Carla Padrón Suárez (Lic. en Psicología) y Gabriela Orihuela (periodista) - Revista Muchacha.- A veces confundimos el concepto de sexualidad o no logra ser explicado, de manera clara, por quienes deben hacerlo. Los y las adolescentes, en su mayoría, reducen la sexualidad al sexo; sin embargo, abarca mucho más.


De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) «la sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual».

Asimismo, se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, relaciones interpersonales y roles. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. Por lo tanto, la expresión de una vida sexual plena y libre representa un aspecto vital para el desarrollo sano y equilibrado de todas las personas.

En coherencia con lo anterior, la salud sexual se refiere a la experiencia del proceso continuo de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad.

La salud sexual se observa en las expresiones libres y responsables de las capacidades sexuales que propician un bienestar personal y social, enriqueciendo de esta manera la vida individual y social. No se trata simplemente de la ausencia de disfunción, enfermedad o discapacidad.

Para que exista salud sexual es necesario que los derechos sexuales de las personas se reconozcan y garanticen. Con la expresión “derechos sexuales y reproductivos” se hace referencia al derecho que tienen todas las personas, sin importar su edad, identidad de género, orientación sexual u otras características a decidir sobre su propia sexualidad y reproducción.

La Convención Internacional sobre los Derechos Humanos de la Infancia ha promovido, desde su aprobación, para que niños, niñas, y adolescentes sean reconocidos como sujetos activos titulares de derechos protagónicos de su propia vida. Se ha intentado paulatinamente desmontar viejas concepciones cosificadoras de las infancias y las adolescencias que ubicaban a estas personas como criaturas indefensas e incapaces de liderar su vida con una autonomía creciente y potenciadora del desarrollo y el empoderamiento.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) destacó que «muy pocas personas jóvenes reciben una preparación adecuada para su vida sexual, haciéndolos potencialmente vulnerables ante la coerción, el abuso y la explotación sexual, el embarazo no planificado y las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluyendo el VIH».

Igualmente, las investigadoras cubanas Ana Isabel Peñate Leiva, Raida Semanat Trutie y Odette del Risco Sánchez expresaron en su libro “Adolescentes y jóvenes cubanos en los ámbitos de familia y pareja” de 2020 que «uno de los principales problemas que tradicionalmente ha enfrentado la relación familia-adolescencia es la comunicación fluida en torno a la sexualidad».

La información oportuna, idónea y a tiempo son claves para que, desde la adolescencia, se conozcan estos términos y se comience a velar por la salud sexual. Se necesitan, igualmente, espacios seguros y entornos protectores y amigables de las infancias y adolescencias.

La adolescencia es un período de la vida en donde ocurren múltiples cambios y transformaciones tanto a nivel físico como psíquico. El desarrollo ascendente en la esfera social y personal de adolescentes en muchas ocasiones interfiere con esta etapa de crecimiento, llegando a entrar en contradicciones con el propio proceso de formación de una identidad sana y coherente con el sentido de cada uno. De ahí la necesidad de que se adquiera la adecuada información y educación respecto a sus procesos internos y el impacto que tienen en su entorno.

Género
Coloquios, intercambios, pasarelas, presentaciones de libros, ferias comunitarias y homenajes se incluyen en el programa de la III Jornada Cubana por el Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora, pre...
Lianne Garbey Bicet - Revista Mujeres.- Desde hace varias décadas, nuestro país ha sido reconocido por su enfoque progresista en la promoción del cuidado integral a la vida, un concepto que abarca la atención médica...
Las historias de vida de muchas mujeres lesbianas están marcadas por la violencia basada en género, lo que condiciona también el ejercicio de los cuidados en los espacios familiar, laboral y de las instituciones de salud Yailyn R...
Lo último
La Columna
71 años de los asaltos
Gerardo Moyá Noguera*.-  Después de 71 años de asalto a los cuarteles Moncada y Carlos M. de Céspedes todos nos acordamos de aquella efeméride implacable y que fue muy dolorosa para la gran mayoría de lo...
La Revista