Por Justo Cruz*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- “Yo jamás he permitido que ese odio entre a mi mundo”. Esta frase la escuche decir a Dr. Belinda Sánchez Ramírez directora de inmunología e inmunoterapia del Centro de Inmunología Molecular de La Habana hace algunos meses en Bruselas durante las secciones del Tribunal Internacional Contra el Bloqueo que se celebró en el Parlamento Europeo los días 16 y 17 de noviembre del 2023.El Tribunal había sido convocado en la Cumbre de los Pueblos de julio del mismo año en la misma ciudad por organizaciones políticas, sociales y de juristas de Europa y Estados Unidos.


Habíamos acabado de ver el video titulado “La gota de agua” producido por “Resumen Latinoamericano”. El documental refleja de forma impactante,a través de la triste historia de la pequeña Natali Rodriguez Méndez,los daños y sufrimiento que ha generado la política de asfixia de EEUU contra Cuba por más de 60 años.Nataly es una niña cubana de apenas cinco años que padecede cáncer, una víctima más que no se salva del impacto de una ley inhumana que no le permite recibir los medicamentos adecuados para que su diminuto cuerpo pueda combatir esa enfermedad.

Recuerdo que al terminar la proyección del documental reinó un silencio total en la sala. Muchos de los allí presentes estábamos muy conmovidos, atónitos y con lagrimas en los ojos después de haber vivido esa triste historia llena de tanto amor y sufrimiento de la cual una joven familiacubana estaba siendo protagonista en contra de su propia voluntad.

¿Cuánto más tiene que sufrir el pueblo cubano para que la Casa Blanca elimine ese inhumano bloqueo de una vez y por todas?

Después de haber visto el documentalalgunos nos acercamos a su realizadoraYaimi Ravelo, también presente en la actividad en busca de más informaciones sobre el caso. Todos estábamos interesados en saber como podíamos ayudar a la pequeña Natali. Entre nosotros estaba también la destacada científica cubana Belinda Sánchez.Mientras conversábamos alguien se acercó a nuestro grupo para comunicarnos que frente al Parlamento un grupo de no más de 10 cubanos estaban exigiendo a gritos y chillidos incoherentes más bloqueo económico, comercial y financiero contra su propia gente en Cuba y nos llamaban a nosotros traidores porque estábamos allí luchando contra ese mismo inhumano bloqueo.Individuos que suelen llamarse entre sí “patriotas”.

Me explico: Mientras nosotros dentro de la sala estábamos tristes y apesadumbradosante tanta injusticia,afuera un grupo de nacidos en Cuba estabaexigiendo más bloqueo y por consiguiente más sufrimiento para la familia cubana. ¿Cómo se puede entender esto? Preguntaba un europarlamentario en la sala.

¿Cómo se puede sentir patriota alguien que con sus actos lacere el bienestar de su propia gente?

Hace unos días viendo la entrevista a la destacada científica cubana Belinda Sánchez en la Mesa Redonda me vino a la mente aquella escena vivida en el Parlamento Europeo en Bruselas y las palabras de la Doctora que con firmeza y una dulzura indescriptible sentenciaba:“Yo jamás he permitido que ese odio entre a mi mundo”.

En su intervención en representación de los científicos cubanos la Dr. Belinda testificaba ante el Tribunal cómo el genocida bloqueo del Gobierno de los Estados Unidos ha afectado y afecta desde hace década la labor científico-técnica en Cuba. Como se le dificulta a nuestro país adquirir los reactivos e insumos necesarios para la investigación científica y la producción de medicamentos procedentes de EEUU, lo cual encarece el proceso de compras hasta un 20%,ocasionando costos adicionales valorados en millones de dólares. Nos informó también sobre la prohibición de comprar equipamiento para la investigación y la producción que contengan un 10% o más de componentes estadounideneses o cómo se le niega la visa a los científicos y especialistas cubanos para viajar a EEUU impiéndoles participar en congresos como el ASCO Meeting, el congreso internacional más importante de cáncer que se realiza en el mundo. Belinda habló del COVID-19 y de cómo los científicos cubanos con amor, resistencia y voluntad se crecieron ante la Pandemia y cómo bajos difíciles condiciones de trabajo y pocos recursos lograron crear los candidatos vacunalespara proteger al pueblo cubano.

¿Cómo puede haber un “patriota” cubano que niegue la existencia de ese bloqueo?

Después me acerqué a ella, ardía en deseo de saber más sobre todo el proceso vivido en aquellos días difíciles en que muchos cubanos como yo desde lejos no podíamos pegar los ojos de preocupación pensando en la suerte que estaban corriendo nuestros familiares en Cuba. Estaba muy orgulloso de tener la oportunidad de conocer a una de las científicas cubanas que había creado la vacuna que le había salvado la vida a mi gente en Cuba.

Las cosas que me contó Belinda fueron fascinante. Me contó de cómo Cuba a pesar de no poder contar a tiempo con todos los reactivos necesarios para la etapa de investigación, a pesar del permanente bloqueo al acceso a los insumos y reactivos imprescindibles para la producción, esos ciéntíficos cubanos pudieron desarrollar 3 vacunas y 2 candidatos vacunales contra la Covid-19, que permitieron proteger a toda nuestra población adulta y a todos nuestros niños a partir de los 2 años. Me contó como tuvieron que utilizar todos los insumos que tenían almacenados para desarrollar otros medicamentos y ponerlos todos en función de la investigación de las vacunas contra la pandemia. También me habló de como reaccionaron el día que habían logrado el primer candidato vacunal y de la frase que utilizaron para describir el momento, la cual me reservo porque tanto el momento como la frase le corresponde solo a ellos. Fue una frase llena de cubanía.

¿Cómo es posible que muchos cubanos ahora pretendan revisar la historia de Cuba ignorando el crimen de lesa humanidad que significó no levantar el bloqueo contra el pueblo cubano en medio de la crisis provocada por COVID-19?

¿Como es posible que mientras Jerome Fauré, director del Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre (Oxfam) condenaba enérgicamente el bloqueo estadounidense “debido a que es una política de medidas unilaterales que limitan el desarrollo de la economía de Cuba y el sustento del pueblo cubano”.... y que profundizan  “los graves efectos de la pandemia”, habían cubanos en otras partes del mundo exigiendo que no se levantara ese bloqueo?

¿Cómo es posible olvidar cuando el gobierno de Donald Trump bloqueó la entrada a Cuba de material sanitario donado por Jack Ma, fundador de la compañía china Ali Babá, entre el que había máscaras antivirales, reactivos de diagnóstico y ventiladores, todas herramientas vitales para combatir el COVID-19? La compañía estadounidense que iba a transportar los materiales desde China se escudó en la ley Helms-Burton para no realizar el envío a la Isla.

¿No puede ser catalogado este acto como un crimen de lesa humanidad?

¿Cómo es posible que en virtud de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulada, “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los EEUU contra Cuba”, apoyada por 187 países y rechada solo por EEUU e Israel, con una abstención; hayan cubanos en el mundo que todavía apoyen esa política retrógrada e inhumana contra su propia gente?

Yo conozco a muchos de esos”patriotas”, en Berlín, Dresden, Miami, Madrid, Barcelona.Individuos que para justificar sus felonías se llamanentre ellos mismos “patriotas”, pero ya lo dijo uno de ellos que se destaca por ser un poco menos incongruente cuando sentenció: “Yo no creo en patriota que no quiera a su madre, porque el que no quiera a la madre no puede querer a la patria, eso es mentira(...), el que no tenga 100 pesos aquí y no quiera mandarle 100 pesos a su hijo, no puede ser patriota”. ¿De qué patria tú me hablas?(.....) ¿Hasta cuándo la gente se va a dejar engañar?”

¿Hasta cuándo va a durar este martirio?, diría yo.

Para mí esos cubanos no son patriotas, no pueden ser ni tan siquiera cubanos,no son más que odiadores sin escrúpulos, individuos a los cuales yo tampoco permitiré que entren más a mi mundo. Esta será también, gracias a Belinda , mi máxima para este año 2024.

Te aconsejo que hagas lo mismo y vas a encontrar la paz para tu alma cubana.

No más odio ni odiadores.

 

*Justo Cruz, residente cubano en Alemania, Coordinador de Cuba Sí.

Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

La Columna
Por Justo Cruz*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación...
Por Justo Cruz*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- “Yo jamás he permitido que ese odio entre a mi mundo”. Esta frase la escuche decir a Dr. Belinda Sánchez Ramírez directora de inmunolog&ia...
Por Justo Cruz*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- A principios de este año el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a la plataforma de alojamiento Airbnb a pagar 91,172,29 dólar...
Lo último
La Columna
ILP
Gerardo Moyá Noguera*.- El pasado día 9 de abril  se presentó en el parlamento en Bruselas la iniciativa  legislativa popular, sí, popular..Han oído y leído bien?  con la única pretensi&...
La Revista