Misión Verdad.- "Las relaciones entre Venezuela y Rusia han pasado a un nuevo nivel", afirmó el viceprimer ministro de Rusia, Yuri Borísov,  luego de firmar una serie de acuerdos de cooperación con Venezuela en el marco de su reunión con el presidente Nicolás Maduro. 


El mandatario por su lado sostuvo que existen "nuevos emprendimientos en lo económico con transferencia de tecnología, participación de empresas rusas en todas las áreas de la producción estratégicas del país, hemos renovado y avanzado tremendamente en toda el área petrolera, gasífera, de las empresas básicas". 

Según Borísov, Venezuela es un socio comercial muy importante para Rusia en Latinoamérica. El intercambio entre ambas naciones ha aumentado en 24,6% en 2018 frente a 2017. Este año se espera que esa misma tendencia continúe llegando a un aumento del 10% en comparación con el año anterior.

Se estima, además, que hay 264 acuerdos suscritos, en 20 áreas estratégicas, entre las que destacan: energía, cooperación técnica militar, minería, finanzas, agricultura, industrias, comercio y transporte.

"Para la próxima reunión de la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel Rusia-Venezuela procuraremos preparar un documento de carácter estratégico que defina las relaciones económicas, comerciales, científicas, tecnológicas y culturales entre nuestros países al menos hasta el año 2030", dijo Borísov.

La importancia de la visita de Borísov en la guerra contra Venezuela 

Venezuela y Rusia, según el presidente Maduro, tienen acuerdos de asesoría en lo financiero y económico, además de una cooperación militar del más alto nivel, en función de que la República Bolivariana consolide un modelo de desarrollo nacional. La visita de Borísov en esta línea es un paso más hacia un nuevo nivel de relación dada la confianza que en él ha depositado Vladimir Putin para diversas tareas de Estado en años recientes. 

Su biografía, por supuesto, lo antecede: ha servido como oficial de las Fuerzas Armadas de la Unión Soviética (desde 1978) y  luego de la Federación de Rusia. Luego, a finales de los años 90, pasó a desempeñarse como jefe de la dirección de la Industria Radioeléctronica, los sistemas de la Agencia Federal de Industria, vicepresidente de la Comisión  Militar-Industrial, y viceministro de Defensa de la Federación de Rusia.

Actualmente es el tercer hombre fuerte de Rusia después del primer ministro, Dimitri Medvedev. 

Como viceministro de Defensa, Borísov participó en el plan de modernización de las Fuerzas Armadas de Rusia, en especial en sus capacidades aéreas que se renovaron para este año en un 74%. Entre el nuevo armamento sofisticado de Rusia se encuentra, por ejemplo, los sistemas de defensas antiaéreos S-400 y un avión SU-35 que supera ampliamente a los cazas estadounidenses.

Recientemente, el vice primer ministro ruso se reunió con el presidente sirio, Bashar Al Assad, para reimpulsar las conversaciones de paz en Astaná (Kazajistán), y avanzar en un acuerdo de concesión del puerto de Tartus en Siria. 

Borísov, en ese sentido, fue clave como alto funcionario en los acuerdos de cooperación militar con Siria que hicieron que el país ganase la guerra a través del ingreso de una pequeña cantidad de militares rusos, y el uso de SU-35, entre otros armamentos aéreos. 

En este contexto, la visita de una figura de peso como Borísov a Venezuela reafirma la condición de alianza estratégica entre ambos países para generar contrapesos a la política de Estados Unidos en la región.

Diálogo, confrontación y Estados Unidos 

Según los datos oficiales, la inversión rusa en Venezuela en los últimos años alcanza los 4 mil millones de dólares en sectores como el energético principalmente. Rosneft en ese sentido tiene una presencia determinante en el país y su presidente, Igor Sechin, ha estado en reiteradas oportunidades en el país. 

Esta empresa, además, se convertido en el principal comerciante del petróleo venezolano en un momento donde las sanciones estadounidenses apuntan a ahogar la economía venezolana. 

La sinergia entre ambos países se explica por ser actores determinantes en el mercado energético. Si Venezuela cayera, como sueñan los halcones excitados con las sanciones, Estados Unidos tendría las manos libres para regular el mercado energético global en contra, principalmente, de China, Rusia e Irán.

Por eso, el afianzamiento de la relación entre ambos países es un ganar-ganar para ambos.

Esto se ha vuelto en un hecho irrefutable en la realidad, luego de que en momentos claves de este año, Rusia enviara asesores militares y cooperara con Venezuela en áreas estratégicas como la ciberseguridad, entre muchas otras. Para el Consejo del Atlántico, considerado uno de los tanques de pensamiento de la OTAN, el envío del escudo anti misiles S-300, junto a expertos rusos, sirvió para "disuadir una intervención militar estadounidense en nombre de Guaidó".

A eso hay que sumarle las constantes denuncias del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia sobre los planes de Estados Unidos en Venezuela, anticipándose a la autoproclamación de Juan Guaidó, y, mucho antes, a la revolución de colores de 2017.

En ese sentido, el arribo de un personaje de importancia como Borísov apunta, por otro lado, a apoyar a Venezuela a reimpulsar el diálogo político en curso en el país. Una de las principales estrategias de Rusia a nivel global consiste en encontrar fórmulas de resolución de conflictos en áreas estratégicas de la geopolítica mundial y justo donde Estados Unidos persigue el caos y la destrucción. 

En Venezuela, como en distintos lugares, se juega la capacidad de esquivar la guerra con nuevos modelos de relaciones internacionales. 

América Latina
Cubadebate - Video: teleSUR.- Con un total de 105 votos a favor, Venezuela fue electa este jueves como miembro del Consejo de Derechos Humanos (DD.HH.) de la Organización de las Naciones Unidas, pese a la campaña que intenta desacreditar los logros d...
Vocesenlucha.- Hay voces que garabatean trazos de arrecha ternura en el cartón emborronado de la historia....
Misión Verdad.- Ecuador se encuentra en el ojo del huracán político a nivel regional, las manifestaciones sociales han puesto en crisis un país que rechaza, desde sus capas más vulnerables hasta las clases medias, las medidas neoliberales impuestas p...
Lo último
La Columna
La distopía en la ventana
Rosa Miriam Elizalde.- El hispanista Karl Zeligman contó que tenía 12 años cuando salió de Alemania, en 1939, en un avión ocupado por niños judíos con destino a Londres. Al llegar al espacio aéreo británico, la torre de control prohibió el aterrizaje...
La Revista