Artur González / Heraldo Cubano.- El asalto a la sede diplomática de México en Ecuador, el 5 de abril del 2024, para detener al ex vicepresidente Jorge Glas, quien estaba en calidad de asilado en esa misión, demostró el desprecio al respeto de las normas internacionales y a los derechos humanos, situación rechazada por todos los países del mundo, aunque por ser un gobierno de derecha y socio de Estados Unidos, no ha sido sancionado por la OEA, ONU ni por el Parlamento Europeo.


Algo muy diferente habría sucedido si el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, hubiera ordenado el asalto a la misión diplomática de España en Caracas, para detener al terrorista Leopoldo López, prófugo de la justicia, quien permanecía como invitado en esa legación, pues Estados Unidos, la OEA y la Unión Europea de inmediato aplicarían las más fuertes sanciones diplomáticas y económicas, acompañadas de una extensa campaña de prensa internacional.

En un desafío total a la Convención de Viena, Daniel Noboa, presidente de Ecuador, asegura estar convencido de haber actuado correctamente y no se arrepiente de su decisión.

¿Se imaginan si fuese Maduro quien hiciera tales declaraciones?

Nadie dude que sería el pretexto ideal para que el Comando Sur de Estados Unidos y algunos países aliados, invadieran a Venezuela para “restaurar el orden público y el derecho internacional pisoteado”.

México tiene un gobierno de posiciones nacionalistas contrarias a la política imperial de Washington y muestra sin temor sus simpatías por Cuba, Venezuela y Nicaragua, suficiente para que Estados Unidos y sus socios internacionales no respalden su condena contra Ecuador.

Esto demuestra que hoy el mundo está dirigido a base de la fuerza, sin el más mínimo respeto a las leyes y normas aprobadas después de la 2da Guerra Mundial. Prueba de eso es el apoyo incondicional que Estados Unidos brinda a Israel, a pesar del genocidio que ejecuta contra el pueblo palestino, mucho mayor que el holocausto que sufrieron a manos de Hitler los judíos, oponiéndose incluso a reconocer a Palestina como un Estado pleno de derechos en la ONU.

La actuación yanqui siempre ha sido igual con los gobiernos que se pliegan a sus órdenes y así ocurrió cuando el 29 de octubre de 1956, el Brigadier General Rafael Ángel Salas Cañizares, jefe de la Policía Nacional de Cuba durante la dictadura de Fulgencio Batista, irrumpió violentamente en la embajada de la República de Haití, ubicada en la 7ma avenida esquina a calle 20, reparto Miramar en La Habana, al conocer que en la misma se encontraban refugiados 10 jóvenes revolucionarios, opositores a la dictadura.

A diferencia de lo acontecido en Quito este año, Salas Cañizares y una decena de sus policías, ametrallaron a los jóvenes dentro de la misma sede diplomática, sin el menor respeto a los derechos humanos, acostumbrados a reprimir brutalmente cualquier manifestación revolucionaria de los estudiantes y otros revolucionarios.

La policía batistiana y otros órganos de represión de la época como el Buró de Investigaciones y el BRAC, contaban con asesores yanquis para reprimir a las organizaciones obreras y estudiantiles opuestas al régimen batistiano y recibían con frecuencia visitas de altos jefes de la CIA y el FBI.

Salas Cañizares murió durante el asalto, pues Secundino Martínez Sánchez, uno de los revolucionarios asilados en la sede diplomática, y el único que portaba un arma de fuego, en el piso y mortalmente herido, iba a ser rematado por Salas Cañizares con su pistola, pero Secundino desde el suelo le disparó, alcanzándolo en el bajo vientre por debajo del chaleco antibalas, porque el esbirro era un hombre muy obeso y el chaleco no lo cubría totalmente.

Salas Cañizares falleció el 31 de octubre de 1956 a consecuencia de las heridas y pagó con su vida tantos crímenes acumulados.

Fulgencio Batista no recibió una sola sanción o condena por ese crimen y la total violación de la embajada de Haití, porque para Estados Unidos sus aliados son intocables, aunque sean criminales.

Esa es la democracia y libertad que pretenden imponer al mundo y por eso alertaba José Martí:

“Ya salen a la luz sobre el modo peligroso y altanero con que los Estados Unidos se proponen tratar a nuestros pueblos”.

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- Los Estados Unidos que se creen con derecho de sancionar a todos los que no se someten a sus órdenes, en realidad son los mayores hipócritas del mundo y no aceptan que a sus aliados se les conden...
Artur González / Heraldo Cubano.- Los que olvidan la historia están condenados a cometer errores que ya otros sufrieron, de ahí la importancia de estudiar el pasado y muy especialmente las acciones que ha desarrollado el gobierno...
Artur González / Heraldo Cubano.- Los yanquis llevan años sancionando a países que no aceptan subordinarse a sus órdenes, calificándolos de violadores de todos los derechos humanos, haciéndole creer al mundo ...
Lo último
La Columna
Lista de países terroristas
Por Lorenzo Gonzalo*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación-Radio Miami.- Recientemente nos enteramos de que Los Estados Unidos elimina a Cuba de la lista de países que no cooperan plenamente contra el terrorismo. Aunque ...
La Revista