Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Tuve en mente escribir acerca de cómo en la cúpula mediática Made in USA ahora asoma más realismo y objetividad que la obstinación en persistir en una fallida política contrarrevolucionaria y antiestadounidense, a partir de Los cambios electorales respecto a Cuba, un Editorial del periódico norteamericano The New York Times (NYT) que anticipaba la contundente Victoria reciente de la Isla ante Estados Unidos en el tema del Bloqueo —al margen del Washington Post que “justifica” fracasos.


El Editorial de marras, culmina expresando:

“Más allá de política, para los que no quieren abandonar el embargo [léase Bloqueo], el tema es visceralmente personal, ya que evoca sentimientos de ancestro, patria y pérdida. Dado que han persistido más de medio siglo, esos sentimientos no pueden ser ignorados. Pero no deben seguir anclando la política exterior estadounidense en un curso errado que ha generado tensión en las relaciones de Washington con sus vecinos, ha inhibido el comercio con la isla y le ha proporcionado al gobierno cubano una excusa para justificar sus fallas” —aunque esta última es una idea endeble.

No obstante, un cable de Prensa Latina en este momento significa que un nuevo artículo publicado en el diario The NYT este 29 de Octubre advierte que Estados Unidos e Israel se quedaron solos contra el mundo una vez más respecto al Bloqueo a Cuba, bajo el título On Cuba Embargo, It is the U.S. and Israel Against the World - Again (En el embargo a Cuba, Estados Unidos e Israel contra el mundo otra vez).

Según ese cable, en el título del Times se lee:

“De los 193 miembros de las Naciones Unidas, 188 respaldaron a Cuba. Las tres abstenciones —Islas Marshall, Micronesia y Palau— no son considerados como pesos pesados en materia diplomática”. “La Casa Blanca está considerando qué medidas podría ser capaz de tomar en esa dirección durante el tiempo que le resta al presidente [Barack] Obama en el cargo”.

Entretanto, considero que vale recordar que Bruno Rodríguez Parrilla, nuestro Canciller, al presentar en la Asamblea General de Naciones Unidas contundentes datos que reflejan la Barbarie que constituye el Bloqueo del “Norte revuelto y brutal” contra Cuba, destacó que los daños económicos acumulados son enormes para una economía pequeña y alcanzan 1 billón 112 mil 534 millones de dólares, calculados al valor del oro; al tiempo que los perjuicios humanos crecen, llega al 77 por ciento los cubanos/as que nacieron bajo estas circunstancias y el sufrimiento de nuestras familias no puede contabilizarse.

Asimismo, resaltó que en los últimos meses se ha recrudecido la más que cincuentenaria Guerra Económica de Washington vs. La Habana, intensificado incluso su aplicación extraterritorial en todas las regiones, especialmente a través de la imposición de enormes e insólitas multas por 11 mil millones de dólares contra 38 bancos, como el francés BNP Paribás, que realizan transacciones con Cuba y otros países.

También, preguntó y puntualizó: “¿Por qué alentar el uso ilegal de las tecnologías de la información en vez de autorizar negocios en materia de telecomunicaciones mutuamente provechosos? ¿Por qué impedir la conexión de Cuba a los cables submarinos cercanos lo que limita y dificulta nuestra conectividad?” “El bloqueo daña a Cuba pero daña también a los Estados Unidos”.

Y además, significó: “El Presidente Barack Obama tiene todas las prerrogativas constitucionales, sin ir al Congreso, para modificar aspectos determinantes del bloqueo e introducir una dinámica nueva y decisiva en la relación bilateral”. “Invitamos al gobierno de los Estados Unidos a una relación mutuamente respetuosa, sobre bases recíprocas, basada en la igualdad soberana, los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas”.

No obstante —y a contrapelo de los Carriles que emplea USA para tratar de exterminarnos—, me llama la atención que el representante demócrata por Massachusetts, James McGovern, en un comunicado de prensa difundido 48 horas atrás, manifestó: “La Guerra Fría ha terminado. Es hora de cambiar”. “Es hora de que la administración de Obama tome medidas concretas para disminuir las restricciones contra Cuba, restablecer las relaciones diplomáticas, e iniciar un diálogo de beneficio mutuo para poner fin al conflicto entre nuestras naciones” —postura coincidente con varios sectores del Norte del Estrecho de la Florida.

Entonces, deseo subrayarle a mis lectores/as que hallo que el principal inquilino de la Casa Blanca tiene ante sí la singular oportunidad de vestirse de gloria y colocar a punto de mate el Criminal y más largo Boqueo que registra la Historia escrita acerca de las relaciones bilaterales y extraterritoriales de una gran potencia contra una pequeña e indoblegable nación. Y es que Obama puede hacer gala de civilización política de cara a los reclamos de The NYT y la ONU a favor de Cuba.

La Columna
Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- En ella, cobra vitalidad la tesis de Che Guevara según la cual con las armas melladas del capitalismo no se construye el socialismo ...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Con la constitución de las Organizaciones Revolucionarias Integradas en el territorio, hubo características prácticamente inéditas...
Noel Manzanares Blanco – Cubainformación.- Seis décadas y media atrás, nuestra provincia era la que más apoyaba al Gobierno Revolucionario —incluye esa Reforma...
Lo último
La Columna
La Revista