“La libertad de expresión debería ser un derecho no una condena”, es una de las consignas de las manifestaciones. Foto: Marc Brugat.


Masivas protestas en Cataluña exigen liberación de rapero Pablo Hasel

    teleSUR

    “La libertad de expresión debería ser un derecho no una condena”, es una de las consignas de las manifestaciones.

    Diversos colectivos se movilizaron en España este martes para protestar contra la detención del artista Pablo Hasel y la llamada Ley mordaza, según informaron desde sus respectivas cuentas sociales.

    Estas manifestaciones exigen la liberación de Hasel que ha sido sentenciado por el Tribunal de Justicia a nueve meses de privación de libertad bajo la presunta denuncia de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

    Con consignas como “La libertad de expresión debería ser un derecho no una condena”, “usted es el régimen que haremos caer”, “Libertad Pablo Hasel”, los colectivos se movilizaron en barricadas para la defensa del rapero español.

    Los manifestantes han quemado contenedores en el centro de la ciudad reclamando la libertad de expresión y lo condena al artista español. Los Mossos d'Esquadra (cuerpo policial catalán) han respondido con cargas y lanzamiento de balas foam y han pedido a la ciudadanía a través de su cuenta oficial en Twitter que no se acerque a la zona.

    Este martes Pablo Hasel quien se encontraba en la Universidad de Lleida (Cataluña) fue detenido con un dispositivo policial de alrededor de 250 Mossos d'Esquadra.

     

    Protestas en Cataluña y Valencia por la liberación del rapero Pablo Hasél

    Cubadebate

    La detención de Pablo Hasél este martes por orden de la Audiencia Nacional ha provocado protestas, altercados y cargas en diversos puntos de Cataluña y también en Valencia.

    El rapero, que está acusado de enaltecer el terrorismo, se encerró en el rectorado de la Universitat de Lleida el pasado lunes al considerar injusta su encarcelación. De hecho, debía de haber ingresado en prisión de forma voluntaria la semana pasada.

    La Audiencia Nacional desestimó el recurso de súplica de Hasél para suspender su entrada en la prisión, después de ser condenado por un delito de enaltecimiento del terrorismo y por injurias a la monarquía.

    En un auto, la Sección 3 de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional analizó las condiciones para suspender el ingreso en la prisión, entre ellas no tener antecedentes penales, que señala como “el primer requisito que claramente no cumple”.

    Los magistrados señalan que la sentencia ya tuvo en cuenta el agravante de reincidencia, ya que con anterioridad había sido condenado a dos años por enaltecimiento del terrorismo: en este caso anterior, el tribunal sí suspendió la entrada en prisión del rapero.

    Además, destacan que sus actos “no denotan la intención del penado de reparar, al menos moralmente, el daño causado, sino que, al contrario, persiste en su actitud antisocial”, y recuerdan que también fue condenado por desobediencia a agentes y por allanar un local.

    Las manifestaciones exigen la liberación de Hasél quien ha sido sentenciado a nueve meses de privación de libertad. Con consignas como “La libertad de expresión debería ser un derecho no una condena”, “usted es el régimen que haremos caer”, “Libertad Pablo Hasél”, los colectivos se movilizaron en barricadas para la defensa del rapero español.

    En Barcelona, más de 2000 personas, según fuentes policiales, se han reunido a las siete de la tarde en la plaza de Lesseps. La marcha ha continuado, cortando en las rondas, y ha acabado con graves altercados, quema de contenedores, vehículos, mobiliario urbano, lanzamiento de piedras y barricadas.

    Una joven resultó herida en un ojo, según imágenes difundidas por BTV. Los Mossos (policía autonómica de Cataluña) han detenido a 15 personas: 8 en Lleida, 2 en Barcelona y 4 en Vic. En total, 13 mossos han resultado heridos: 11 en Vic y 2 en Lleida.

    Los manifestantes han prendido fuego a contenedores a lo largo de Passeig de Gràcia. Varios dispositivos de antidisturbios custodian la zona, en especial la calle de Mallorca, donde se encuentra la delegación del Gobierno.

    “He salido de casa y me he encontrado con grupos de gente corriendo. No me he quedado en la manifestación porque tengo miedo de la Covid, pero defiendo la libertad de Hasél y a todos los que lo apoyan”, explica Haizea Alberdi, vecina de Gràcia. Los manifestantes se han concentrado sobre todo por la zona de Via Augusta. Se han saqueado también entidades bancarias.

    Los incidentes se han repetido también en Girona, donde unos 5000 manifestantes han caminado gritando consignas a favor de la libertad de Pablo Hasél hasta que han llegado a la subdelegación del Gobierno.

    Los manifestantes se han armado con las grandes piedras de una zanja en obras y con el contenido de los contenedores de cristal para lanzarlos contra la policía. Han colocado siete contenedores en la Gran Vía de Jaime I y los han utilizado como barricada para acercarse a los Mossos y arrojarles, también, señales de tráfico que han arrancado de la plaza U d’Octubre.

    También han provocado graves destrozos en las sedes de Bankia y del Banco Sabadell en la ciudad.

    Una situación similar se ha vivido en Lleida, donde han quemado una moto de la Guardia Urbana, han agredido a los agentes y han lanzado piedras, según han informado los Mossos a través de Twitter. En la Subdelegación de Gobierno ha habido lanzamientos de objetos contra la línea policial. En Vic, los manifestantes han destrozado los cristales de la comisaría de los Mossos d’Esquadra y también han atacado la sede de los juzgados. Los incidentes también se han repetido en Reus.

    Fuera de Cataluña, las cargas se han producido en Valencia. Unidades antidisturbios de la Policía Nacional han cargado este martes en plena plaza del Ayuntamiento de València contra varias personas que, tras una concentración sin incidentes en solidaridad con el rapero, han intentado manifestarse por las calles del centro de la ciudad.

    Se produjo forcejeo con los policías que les han dicho que no podían marchar por las calles, que no se había comunicado una manifestación, sino una concentración. El ambiente se ha ido caldeando. Entonces se han producido empujones de la policía e insultos a los agentes que han cargado para impedir que se realizara la marcha. Ha habido algunas cargas por calles adyacentes a la plaza, persecuciones y volcados de contenedores, uno de los cuales ha sido incendiado.

    Se han coreado mensajes como “esto es una mafia”; “lo llaman democracia y no lo es, es una dictadura y lo sabéis”; “Hasél, amigo, Valencia está contigo”; “llibertat presos polítics” y “València és antifeixista”.

    En varios vídeos subidos a redes sociales para denunciar la tensión vivida durante las cargas. En ellos puede verse tanto las intervenciones policiales como las carreras en el entorno de la plaza del Ayuntamiento, así como el helicóptero de la Policía Nacional sobrevolando la zona. Desde la Delegación del Gobierno no hay constancia de que se hayan producido identificaciones o detenciones en relación con estos hechos.

    Algunos medios señalan que Hasél, además tiene otra condena de dos años, en suspenso, por hechos similares, y que fue castigado a seis meses de prisión por agredir a un periodista. También fue condenado por pegar a un testigo desfavorable en un juicio. Estas dos últimas sentencias están recurridas.

    Los manifestantes han tirado huevos delante de la sede del PSC, en la Avinguda Blondel, han coreado consignas contra el PSOE y Unidas Podemos, y van en dirección a la Subdelegación del Gobierno en la capital leridana.

    La concentración ha comenzado con la canción Nuestras Libertades del rapero, al que este mismo martes han podido ver en la cárcel su compañera y su madre, -según miembros de la Plataforma Libertad Pablo Hasel-, después de haber ingresado en el centro penitenciario de Ponent (Lleida).

    También se registraron incidentes en otras localidades catalanas. Las sedes del PSC y el PP en Lleida fueron atacadas con el lanzamiento de huevos y puntura durante las protestas mientras gritaban “Vosotras fascistas, sois los terroristas”.

    En Girona también se lanzaron objetos contra la policía y quemaron contenedores al final de la manifestación a la que asistieron unas 5 000 personas.

    Tras la protesta un grupo lanzó objetos a los agentes, como señales de tráfico, montaron barricadas con contenedores y quemaron la puerta de una entidad bancaria, lo que provocó la intervención policial y de los bomberos para dispersarlos.

    En los incidentes han resultado heridos cinco agentes de la policía catalana, tres de ellos en Barcelona y dos en Lleida.

    (Con información de agencias)

     

    La policía detiene a Pablo Hasél en la Universidad de Lleida // El rapero catalán va a prisión por sus letras antimonárquicas y antifascistas // Convocan acto de solidaridad en Buenos Aires

    Resumen Latinoamericano, 16 de febrero de 2021.

    Desalojo en el rectorado

    Una treintena de personas ha tratado de impedir la detención del cantante en el tercer piso del rectorado donde se había atrincherado desde ayer para evitar ir a prisión.

    Numerosos agentes antidisturbios de los Mossos d’Esquadra han accedido sobre las 6.30 horas de la mañana de este martes en el rectorado de la Universidad de Lleida para detener al rapero Pablo Rivadulla Duró (Lleida, 1988), más conocido como Pablo Hasél, con el fin de cumplir con el ingreso en prisión ordenado por la Audiencia Nacional. 

    Dos horas después, se han llevado al cantante, condenado a nueve meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, sin que se hayan producido incidentes graves. Su detención ha sido rechazada por varias personalidades y entidades políticas, entre las que destacan el socio del Gobierno español, Podemos, y el vicepresidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonés, que critican los «déficits democráticos» de España

    El rapero, que ha pasado la noche en el rectorado junto a numerosos estudiantes tras atrincherarse ayer para evitar su encarcelamiento, aguardaba el desenlace en una esquina del tercer piso, protegido por una treintena de activistas. Una hora después de ingresar en el edificio, los agentes, por parejas, han iniciado el desalojo, una por una, de las personas que rodeaban a Hasél. 

    El último reducto de manifestantes, un grupo de unas diez personas, se ha sentado alrededor del cantante para ejercer resistencia pacífica. Estos también han sido desalojados, con cierta dificultad pero sin incidentes violentos. Tras disolver la barrera humana, los agentes han llegado hasta Hasél con quien han entablado una conversación, que no ha traspasado a los periodistas allí reunidos. 

    Finalmente, sobre las 8.30 horas, los antidisturbios han procedido a la detención de Hasél, que no ha mostrado resistencia. Los agentes lo han conducido fuera del edificio, donde lo han introducido en un coche policial.

    Antes de entrar en el vehículo de los Mossos, el rapero se ha dirigido a sus partidarios y a los periodistas allí presentes que captaban el momento y ha gritado: «¡Muerte al Estado fascista!». Los agentes le han llevado a la cárcel Ponent de Lleida, donde ha ingresado para cumplir su condena.

    Pese a las barricadas construidas durante la noche y la resistencia de los estudiantes, la detención se ha producido de forma pacífica, sin que se hayan registrado incidentes graves ni que haya constancia de heridos. En otras palabras, la policía no ha tenido que cargar contra los manifestantes. 

    Los momentos de máxima tensión se han producido al inicio, cuando los estudiantes han lanzado objetos y vaciado extintores para dificultar el paso de los policías mientras estos subían las escaleras del edificio. El portavoz de los Mossos ha precisado a la agencia Efe que no tiene constancia de lesiones entre los agentes.

    Durante la operación, una treintena de personas, que se había reunido en el exterior del edificio para dar apoyo al cantante, ha ido aplaudiendo la salida de cada uno de los estudiantes a medida que iban siendo desalojados. Hasta que finalmente ha salido Hasél acompañado de los agentes. Los allí reunidos han protestado contra la detención con consignas que pedían su libertad: «¡Pablo Hasél, llibertat!».

    Para llevar a cabo la detención, la policía catalana ha activado a primera hora de la mañana un amplio dispositivo policial compuesto por unas 30 furgonetas de su unidad de antidisturbios.  Lee también

    Durante la pasada noche, el medio centenar de estudiantes que se había encerrado en el rectorado junto al rapero han construido en las puertas del edificio barricadas, formadas con mesas y sillas encadenadas, para poner trabas a la detención. La policía, no obstante, ha podido sortear con facilidad los obstáculos, aunque el despliegue de objetos ha dejado una caótica estampa en el edificio.

    En el interior del edificio se encontraban también numerosos periodistas y reporteros gráficos, que han pasado la noche junto a los activistas y el propio Pablo Hasel. Ello ha facilitado la retransmisión en directo de cada uno de los pasos de la detención. Si bien la policía ha separado a los periodistas de los manifestantes, en todo momento ha permitido que los presentes captaran la operación con vídeos y fotografías. 

    Hasél se había negado a entrar voluntariamente a un centro penitenciario para cumplir una condena de 9 meses de cárcel por un delito de enaltecimiento del terrorismo con la agravante de reincidencia y por injurias y calumnias a la corona y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Esta condena se suma a los dos años de prisión impuestos en 2014 por la Audiencia Nacional, también por enaltecimiento del terrorismo, por la letra de algunas de sus canciones sobre los GRAPO, ETA o Terra Lliure.

    Justo ayer la Audiencia Nacional volvió a rechazar la suspensión de la ejecución de la condena a Hasél, al recordar que en 2017 fue condenado por un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad, y en 2018 por allanamiento de local. «Con este historial delictivo resultaría absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes, y también una grave excepción individual en la aplicación de la Ley, totalmente carente de justificación, la suspensión de la ejecución de la pena a este penado», argumentaba el tribunal.

    Mundo
    Ahí les Va.- Nord Stream 2 es un gasoducto que, con algo más de 1.200 km de largo, aumentará significativamente la exportación de gas ruso hacia Alemania. Pero a juzgar por algunas reacciones, es mucho más que eso....
    Mesa Redonda.- La política confrontacional de Estados Unidos contra Rusia se ha avivado en semanas recientes en diversos escenarios. ¿Cuáles son las motivaciones? ¿Qué impacto tiene esta disputa? Sobre el tema opina...
    Randy Alonso Falcón, Edilberto Carmona Tamayo - Cubadebate - Diseño: Edilberto Carmona Tamayo.- Las aprehensiones que ha levantado en algunos países la vacuna de AstraZeneca/Oxford, la campaña sucia de Estados Unidos contr...
    Lo último
    La Columna
    ¡Viva la memoria de la República!
    Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Es en este presente tan incierto cuando más debemos hablar y compartir sobre los esfuerzos, las esperanzas y las grandezas de aquella República Español...
    La Revista