David Rodríguez Fernández* - Cubainformación


Tribunal Internacional contra el Bloqueo a Cuba: Bruselas, 16 y 17 de noviembre de 2023 (Todas las informaciones y materiales)

Si el Mundo es conocedor de un crimen de guerra por parte de un Estado hacia un pueblo o una minoría, no puede callar ni dejar de actuar para acabar con la injusticia. Además, tiene la obligación de juzgar los crímenes, condenar a sus autores y compensar a las víctimas. Este es el consenso al que llegó la comunidad internacional tras la cruenta II Guerra Mundial. Así sucedió con el nazismo alemán tras perder la guerra y ser juzgados en los Procesos de Núremberg los autores del genocidio planificado y ejecutado hacia otros pueblos. No obstante, la realidad nos ha mostrado que existen genocidios olvidados, ocultados o “justificados”, y que han sido los Tribunales Populares, impulsados por organizaciones y personalidades sensibles a la violencia estructural y al expolio del capitalismo, quienes han abordado los crímenes incómodos para el gran poder imperial: el genocidio armenio por parte del gobierno de Turquía, los crímenes de guerra en Vietnam cometidos por EEUU, las matanzas de campesinos por parte de paramilitares en Colombia, o la explotación de la naturaleza y los recursos soberanos por parte de empresas multinacionales en América Latina y África son algunos ejemplos. Estos Tribunales, a pesar de no tener legalidad vinculante, tienen una legitimidad moral y suponen un altavoz para elevar el conocimiento de la injusticia en la opinión pública, así como para movilizar a las sociedades para acabar con ella.

Por otro lado, la impunidad vergonzante que EEUU e Israel exhiben ante el resto del mundo, coaccionando o desautorizando a las propias Naciones Unidas, coloca al resto de países ante la disyuntiva de tomar partido o mirar hacia otro lado. El caso del ilegal e injusto bloqueo económico, comercial y financiero de EEUU a Cuba es un claro ejemplo. A pesar de que la Comunidad Internacional rechaza el bloqueo contra Cuba, como se vio el pasado 2 de noviembre en la votación de la Resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba“, donde 187 países votaron al lado de Cuba dejando aislados a EEUU e Israel, con la abstención de Ucrania, aquella no obliga a EEUU a eliminar esta política al no ser vinculante la resolución final. Incluso, si la causa llegara al Consejo de Seguridad, la única instancia legitimada para aplicar sanciones desde las Naciones Unidas, EEUU ejercería el derecho de veto, a pesar de la voluntad mundial, como ha demostrado con otras injusticias como el genocidio de Israel hacia Palestina. Soberbia imperial ante una ineficaz Comunidad Internacional que acaba siendo también rehén de las presiones de EEUU.

Por ello, más allá de las necesarias declaraciones y resoluciones que muestran los apoyos a Cuba y el aislamiento de EEUU, hay que seguir incrementando la presión mundial para acabar con esta política que el canciller cubano, Bruno Rodríguez, califica como “un acto de genocidio (...), un acto deliberado de guerra económica” con el propósito de debilitar la economía cubana, provocar hambre y desesperación en su pueblo y derrocar al gobierno. Por su parte, expertos internacionales, relatores independientes de Naciones Unidas y organizaciones solidarias catalogan el bloqueo a Cuba como acto de guerra en tiempo de paz que viola los Derechos Humanos de todo el pueblo cubano, como un genocidio que pretende matar lentamente con intereses injerencistas hacia la isla, como un delito que debe ser juzgado y condenado, así como compensadas sus víctimas.

Los días 16 y 17 de noviembre en Bruselas tendrá lugar un Tribunal Internacional Popular que se propone denunciar el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EEUU a la Isla desde hace más de seis décadas. Esta acción servirá para sumar voces a la defensa de los derechos democráticos, la soberanía y la libertad de los pueblos. Está convocado por la Asociación Internacional de Juristas Democráticos, el Grupo de la Izquierda en el Parlamento Europeo, el PIE y el Gremio Nacional de Abogados de Estados Unidos. Asimismo, también suscriben la iniciativa el Foro de Abogados y Abogadas de Izquierda-Red de Abogados Demócratas de España, la Conferencia Nacional de Abogados de Estados Unidos, el Movimiento de Solidaridad con Cuba en Europa, organizaciones sindicales y asociaciones de cubanos y cubanas residentes en el viejo continente.

Con este Tribunal Internacional, que contará con la participación de destacados juristas y activistas de distintos sectores, se denunciará el carácter extraterritorial del bloqueo contra Cuba especialmente en el suelo europeo, y la inclusión de la mayor de las Antillas en la unilateral lista de Washington de países patrocinadores del terrorismo, que refuerzan el carácter violatorio del Derecho Internacional de la política estadounidense hacia la isla. EEUU, como Estado que aplica una política de guerra criminal contra todo un pueblo, debe ser juzgado y condenado, así como compensar al pueblo de Cuba por los daños provocados en estos más de 60 años.

Serán dos días de una demostración incuestionable, con rigor jurídico, argumentos, pruebas documentales y testimonios de la violación masiva de los Derechos Humanos que supone el bloqueo no solo para Cuba, la principal víctima, sino también de los pueblos europeos y la comunidad cubana residente en Europa.

Se analizará y juzgará cómo el bloqueo viola el Derecho Internacional Público, el Derecho Internacional Privado y las leyes del Comercio Internacional, mostrará qué consecuencias tiene para Cuba estar dentro de la lista que EEUU elabora de países patrocinadores del terrorismo y cómo EEUU trata de aplicar de manera extraterritorial el bloqueo a pesar de negarlo y manipulando la información, y denunciará cómo afecta el bloqueo a la cooperación, la solidaridad y el intercambio científico, cultural y empresarial a Europa.

Tras el Tribunal Internacional hay muchos retos en esta lucha global. Este Tribunal debe suponer un salto cualitativo y cuantitativo en nuestra lucha al lado de Cuba para eliminar el bloqueo, de tal manera que esta causa justa impregne a toda la sociedad hasta que se convierta en un huracán de solidaridad que obligue a EEUU a poner fin al bloqueo. Esto pasa por fortalecer y ampliar el movimiento mundial contra ese cerco.

¿Cómo acompañar la resistencia creativa de Cuba que araña cada día un pedazo del bloqueo? ¿Cómo acabar con la aplicación extraterritorial del mismo que afecta a la soberanía nacional y a los intereses económicos de terceros países y empresas? ¿Cómo presionar a EEUU desde las instancias internacionales para que elimine el bloqueo? ¿Cómo hacer para que los productos, resultado de los avances científicos cubanos en salud, se comercialicen en nuestros países? ¿Cómo mostrar la verdad de Cuba más allá de la manipulación mediática interesada en mantener el injusto e ilegal bloqueo? El Tribunal Internacional debe generar nuevas acciones para sensibilizar y movilizar a las sociedades y a sus gobiernos para romper el bloqueo, para apoyar la razón y la justicia, la Carta de la ONU y el Derecho Internacional, para que dejen a Cuba vivir en paz, porque Cuba y el Mundo estarían mejor sin el bloqueo.

* Miembro de la Comisión Jurídica del Tribunal Internacional contra el Bloqueo a Cuba, de la Junta Directiva de la Asociación Valenciana de Amistad con Cuba José Martí y de la Mesa de Coordinación del Movimiento Estatal de Solidaridad con Cuba (MESC), así como Miembro de Honor de la Fundación Nicolás Guillén de La Habana.

Opinión
Gustavo de la Torre Morales, de la Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí, ha realizado este video....
El Chalú de Barcelona realizó esta directa en apoyo a nuestro medio....
El ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Excmo. Sr. Serguei V. Lavrov, llega a Cuba en abril de 2023. Foto: CubaMinrex....
Lo último
La Columna
La Revista