión ciudadana contra la dictadura´?", es la primera de las preguntas.


En dispositivo movil mantener pulsado el enlace anterior hasta que aparezca el menú con la opción de descargar.

Ver este mismo vídeo en You Tube

Cubainformación TV también pregunta a Machín, entre otros asuntos, "¿cómo va a salir Cuba de esta “tormenta perfecta” contra la economía cubana (bloqueo multiplicado más ausencia de turismo)?"; "Joe Biden ha dicho que está dispuesto a llevar vacunas a Cuba, ¿qué le parece?"; "Cree que este nuevo escenario pone en peligro el actual Acuerdo de Diálogo y Cooperación Unión Europea-Cuba?" o "Si tuviera que elegir solo una, ¿cuál sería la clave, el factor, que pueda hacer mover al poder de EEUU hacia el levantamiento del bloqueo?"

 

Ver teaser de esta entrevista: Este jueves, entrevista a Gustavo Machín, embajador cubano saliente: "No necesitamos vacunas, necesitamos el fin del bloqueo" (+Subtítulos en Italiano)

 

Grabación: José Luis García de Mingo y Javier García Proenza. Edición: Ferrán Calbet. Redacción: José Manzaneda.

 

Gustavo Machín: «El gobierno de EEUU carece de autoridad moral, política y legal para sancionar a terceros»

Entrevista al embajador de Cuba en España Gustavo Machín con motivo de las protestas que han tenido lugar en el país en las últimas semanas

Patricia Simón - La Marea

El embajador de Cuba en Madrid, Gustavo Machín, responde por correo electrónico a algunas preguntas surgidas tras el viaje de lamarea.com a la isla a finales de julio. Publicamos aquí sus respuestas íntegras. Parte de las mismas forman parte del dossier de 32 páginas de la próxima revista bimestral (septiembre-octubre 2021) que incluye la crónica y las entrevistas realizadas por Patricia Simón con fotografías de Ricard Garcia Vilanova, además de análisis desde distintas perspectivas sobre la situación actual en Cuba.

¿Qué valoración hace del anuncio por parte de la Administración Biden de nuevas sanciones contra Cuba?

Las más recientes sanciones contra funcionarios e instituciones cubanas, anunciadas por el actual gobierno de los Estados Unidos son políticamente motivadas y carecen de efectos prácticos por cuanto no afectan en modo alguno a los concernidos. 

Este anuncio pareciera estar dirigido más a determinado público interno en EE.UU, así como a satisfacer a sus principales críticos que persiguen imponer su agenda contra Cuba y evitar el desmontaje de la política aplicada por Donald Trump.

El gobierno de los Estados Unidos carece de autoridad moral, política y legal para sancionar a terceros, máxime cuando su forma de actuar hacia lo interno es más que reprobable en materia de represión; o el uso de su ejército en terceros países, y el mantenimiento de centros de torturas más allá de sus fronteras, por solo citar unos pocos ejemplos. 

El presidente Joseph Biden debiera asesorarse mejor en su estrategia hacia Cuba. El bloqueo ha mostrado durante más de 60 años que ha sido un fracaso y una política anquilosada al pasado, propia de la Guerra Fría, que afecta directamente al pueblo cubano y su bienestar. El gobierno del que fuera vicepresidente, llegó a similar conclusión a partir de la cual llamó al Congreso a su levantamiento, e inició un proceso de reconstrucción de la relación bilateral, severamente dañada por varias décadas de agresiones incesantes. Entonces, cuesta entender cómo se ha mimetizado su accionar hacia Cuba con el de su antecesor, dejando intactas las 243 medidas aplicadas por Trump.

¿Cómo ha afectado, de manera concreta, el embargo estadounidense a la gestión de la pandemia del Gobierno de Cuba? Aquí le agradeceríamos mucho que nos diese ejemplos concretos.

Es curioso cómo tras meses de letargo, Cuba se ha convertido en prioridad absoluta para el actual Gobierno estadounidense. El presidente Biden mantiene intactas las 243 medidas adicionales de bloqueo aplicadas por su antecesor, incluidas las 55 medidas, crueles y oportunistas, dirigidas a estrangular la economía cubana aprovechando la compleja situación creada por la COVID-19. 

Son medidas coercitivas unilaterales dirigidas a restringir el arribo de viajeros estadounidenses y perjudicar terceros mercados turísticos; ese gobierno adoptó medidas propias de tiempo de guerra para privar a Cuba de suministros de combustible; persiguió los servicios de salud que prestamos en numerosos países; incrementó el acoso a las transacciones comerciales y financieras en otros mercados, y se propuso amedrentar, con la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton, a inversionistas y entidades comerciales extranjeras.

En el ámbito de la salud, por ejemplo, nos impide acceder a equipos, tecnologías, dispositivos, tratamientos y fármacos idóneos de compañías estadounidenses y han de conseguirse en otros mercados a muy altos precios o sustituirse con genéricos de menor eficacia.  Fueron varios los cargamentos de materiales gastables, medicinas y materias primas que, contratados por Cuba en terceros países, nos vimos imposibilitados o fue dificultado su arribo a nuestro país por la negativa de compañías suministradoras y transportistas a involucrarse con Cuba por temor a las sanciones del gobierno de EE.UU.

Desde abril de 2019 hasta diciembre de 2020, el bloqueo produjo daños por 9.157 millones de dólares a precios corrientes, 436 millones mensuales como promedio. Los daños acumulados en seis décadas alcanzan 147.853 millones de dólares, a precios corrientes, y al valor del oro, un billón 377 mil millones. 

En su discurso en las Naciones Unidas el pasado 23 de junio, el Canciller cubano expresó: “No es legal ni ético que el gobierno de una potencia someta a una nación pequeña, por décadas, a una guerra económica incesante en aras de imponerle un sistema político ajeno y un gobierno diseñado por ella. Es inaceptable privar a un pueblo entero del derecho a la paz, al desarrollo, al bienestar y al progreso humano.”

Ese mismo día 184 naciones reclamaron el fin de esa cruel e inhumana política. Desde 1992 Estados Unidos desoye ese clamor internacional. 

¿Cuáles son las causas del desabastecimiento que se está viviendo en los últimos meses? Productos como la leche no se encuentran desde hace siete meses, según me comentaban. ¿Por qué?

En el actual desabastecimiento concurren muchas causas, la mayoría ajenas a la voluntad de Cuba y sobre las que veníamos alertando desde el año pasado: el bloqueo y su recrudecimiento previo y durante la pandemia, los factores de la recesión internacional, la caída del turismo, los enormes gastos en los que ha tenido que incurrir el país para combatir el COVID-19 y nuestras propias insuficiencias, sobre las que trabajamos.

Solo en el último año, las perdidas asociadas al bloqueo sobrepasan los 9.000 millones de dólares a precios corrientes y desde el inicio de la pandemia, nuestro gobierno ha destinado 2.000 millones de pesos y 300 millones de dólares para el combate a la COVID-19.

Hay que recordar que en septiembre de 2019, el anterior gobierno de los Estados Unidos impuso un límite infundado de mil dólares por trimestre a las remesas familiares y suspendió las no familiares; en febrero de 2020 estableció una normativa que impedía a la compañía Western Union el envío de remesas a Cuba desde terceros países; en julio de 2020 estableció regulaciones que impiden el reenvío de remesas desde Estados Unidos a varias compañías; en septiembre de 2020 incluyó a American Internacional Services, subsidiaria de Fincimex, a la lista restringida de entidades cubanas; en octubre de 2020 modificó las regulaciones para impedir a personas sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos procesar remesas desde y hacia Cuba que incluyan entidades que de manera arbitraria y caprichosa ha incluido en la lista de entidades cubanas restringidas. En virtud de estas medidas, en la práctica quedaron cortados el envío de remesas. Es altamente reprochable la politización del uso de las remesas por parte de ese gobierno, afectando a millones de cubanos, justamente a los que contradictoriamente dice defender. 

En ese contexto y con la ausencia casi total de ingresos a la economía, se complejiza mantener un abastecimiento constante de alimentos y otros bienes y servicios, lo cual afecta directamente en la vida de la población cubana. 

En las últimas semanas se han multiplicado los cortes de Internet en Cuba, algo que activistas atribuyen a un intento de controlar las críticas y las protestas. ¿Cuál es la razón?

Debo asegurar que fueron cortes puntuales y no sostenidos en el tiempo como han querido presentar algunos interesados en crear una imagen de caos en mi país. Te aseguro que hay conexión de internet en Cuba. Otra cosa es el acceso a determinadas plataformas y páginas, que no dependen de nosotros. 

Como seguro conoces, en los días cercanos al 11 de julio en Cuba se experimentaron cortes eléctricos motivados por la reparación de las generadoras. Ello influyó de manera negativa en la mayoría de servicios que perciben los ciudadanos, del que no podemos excluir el internet.

No obstante, es el gobierno estadounidense quien, en virtud del bloqueo, impide a Cuba un uso libre de internet, restringiendo la utilización de más de sesenta programas informáticos, sitios y servicios, que paradójicamente son accesibles para el resto del mundo. En el inventario figuran la plataforma de videoconferencia Zoom, la mayoría de las aplicaciones de Google, como Code, Cloud, Maps y Play Publics, entre otros.

Desde Estados Unidos, en una maniobra oportunista especialmente a partir de las limitaciones que su política implica para Cuba, se incita al uso de VPN para burlar los servicios de internet cubanos y, particularmente, se publicita el uso de Psiphon, tecnología desarrollada y financiada por la United States Agency for Global Media. Hay que recordar que esta agencia supervisa La Voz de las Américas, Radio Free Europe, Radio y Televisión Martí y Radio Free Asia, todas de dudosa reputación y claro corte injerencista.

No podemos desconocer el papel jugado por las redes sociales e internet en lo ocurrido el 11 de julio. Cuba -como se ha demostrado por especialistas en la materia y muy a pesar del silencio mediático y, más allá, con abierta connivencia de los medios de comunicación- ha estado bajo un asedio sistemático de “cibertropas” operadas desde suelo estadounidense, mediante el uso de troles y bots para generar campañas de desinformación sobre mi país, en la predominan las informaciones falsas, los bulos, los ataques verbales, insultos y amenazas de muerte a quienes se expresan en favor de la Revolución, entre otros.  

En este escenario, la compañía Twitter no activó sus sistemas antispam ni bloqueó ninguna de las cuentas que participaron en la operación de desinformación en las redes. 

Adicionalmente, se han producido en los últimos días cientos de ataques informáticos contra Cuba, con medios informáticos asentados en el territorio de Estados Unidos y bajo soberanía de este, que ocurren con total impunidad. 

Resulta paradójico que el presidente Biden se quejase de la malignidad de las redes al difundir informaciones falsas y manipuladas con respecto a la pandemia y la vacunación, cuando no ha criticado que lo mismo, e incluso más, ha sido aplicado contra mi país. Me resulta interesante.

Tras las numerosas voces críticas que han surgido tras la gestión de las protestas del 11 de julio, como Pablo Milanés o Silvio Rodríguez, ¿el Gobierno actuaría de otra manera si se repitiesen?

El 11 de julio hubo un grupo de ciudadanos que manifestaron su descontento por el desabastecimiento y los cortes en el fluido eléctrico, ocasionados estos por el efecto de las privaciones económicas en las que ha estado inmersa la nación desde la llegada de Trump a la Casa Blanca y tras más de un año del azote despiadado de la pandemia. Se trató de preocupaciones legítimas de nuestros ciudadanos, como ha expresado en numerosas ocasiones el presidente de la República.

Ese propio día, también hubo desorden, vandalismo, violencia y disturbios, en los que se vieron directamente implicadas, como ha quedado demostrado, personas que reciben financiamiento e instrucciones desde Estados Unidos, muchos de ellos con vínculos con diplomáticos de ese país acreditados en Cuba. 

En ese contexto, y todos los países lo entienden y lo practican cuando hay que hacer valer la ley y el orden para garantizar la tranquilidad ciudadana, nuestras fuerzas de seguridad actuaron en consecuencia, muchas veces sometidas a agresiones directas contra los agentes y sus medios de transporte. De ellos, en la prensa y en los medios, no se habla. En contraste, circularon por las redes numerosos videos cortos, manipulados y descontextualizados en los que se muestra el “uso de la fuerza” por parte de la policía cubana, muchos de los cuales más tarde resultaron ser falsos e incluso de imágenes de sucesos en terceros países atribuidas a Cuba.

La justicia cubana ha actuado con total transparencia y ha detenido a los implicados en hechos vandálicos que incitaron a la violencia o al desorden, o vinculados a agresiones a los agentes del orden. 

Debo resaltar mi impresión sobre el compromiso de Silvio con la Revolución cubana y con el bienestar del país y su preocupación sana y constructiva sobre las situaciones que enfrentamos, las que por cierto le han generado no pocas criticas durante años. Tratar de presentarlo de manera diferente no sería un acto de justicia con su vida y su obra. Puede que no siempre estemos de acuerdo en todo, eso sería imposible. La crítica es saludable, venga de Silvio u otro intelectual o simple cubano, siempre que se haga de manera constructiva y que aporte soluciones, como es el caso. No creo que podamos meter en el mismo saco a todos aquellos que expresaron sus consideraciones y preocupaciones, e incluso sus críticas. 

Según diversas plataformas, habría 42 personas de las 780 aproximadamente que fueron detenidas por las protestas en desaparición forzada. ¿Qué ocurre con estas personas? ¿Y con las más de 360 que siguen encarceladas? ¿Se baraja la amnistía?

Excelente tu pregunta, que demuestra de manera elocuente cómo han calado los bulos y las campañas de desinformación sobre lo ocurrido en Cuba que han primado en los principales medios de prensa a escala global.  

En las últimas semanas se ha generado un incremento sin precedentes del despliegue de noticias, fotos y videos falsos creados desde la Florida, de los que se han hecho eco medios de comunicación de renombre. Repiten de manera descarnada e impúdica videos del 11 de julio, incluyendo aquellos manipulados, con el único fin de crear la impresión de que las protestas persisten, aunque el país está en total calma y normal funcionamiento, dentro de las limitaciones que impone en enfrentamiento a la pandemia. Sin mencionar el número de supuestos cientos de muertos y miles de desaparecidos, como rampantemente publicó un medio español con eco en otros libelos del país. 

Haces referencia a “diversas plataformas”, las que no aludes por nombre. Seguramente, como ha sido demostrado, ninguna de ellas aporta información oficial, veraz y comprobable. Son absolutamente falsas las afirmaciones de que en Cuba hay desaparecidos, las rechazamos de manera categórica y absoluta. 

Puedo asegurar que se han cumplido con estricto apego a la Constitución y a las leyes sustantivas y procesales cubanas, todas las garantías del debido proceso el tratamiento judicial de los detenidos.  El que afirme lo contrario, está mintiendo abiertamente.

Según consta públicamente, a través de información aportada por Joselin Sánchez Hidalgo, magistrado del Tribunal Supremo Popular y director de supervisión y atención a la población, en los tribunales municipales se ha juzgado, hasta el momento, a 62 personas. Los ciudadanos que se presentaron a disposición de los tribunales, fueron aquellos que tuvieron una conducta agresiva, violenta y dañina, constitutiva de delito de acuerdo al Código Penal vigente. Entre las tipicidades delictivas predominantes se encuentra, en primer lugar, el desorden público. Del total de juzgados, 53 fueron sancionados por este delito, y otros, por los de resistencia, desacato, instigación a delinquir y daño.

Resulta llamativo el doble rasero a la hora de medir las actuaciones de las fuerzas policiales. Muchos de los que hoy nos critican, han reprimido con implacable violencia a manifestantes pacíficos en Estados Unidos, América Latina o Europa.

 

Visita las redes sociales de Cubainformación:

https://www.facebook.com/cubainformacion
https://twitter.com/cubainformacion
https://www.instagram.com/cubainformacion/
https://www.youtube.com/user/CubainformacionTV/videos
Telegram: https://t.me/cubainformacion
Hazte socia-o de Cubainformación: https://cubainformacion.tv/campaigns/yotambiensoyci/donativo

Especiales
Cubainformación.- Alberto Pinzón Sánchez, médico y antropólogo colombiano, estudioso del conflicto político de su país, fue miembro de la Comisión de Personalidades durante las conversaciones de...
Cubainformación.- Esta semana, grupos de derecha llevarán al Parlamento europeo una propuesta de condena a Cuba. Estamos al habla con Fernando González Llort, diputado de la Asamblea Nacional de Cuba, presidente del Instituto Cub...
Cubainformación.- En el Parlamento Europeo hay voces solidarias con Cuba. Una de ellas es la de Manu Pineda, eurodiputado por la Izquierda Europea. Es, además, el actual Responsable de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de...
Lo último
La Columna
Cuba y la CELAC
Por Bartolomé Sancho Morey* - Cubainformación.- Los millones de televidentes que a lo largo y ancho de los cinco continentes [gracias a Tele Sur] tuvimos el privilegio  en vivo y en directo, ver y oír “todas absolutame...
Signos de un atrezo imperceptible
Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- La semiótica es la ciencia que estudia los diferentes sistemas de signos que potencian la comunicación entre individuos y sociedades, así como sus modos de elabor...
La Revista