Ramón Pedregal Casanova


El imperialismo es el estadio superior del capitalismo y en su desarrollo mediante la explotación humana y de las riquezas naturales de los pueblos y países busca la expansión. El ideario imperialista se conforma en el supremacismo, el racismo, el odio y el desprecio del resto de la humanidad. La agresividad es natural al imperio, el imperialismo viene dado por las conquistas territoriales, conllevan masacres, genocidios, desapariciones de pueblos enteros, la historia de la creación de EE. UU. es eso mismo. No por casualidad el ideario, el programa de conquista y la misma práctica es la que empleo la Alemania nazi contra la Unión Soviética, y es el mismo programa que emplea el sionazismo en su conquista de Palestina. La agresividad le es inherente, es su esencia, forma parte principal de su ser, es su propia naturaleza, no hay nada en el exterior que la cree. El mismo diccionario expone que el imperialismo es el dominio de un estado sobre otro mediante la fuerza. Lenin en su ensayo “El imperio y la escisión del socialismo” indicaba tres puntos que mostraban su desarrollo: “Monopolista, parasitario, y agonizante”

¿Qué motiva al imperialismo?: para continuar obteniendo plusvalía el capitalismo necesita explotar cada vez más, y el imperialismo como estado superior del capitalismo se alimenta de la expoliación de las materias primas y la explotación de la mano de obra de los restantes pueblos. La revolución industrial del capitalismo se creó con las riquezas materiales de los pueblos a los que sometían los europeos, petroleo, oro, plata, mano de obra esclava, … hasta las tierras y el guano, el arroz, el té, ... se lo llevaban de Irlanda, de la India, de Latinoamérica, de África, de Oriente Medio y Asia. De la misma forma han impuesto su ideario cargado de racismo, el supremacismo en el que han justificado y justifican hoy sus crímenes de lesa humanidad a lo largo de toda su existencia, son bien conocidos los crímenes que encabezaba Churchil, o mejor dicho la monarquía y la burguesía inglesas en la India, país en el que asesinaron a 165 millones de indios en 40 años, recomiendo el artículo https://izca.net/2023/04/20/el-imperio-britanico-mato-a-165-millones-de-indios-en-40-anos-como-el-colonialismo-inspiro-el-fascismo/#:~:text=Si%20usamos%20esto%20como%20l%C3%ADnea,esta%20es%20una%20estimaci%C3%B3n%20conservadora

y la lectura del libro Barco de esclavos: La trata a través del Atlántico, su autor es Marcus Rediker. En todas sus colonias de todos los continentes, actuaban con igual intención que la monarquía y la burguesía inglesa, tanto Alemania, como Francia, Italia, España, los Países Bajos, Portugal, … todos encabezados hoy por EEUU e integrados en la OTAN, habiendo extremado su explotación con la absorción de élites que les hacen el trabajo de robo y división social para extraer de ellos los recursos: siempre, antes y ahora, el imperialismo ha alimentado su estilo de vida con tan supremacista, antihumano, divisionista, aberrante comportamiento. Borrel, representante de la Unión Europea, ha expresado en pocas palabras lo que gusta al imperialismo estadounidense de su servicio al otro lado del Atlántico, la concepción esclavista e imperial de toda la Historia: “Europa es un jardín y el mundo es la selva.”

En el poder explotador va incluido el poder de dominación cultural, que forma parte del estilo de vida, de ahí la importancia que le dan al control de los medios de difusión, en lo que emplean miles y miles de millones, en ello entran desde Hollywood, fundaciones, periódicos, emisoras de radio y televisión, cadenas de producción y distribución de visión imperialista que subyace o es vendida, y hasta regalada, de forma transparente, la violencia contra los de abajo, contra los explotados, contra la clase trabajadora, contra los pueblos a los que oprime o ansía volver a oprimir, otro punto de partida capitalista imperial se dirige desde los modelos educativos de sumisión, sin raíz histórica o deshumanizada y clasista y patriarcal, la producción de literatura y arte con la carga burguesa, individualista, acrítica, la censura sobre sus tropelías en la comunicación tradicional y mediante las redes sociales, la eliminación de todo posicionamiento en defensa de la transformación social en favor de la resistencia a la explotación, el fomento en todos los medios comunicacionales del vacío mental, del apoliticismo, del negacionismo de la lucha de clases, y para eso invierten en el entretenimiento y distracción de la realidad, … Para el imperialismo, el capitalismo, la gran burguesía, todo lo que entra en la sociedad capitalista es objeto de su control sistemático, su poder se asienta en ello, pues la dominación de la guerra de clases exige del campo de batalla por la formación cultural e ideológica la “normalizar” de su ideario: eliminar o condenar cualquier forma crítica, integrar variantes de sus contradicciones, e inducir al rechazo de cualquier búsqueda unitaria y social de alternativas, sabiendo que el mantenimiento de semejantes premisas, con el aparato de fuerza estatal capitalista, siempre a la espera de la orden de intervención, consolida su dominio.

En el aparato de “normalización” encontramos organizaciones que muestran apariencias de representar “faltas” en el sistema de opresión, para ese papel disponen de numerosas ONGs que se dan golpes de pecho hablando de “justicia” en los más diferentes conflictos, nacionales e internacionales, y con ello tratan de modelar el malestar, el exabrupto, la queja, haciendo de contenedor, interpretando y redirigiéndolo al ideario capitalista-imperialista, mostrándose como opinadores y jueces “imparciales”, léase Amnistía Internacional, Human Rights Watch, universidades, entre otros, Pilatos de “el jardín” de UE, Borrell, lo que significa dar un servicio al imperialismo. 

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Y, Palestina es Palestina. Presidente de AMANE, perteneciente a la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro de la Red en Defensa de la Humanidad e Integrante de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN.

 

La Columna es un espacio de opinión personal y libre de las personas autoras y no necesariamente tiene por qué representar la de Cubainformación.

La Columna
“Doy testimonio ahora de la entereza moral, de la pureza absoluta del general Sandino. Me consta que en México recibió ofertas repetidas de considerables sumas de dinero, con tal de que abandonara su lucha en las Segovias, y que e...
Los sionazis se emplean en la “limpieza étnica” de Palestina, ¿hay alguna duda respecto a lo que hacen en Gaza? Lo declaran y lo confirman con cada uno de sus actos. Y los gobiernos de la UE callan, llaman terrorista al agre...
En Madrid, en un edificio situado entre la plaza de Cibeles y la Puerta de Alcalá, militantes solidarios con Gaza Palestina han puesto sobre el anuncio de Macdonald que cubre toda la fachada, el llamamiento al boicot a la multinacional hamburg...
Lo último
La Columna
La Revista