teleSUR - Foto: EFE.- El papa Francisco, al ofrecer este domingo su mensaje de Pascua, pidió que sea eliminadas las sanciones internacionales que pesan sobre algunos países y también abogó por la condonación de las deuda.


En su oración “Urbi et Orbi”, en la misa de Domingo de Resurrección ofrecida en una basílica de San Pedro sin feligreses, el pontífice declaró que la condonación de la duda, posibilitaría que los países pobres atiendan mejor la crisis generada por la pandemia de coronavirus 2019.

El máximo jerarca de la iglesia Católica también abogó por el fin de las guerras y la suspensión del comercio de armas.

"Este no es tiempo del olvido. Que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado a tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas", manifestó.

Suplicó que se "reconforte el corazón de tantas personas refugiadas y desplazadas a causa de guerras, sequías y carestías. Que proteja a los numerosos migrantes y refugiados -muchos de ellos son niños-, que viven en condiciones insoportables, especialmente en Libia y en la frontera entre Grecia y Turquía".

Asimismo, rezó porque “Jesús conceda fortaleza y esperanza a los médicos y a los enfermeros, que en todas partes ofrecen un testimonio de cuidado y amor al prójimo hasta la extenuación de sus fuerzas y, no pocas veces, hasta el sacrificio de su propia salud".

 

"La pandemia no es el tiempo del egoísmo", Papa pide acabar las guerras, relajar sanciones y condonar las deudas

Página 12 - Tomado de Cubadebate

El papa Francisco cerró este domingo las celebraciones de la Pascua con un mensaje dirigido a todo el mundo en el que, haciendo mención de la crisis desencadenada por el coronavirus pidió acabar con las guerras y la producción de armas, así como “relajar” las sanciones internacionales que sufren los países afectados por el virus y que les impide ofrecer una ayuda adecuada a sus ciudadanos. Pero también pidió que todos los países afronten “las grandes necesidades del momento, reduciendo o incluso condonando la deuda que pesa en los presupuestos de aquellos más pobres”. “Este no es el tiempo de la indiferencia, porque todo el mundo está sufriendo y debe encontrarse unido para afrontar la pandemia”, dijo Francisco. “Este no es el tiempo del egoísmo porque el desafío que enfrentamos nos une a todos y no hace excepción de nadie”, subrayó.

Al concluir la misa de Pascua que celebró en la basílica de San Pedro y a la que asistieron muy pocas personas y muy distanciadas entre sí -como en todas las ceremonias de esta inusual Semana Santa- , el Pontífice tuvo palabras de afecto hacia las víctimas de la pandemia y sus familias, los ancianos y personas solas. Pero también para los pobres, los que no tienen hogar, migrantes y refugiados, y para los que viven en las cárceles, pidiendo a la gente que trate de procurarles a todos ellos los bienes de primera necesidad y los medicamentos, a veces difíciles de conseguir por la cuarentena, y la asistencia sanitaria necesaria. Asimismo manifestó su agradecimiento por la tarea que realizan cada día médicos y enfermeras, el personal hospitalario en general y las fuerzas del orden.

“En estas semanas, la vida de millones de personas cambió repentinamente. Para muchos, permanecer en casa ha sido una ocasión para reflexionar, para detener el frenético ritmo de vida (…) Pero también es para muchos un tiempo de preocupación por el futuro que se presenta incierto, por el trabajo que corre el riesgo de perderse y por las demás consecuencias que la crisis actual trae consigo”, añadió Francisco. Además pidió a quienes tienen responsabilidades políticas “trabajar activamente en favor del bien común de los ciudadanos, proporcionando los medios e instrumentos necesarios para permitir que todos puedan tener una vida digna” .

El papa Francisco, que en sus mensajes generalmente se dirige más que nada a los países más pobres o con serias dificultades políticas, esta vez tuvo palabras especiales para Europa, que actualmente cuenta con un total de 660.027 infectados por el Covid-19 en los cinco países con más contagiados (España, Italia, Francia, Alemania y Reino Unido) . “Después de la Segunda Guerra Mundial, este amado continente pudo resurgir gracias a un auténtico espíritu de solidaridad que le permitió superar las rivalidades del pasado. Es muy urgente, sobre todo en las circunstancias actuales, que esas rivalidades no recobren fuerza, sino que todos se reconozcan parte de una única familia y se sostengan mutuamente. Hoy, la Unión Europea se encuentra frente a un desafío histórico, del que dependerá no sólo su futuro, sino el del mundo entero”, dijo, subrayando que “este no es el tiempo para las divisiones”. El papa hizo así una tácita referencia a las diferencias surgidas en los últimos años dentro de la Unión Europea (UE), sobre todo de parte de los gobiernos conservadores de Austria y Hungría, respecto a los inmigrantes. Pero también aludió a la salida de Gran Bretaña de la UE que se concretó este año, y que traerá no pocos problemas tanto para Inglaterra como para Europa, agravados por esta crisis.

Por otra parte, al pedir el “alto el fuego global e inmediato en todos los rincones del mundo”, el papa Francisco subrayó que “no es este el momento para seguir fabricando y vendiendo armas, gastando elevadas sumas de dinero que podrían usarse para cuidar personas y salvar vidas”. Y así pidió por el fin de la guerra en Siria, los problemas en Ucrania oriental, el conflicto en Yemén y las tensiones en Irak y el Líbano, los atentados terroristas en África pero también pidió retomar el diálogo entre israelíes y palestinos. “Este no es tiempo del olvido. Que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas”, como algunas poblaciones de Asia y África que están atravesando graves crisis humanitarias por guerras, sequías y carestías.

Una palabra especial la dedicó el papa Francisco, hijo de italianos que emigraron a Argentina, a migrantes y refugiados, muchos de ellos niños, recordó, que “ viven en condiciones insoportables, especialmente en Libia y en la frontera entre Grecia y Turquía”.

Las últimas palabras de su mensaje las dedicó a Venezuela -donde uno de sus estrechos colaboradores, el secretario de estado vaticano Pietro Parolin fue representante vaticano varios años-, manifestando su esperanza de que pueda “alcanzar soluciones prácticas e inmediatas orientadas a facilitar la ayuda internacional a la población que sufre a causa de la grave coyuntura política, socioeconómica y sanitaria”.

“Queridos hermanos y hermanas: las palabras que realmente queremos escuchar en este tiempo no son indiferencia, egoísmo, división y olvido. ¡Queremos suprimirlas para siempre!”, concluyó Francisco que impartió la bendición Urbi et Orbi (a la ciudad y el mundo) que concedió la indulgencia plenaria a todos los que hubieran escuchado -ya que a causa de la cuaresma impuesta por la pandemia, todas las ceremonias de la Semana Santa fueron transmitidas por distintos medios de difusión en vivo.- o vivido aunque fuera espiritualmente, la misa pascual.

Contra Cuba
Canal Caribe.- El Sistema Nacional de Enseñanza Artística celebró esta semana el aniversario 62 de su creación. Uno de los sueños de Fidel, relacionado con la democratización del acceso a la Cultura, encuentr...
El Ministerio de Relaciones Exteriores aseguró que el gobierno cubano estudiará las medidas de la administración Biden y “si no violan la legislación nacional y significan una apertura que beneficie a la poblaci&oacu...
Prensa Latina.- La única razón para mantener a Cuba en la unilateral lista de Estados patrocinadores del terrorismo es endurecer las medidas extremas de cerco financiero contra el pueblo cubano, declaró hoy el canciller Bruno Rod...
Lo último
Horror: ¡Rusos en La Habana!
Cubainformación.- El despropósito periodístico, el insulto a la profesión no puede llegar a cotas más altas. Titulares como los siguientes, “Putin planta un submarino nuclear y tres barcos de guerra en Cuba a ...
Ver / Leer más
La Columna
Alejandro, Ana y los colores de Sala Negra
Al ser humano le es propio contar historias, dar una explicación a lo que sucede, quizás por eso la antigüedad del teatro data de dos mil seiscientos años, mucho antes que las misas. La misa es también la representaci...
La Revista