Roberto Díaz Martorell - Juventud Rebelde.- Tras la profesionalidad de quienes narran el drama dejado por Gustav puede estar también la historia de seres humanos marcados profundamente por sus consecuencias.

Ana Esther desanduvo consejos de defensa de zona, centros de trabajo, de salud, campos de cultivo, planteles educacionales y reservorios de agua, con el propósito de conocer e informar las medidas adoptadas para enfrentar el huracán que amenazaba la Isla de la Juventud.

Orfilio Peláez - Granma.- La racha de viento máximo de 340 kilómetros por hora registrada en la estación meteorológica de Paso Real de San Diego, en Pinar del Río, durante el cruce del huracán Gustav, constituye la más intensa medida en Cuba, pero el verdadero récord es que a pesar de esa descomunal fuerza y los cuantiosos daños producidos, no tuvimos en el país ninguna víctima fatal.

Graciela Guerrero Garay - insurgente.- “(…)Los avances científicos en el área de la biotecnología y la salud, por citar los de mayor referencia internacional, salen justamente de esos cientos de miles de niños y niñas que tienen garantizados sus pupitres y libretas, cada septiembre,  durante 50 años ininterrumpidos, haya ciclón, tormenta tropical, dengue, amenazas de guerra, subida de precios en el mercadeo mundial, debacles como la desaparición del socialismo en Europa, crisis económica interna o el más alocado de los presidentes sentado en la Casa Blanca, batuta en mano, recrudeciendo el bloqueo y buscando la manera de sacarle más millones a las arcas con la  mafia contrarrevolucionaria de Miami, bajo el cucu de implantar la “democracia” en la Perla del Caribe(…)”.

Ana Esther Zulueta Avilés - Granma.- Enjambres de personas colman la principal arteria de esta ciudad con el propósito de devolver a la Isla de la Juventud su vitalidad económico-social lo más pronto posible.

Una brigada de 52 linieros de la provincia de Camagüey se sumó a sus homólogos del municipio especial. Y aunque se estima que el trabajo de rehabilitación de redes se extienda a 30 días, ellos tienen el compromiso de no abandonar el territorio hasta tanto quede restablecido ese servicio a la población, aseguró Pedro López, en nombre de sus compañeros.

Alfonso Nacianceno - Granma .- Ninguno de los cinco tuvimos duda de que nos saldrían a buscar y nos encontrarían. Siempre estuvimos juntos, aun en los peores momentos, cuando ya llevábamos 27 horas flotando abrazados a un remo de la embarcación, desafiando al cansancio y al sueño que debilitaban nuestras fuerzas.

Ivette Leyva García - Granma.- En el día de ayer, las calles de la mayoría de las provincias del país fueron invadidas con el desfile multicolor de los uniformes escolares.

Cuando en la región occidental de la Isla se insistía en las labores de recuperación, los centros de enseñanza del centro y oriente abrían sus puertas para que los estudiantes ofrecieran su aporte al esfuerzo social: ganar en instrucción.

En la última reflexión, firmada el pasado martes 26 de agosto en horas de la tarde, cuando el huracán Gustav surgió inesperadamente, coincidiendo con la llegada de nuestra delegación olímpica, y amenazaba a nuestro territorio, escribí: "¡Suerte que tenemos una Revolución! Está garantizado que nadie permanecerá en el olvido…  Una fuerte, enérgica y previsora Defensa Civil protege a nuestra población… La frecuencia e intensidad crecientes de estos fenómenos naturales demuestra que el clima cambia por culpa del hombre.  Los tiempos exigen cada vez más consagración, más firmeza y más conciencia.  No importa que los oportunistas y vendepatrias también se beneficien sin aportar nada a la seguridad y el bienestar de nuestro pueblo".