Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Un artículo de Justo Cruz con el título ““Periodismo de Barrio”: Una idea muy buena y fructifera, a primera vista” ha desatado un verdadero lichamiento contra ese cubano residente en Alemania y, de paso, también contra el autor de este blog.


Primero fueron los insultos de la gestora de Periodismo de Barrio por haber “republicado” el texto de Cruz; han seguido mentiras evidentes recibidas con impunidad por un grupo de adoradores tan necesitados de una bandera para sus ataques que se van con la primera bola y una jauría de trolls que convirtieron aquel  post en el más comentado de la historia de este blog.

Otros,  más inteligentes, han tratado de transformar la denuncia de una maquinación al margen del conocimiento de los invitados, documentada con declaraciones e informes de  sus mismos gestores y anunciada por el gobierno de EEUU luego del 17D, en un enfrentamiento generacional, presentándola como resistencia “conservadora” a la imprescindible renovación del periodismo cubano. Las mismas voces han tratado de hacerlo ver, además, como una absurda e inviable oposición a que nuestros jóvenes profesionales de la comunicación viajen e intercambien, e incluso se ha dicho que se les ha acusado de “contubernios con la CIA“.

A quienes intentan manipular de esa manera les repito acá lo que escribí cuando me referí a los elementos aportados por Cruz:

“Obviamente, estos elementos los desconocen los jóvenes cubanos que pueden haber acudido de buena fe al Workshop en Alemania y los insultos lanzados nunca han respondido la pregunta de Justo Cruz que las declaraciones y financiamientos a terceros anunciados por el Departamento de Estado hacen muy vigente: ¿Es posible hacer periodismo independiente en Cuba, si se recibe dinero de una ONG extranjera?”

No sorprende entonces que se omitan -porque necesitan omitirlas para imponer esas distorsiones- las referencias al segundo post de Cruz sobre el tema y se desdeñe la información de la directiva de la Fundación Panter del diario Taz -allí reproducida- sobre los objetivos y el origen del ya célebre Cuba Workshop  en Berlín, su relación declarada con el cambio de política de EEUU hacia la Isla, los otros países destinatarios de eventos similares, todos ¿casualmente? en el blanco de la política estadounidense (Rusia, Ucrania, Moldavia, Georgia, Armenia, Azherbaizhan y Myanmar) y en buena parte escenario de “revoluciones de colores” y “golpes suaves” y  su clara afirmación de que “en Reporteros Sin Fronteras (RSF) tenemos un socio de gran experiencia”.

Claro, y era de esperar,  que los insultantes hayan destilado aquí y en otros lugares como la red social Facebook su “asco” por los comunistas a raíz de esta polémica, pero lo increíble es que lo que resultaría imperdonable en cualquier persona que trabaje con la información se ha olvidado para la gestora de Periodismo de Barrio por profesionales vinculados a este oficio.

Ella no sólo ha insultado sin fundamento sino que ha faltado a la verdad en al menos tres aspectos (la relación del Workshop con Reporteros sin Fronteras, su negada afirmación en una entrevista sobre el financiamiento de Periodismo de barrio procedente de una ONG sueca,  y la presentación como “colega de un medio estatal cubano” de quien no lo es). Sin embargo, haga lo que haga y diga lo que diga, sabemos que para algunos su legitimidad e integridad están fuera de duda porque, como antes Yoani Sánchez, es una joven mujer y talentosa profesional que se enfrenta inocentemente  al aparato de la burocracia estatal y sus servidores a sueldo aunque ese sueldo sea risible con respecto a lo que ella pagará a sus empleados.

Así, a unos se nos pone a decir lo que no dijimos, y a quien ha mentido, como si periodismo y verdad no guardaran ninguna relación, se le esconden sus falsedades e insultos para convertirla en heroica e impoluta defensora de la libertad de expresión y desearle éxitos en su mesiánica y desinteresada iniciativa.

Como guinda de este pastel, la publicación contrarrevolucionaria Diario de Cuba, como RSF, financiada por la National Endownment for Democracy (NED) de la que hasta The New York Times (marzo de 1997) ha dicho que

“se creó hace 15 años para realizar públicamente lo que la Central Intelligence Agency (CIA) ha hecho subrepticiamente durante décadas. Gasta 30 millones de dólares al año para apoyar a partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos en decenas de países

acaba de atacar a la joven camagueyana que escribió un apasionado testimonio sobre el Workshop en Berlín por su referencia crítica a RSF. En el blanco de Diario de Cuba estamos juntos esa joven y este blog “oficialista” pero a Periodismo de Barrio ni a su gestora los tocan ni con el pétalo de una rosa. Cuando coinciden los trolls de la gusanera y la maquinaria de propaganda financiada oficialistamente por EEUU contra Cuba, puedes cerrar ojos y oídos pero eso no va a cambiar la realidad.

A datos se responde con datos. Cuando aparezcan los de quien ha respondido con insultos al demostrale que miente los tomaré en cuenta. Mientras tanto, no me creo esa historia y, lamentablemente para los linchadores, les tengo una mala noticia: No pienso callarme.

La Columna
Iroel Sánchez - La pupila insomne.- Hace cinco años el medio argentino Página 12, en ocasión del comienzo del primer mandanto como Presidente de Miguel Díaz-Canel, me hizo estas preguntas, estas fueron mis respuesta...
Iroel Sánchez - La pupila insomne.- Una breve historia.El periodista español Pascual Serrano es uno de los periodistas que ha sido expulsado de medios de comunicación de propiedad privada en su país a partir de su postura ...
Iroel Sánchez - La pupila insomne.- Intervención en el Coloquio Internacional sobre Comunicación Política Patria, Casa de las Américas, La Habana, 13 y 14 de marzo de 2023...
Lo último
La Columna
Que suenen los timbales
Rosa Miriam Elizalde - Un submarino ruso surcó las aguas cubanas el otro día. En realidad, no fue solo un sumergible el que hizo el bojeo por la costa norte de Cuba. El grupo de barcos de la Flota del Norte que llegó a los mares ...
La Revista