Canal Caribe.- El 9 de enero de 1992 fueron asesinados 4 jóvenes que custodiaban la Base Náutica de Tarará, en el este del litoral habanero. Había un contexto de aliento a las salidas ilegales por parte de EstadosUnidos. Se cometieron numerosos actos vandálicos que incluían robos y secuestros de embarcaciones. Aquella madrugada fueron asesinados el soldado Orosmán Dueñas Valero, de Tropas Guardafronteras, el sargento de tercera Yuri Gómez Reinoso, de la Policía Nacional Revolucionaria; y el custodio Rafael Guevara Borges, a quienes atacaron a traición y acribillaron a balazos. Fue herido el sargento de primera Rolando Pérez Quintosa, agente de la Policía, quien murió semanas después.


El crimen de Tarará

Cubadebate

Hoy se cumplen 31 años del crimen de Tarará, cuando un grupo de delincuentes atacó la base náutica de esa zona al este de La Habana, con el propósito de robar una embarcación y huir hacia Estados Unidos.

En la acción fueron ultimados los combatientes Orosmán Dueñas, Yuri Gómez y Rafael Guevara, mientras Rolando Pérez Quintosa resultó gravemente herido.

El propósito de los siete asaltantes era llegar a Estados Unidos para acogerse a la Ley de Ajuste Cubano, pero la fuga se frustró y con las declaraciones del sobreviviente y la acción coordinada de las fuerzas del orden y del pueblo, los autores fueron apresados y juzgados.

Durante 37 días Pérez Quintosa, de 23 años de edad, luchó por su vida pero con cuatro disparos en su abdomen falleció el 16 de febrero, a pesar de los esfuerzos médicos y la solidaridad de la población.

Para rememorar los sucesos, Cubadebate propone a sus lectores el artículo Rolando Pérez Quintosa: De la tristeza infinita y el orgullo incólume, de Abdiel Bermúdez y Ana María Domínguez.

 

Rolando Pérez Quintosa: De la tristeza infinita y el orgullo incólume

Abdiel Bermudez Bermudez, Ana María Domínguez Cruz

Cubadebate / Juventud Rebelde

Al salir de su casa para nunca volver, Rolando Pérez Quintosa tiró a broma aquella expresión de Juana: «Cuídate, hijo, no sea que te vayan a matar»

¿Cuánto le duele a un hijo no haber podido conocer a su padre? ¿Cuánto soporta una madre cada día al recordar que a su hijo lo asesinaron hombres desalmados que, a cualquier precio, deseaban salir ilegalmente de Cuba? ¿Cuánto llora en silencio cada noche la esposa que crió sola a su pequeño y que no olvida el último beso que le diera su amado?

Hace justo diez años que visité la casa de Rolando Pérez Quintosa, el único sobreviviente de los cuatro jóvenes víctimas de los sucesos de Tarará del 9 de enero de 1992 y que, 37 días después, falleció. Recuerdo cuánto se me cerró el pecho al ver los ojos tristes de Juana, la madre; de María Cristina, la esposa; de Rolandito, su hijo.

"Asesinar es repugnante, asesinar a hombres desarmados y amarrados es monstruoso…", expresó Fidel en aquel momento. Décadas después sigue siendo uno de los dolores más grandes que ha vivido esa familia. El orgullo por saber que el más joven Héroe de la República de Cuba cumplía con su deber revolucionario se entrelaza con la tristeza infinita de saberlo ausente y el ímpetu de educar a su hijo en los mismos principios que su padre defendió.

Rolando Pérez Labrada, el hijo de Rolando Pérez Quintosa, me contó en aquella visita que conocer a su padre a través de fotos e historias de la familia es lo único que ha podido hacer. No jugaron pelota ni pescaron juntos, no compartió con él las alegrías por sus buenas notas ni pudo aconsejarle en los momentos
difíciles de su vida. Sin embargo, lo siente presente en todo momento.

Hasta ese día en que me senté en la sala de esa casa, no había imaginado cómo puede sentirse un niño cuando en el aula, en la clase de Historia, la maestra comienza a hablar de un hecho cuyas consecuencias él sufre a diario. Entonces comprendí a Rolandito, porque es indescriptible esa mezcla de emociones y porque se construye retos todos los días para serle fiel a su papá.

El joven suboficial Rolando Pérez Quintosa, de 23 años, dejó en la cuna a su hijo con solo cinco meses, se despidió de su madre y de su esposa y se fue a trabajar. Horas después, mal herido y golpeado,  encendió y apagó la luz varias veces para llamar la atención de las otras fuerzas de apoyo que llegaron a Tarará a socorrer. Ya habían muerto Orosmán Dueñas Valero, Rafael Guevara Borges y Yuri Gómez Reinoso, y Pérez Quintosa fue quien identificó a uno de los sujetos que intentó robar una embarcación.

Los delincuentes fueron encontrados. Luis M. Almeida Pérez y René Salmerón Mendoza fueron condenados a la pena máxima. A los demás se les impusieron sanciones por piratería y complicidad de asesinato de 30, 25 y 15 años de privación de libertad.

Al mismo tiempo, todo el personal de salud que atendió a Pérez Quintosa en el hospital hizo más de lo posible por propiciarle la total recuperación. El propio
Fidel visitó la sala, dialogó con los médicos y enfermeras e insistió para que no se escatimaran esfuerzos y recursos. No pudo hacerse el milagro. El 16 de febrero, quien hoy tendría 54 años, murió. Y aunque cada jornada lo ponía en peligro, con certeza no imaginó que aquella sería la última de su vida.

Contra Cuba
Es un comunicado de las asociaciones de amistad Euskadi-Cuba y de la emigración cubana “Sierra Maestra-Euskadi” y “Desembarco del Granma”....
Foto: FB de la Asociación Cubano-Vasca Demokrazia Kubarentzat....
Mary Rodríguez - Razones de Cuba
Lo último
La Columna
Alejandro, Ana y los colores de Sala Negra
Al ser humano le es propio contar historias, dar una explicación a lo que sucede, quizás por eso la antigüedad del teatro data de dos mil seiscientos años, mucho antes que las misas. La misa es también la representaci...
La Revista