Nueva York, EEUU, 18 sep (Prensa Latina) - Video: TV Cubana.- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, enalteció hoy el legado del líder afroamericano Malcolm X en su visita al Shabazz Center, en la popular barriada donde confluyen Harlem y Washington Heights, en Alto Manhattan.


Por: Deisy Francis Mexidor

En una tarde gris y lluviosa, que anuncia el cambio de temporada y donde ya es preciso utilizar abrigos ligeros, el mandatario recibió todo el calor de representantes de una comunidad que este 19 de septiembre 63 años atrás también le abrió los brazos al líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, cuando sostuvo un memorable encuentro con Malcolm X.

Por Fidel y por Cuba, Malcolm X desafió también a los poderes imperiales, apuntó el jefe de Estado, quien afirmó que la Revolución cubana no olvidará jamás su papel en la invitación que le hiciera para hospedarlo con su delegación en el hotel Theresa, en el corazón del barrio negro de Harlem, cuando se pretendió boicotear su presencia en Naciones Unidas, en 1960.

Expresó que aquel gesto generoso y fraternal culminó en el histórico encuentro de Malcolm X y Fidel en septiembre ese año.

“Por esas y otras muchas razones que no hace falta decir, hemos venido a honrar a Malcolm X y, con él, rendir tributo a nuestros hermanos y hermanas afroamericanos, al pueblo de los Estados Unidos, a quienes luchan por la justicia, contra la explotación y la segregación. A todos los que creen, como Malcolm, que un mundo mejor es posible”, subrayó Díaz-Canel.

Más adelante acotó: “Honremos todos la memoria y el legado de Malcolm X, como compromiso con los que han padecido y aún padecen la pobreza, la injusticia y la exclusión, con los que han sufrido y aún sufren como consecuencia del colonialismo, el neocolonialismo, el imperialismo, la explotación, el racismo, el egoísmo”.

También agradeció en sus palabras el apoyo del pueblo de Estados Unidos en la lucha contra el bloqueo que por más de seis décadas impone el gobierno de este país a Cuba.

Antes, al referirse a la presencia del Díaz-Canel en el centro, la dotora Ilyasah Shabazz, hija de Malcolm X, dijo que esta visita daba continuidad a todo un legado de solidaridad.

“Mi padre admiraba mucho a Fidel Castro”, apuntó Shabazz al insistir él siempre admiró la forma en que pudo liberar a su pueblo del yugo del imperialismo justo tan cerca de los Estados Unidos.

La doctora Rosemarie Mealy, autora del libro Fidel y Malcolm X, memoria de un encuentro, dijo que la hacía feliz que la vista ocurriera “en vísperas del 68 aniversario de un encuentro histórico ocurrido a sólo 38 cuadras de aquí cuando el pueblo de Harlem se unió a Malcolm X para dar la bienvenida al presidente Fidel Castro”.

Díaz-Canel a su llegada depositó una ofrenda floral a Malxolm X, y poco antes de retirarse presenció la develación de una tarja conmemorativa y fue hasta el lugar, en el mismo salón, donde en un pequeño podio con flores blancas se recuerda el lugar donde fue asesinado el 21 de febrero de 1965.

 

Volver a Harlem

Nueva York, EEUU, 19 sep (Prensa Latina) Me alegra volver a Harlem otra vez, al menos pasar por ese barrio neoyorquino que me dejó hace 11 años atrás con el deseo de abrazarlo de nuevo.

Por: Deisy Francis Mexidor

Harlem, en el Alto Manhattan, regala el sonido del jazz, de los clubes íntimos de esa música sensual, de edificios históricos y una herencia afroamericana que tiene ahora la mixtura de la migración.

Sus viviendas son una combinación a la usanza del siglo XIX y modernos edificios que se empinan hacia el cielo y su calle principal, la 125, es la sede del Teatro Apollo, que algunos suelen decir que aquí se percibe el alma de la cultura estadounidense.

Cuenta la historia que Harlem fue predominantemente ocupada por judíos e italianos americanos en el siglo XIX, pero afroamericanos residentes comenzaron a llegar en grandes cantidades durante la Gran Migración una centuria después.

En las décadas de 1920 y 1930, Central y West Harlem fueron el centro del Renacimiento de Harlem, un importante movimiento cultural afroamericano.

Ese Harlem fue el que abrió las puertas a un joven líder de una entonces revolución naciente 63 años atrás.

El 18 de septiembre de 1960 Fidel Castro llegó a Nueva York para la XV sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, recordó a Prensa Latina la doctora Rosemarie Mealy, autora del libro que documentó el diálogo que sostuvieron el líder cubano y Malcolm en el Hotel Theresa.

Cuando los hoteles se negaron a alojar a la delegación cubana Fidel “se mantuvo firme y declaró que prefería acampar en el jardín de la ONU antes de rendirse a una condición humillante”, expresó la doctora Ilyasah Shabazz, hija de Malcolm X.

Fue así que aceptó la invitación de alojarse en el Theresa, en pleno corazón de Harlem, y el 19 de septiembre ocurrió “el encuentro alrededor de la medianoche”, apuntó Mealy.

Justo seis décadas y tres años después dieron un cálido recibimiento al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en el Shabazz Center, que preserva el legado de Malcolm X.

“Hemos venido a honrar a Malcolm X y, con él, rendir tributo a nuestros hermanos y hermanas afroamericanos, al pueblo de los Estados Unidos, a quienes luchan por la justicia, contra la explotación y la segregación. A todos los que creen, como Malcolm, que un mundo mejor es posible”, dijo el mandatario.

Para la doctora Shabazz la visita de Díaz-Canel la víspera fue un momento “es simbólico y nos sentimos muy honrados y fortalecidos por ello”, expresó la hija de Malcolm X a esta agencia de noticias.

El Shabazz Center, ubicado en la popular barriada donde confluyen Harlem y Washington Heights, en el Alto Manhattan, evidenció el poder de la calidez, de la amistad y como mencionaba a partir de una experiencia personal, por esos lugares se respira el poder de los abrazos.

 

Díaz-Canel se reúne con líderes internacionales en la ONU durante la semana de alto nivel

Cubadebate

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, extendió hoy su agenda bilateral en la ONU al intercambiar con el presidente de la 78 Asamblea General, Dennis Francis, y la vicepresidenta de Uganda, Jessica Alupo.

Ambos encuentros coincidieron con la participación del mandatario en la semana de alto nivel del organismo internacional, que inició este lunes con la Cumbre de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

 

Al intervenir en ese foro, el jefe de Estado cubano denunció el impacto de las restricciones unilaterales para el desarrollo y cumplimiento de la Agenda 2030 de los países del Sur.

Díaz-Canel calificó de crítico el contexto global para las naciones en desarrollo, afectadas por “un orden económico injusto que perpetúa las desigualdades y la pobreza”.

En su calidad de titular del G77 y China, bloque presidido por primera vez por Cuba, Díaz-Canel recordó la máxima prioridad otorgada por la agrupación a la Cumbre de los ODS, con el propósito de colocar nuevamente el desarrollo sostenible en el centro de la agenda internacional y brindar el impulso político necesario.

 

El grupo se ha enfrascado en una declaración para incrementar y acelerar la puesta en práctica de acciones y medidas concretas innovadoras, transformadoras y ambiciosas que garanticen el logro de los ODS, dijo.

El presidente cubano será el sexto orador mañana, cuando comience el debate general, mientras que el miércoles participará en el Diálogo de Alto Nivel sobre Financiación para el Desarrollo y la Reunión sobre prevención, preparación y respuesta ante epidemias.

(Con información de Prensa Latina)

Solidaridad
Prensa Latina.- La Red de Estudiantes de Enseñanza Media, una de las mayores agrupaciones juveniles italianas, alza nuevamente hoy su voz en apoyo a Cuba, y condena las medidas unilaterales del gobierno norteamericano contra ese paí...
Con la Associazione Nazionale di Amicizia Italia-Cuba como organización anfitriona se realizó la Asamblea General de 2024 en tierras italianas....
Cubainformación.- Mollet amb Cuba, colectivo de solidaridad con Cuba, es una de las entidades organizadoras de las actividades de la "Revetlla de Sant Joan" (Verbena de San Juan), en Mollet del Vallés, provincia de Barcelona. ...
Lo último
La Columna
La Revista