Artur González / Heraldo Cubano.- Los yanquis insisten en financiar y planificar acciones subversivas para derrocar a la Revolución cubana, porque no aceptan tener un vecino que los enfrenta con valentía, unidad e inteligencia, para mantener con mucho sacrificio su proceso socialista, a pesar de los múltiples planes y actos terrorista generados por el gobierno y la CIA.


El odio enfermizo de los Estados Unidos comenzó antes de 1959, cuando no pudieron evitar la victoria del ejército rebelde encabezado por Fidel Castro, como habían proyectado.

Nada ha cambiado en su política anti-cubana.

El recrudecimiento de la guerra económica, comercial y financiera de Estados Unidos contra Cuba, pretende lograr el desencanto y el desaliento del pueblo, a partir de las penurias incrementadas y sostenidas durante más de medio siglo.

Su línea de trabajo consiste en perseguir todas las entradas de divisas a la Isla y para eso fortalecen sus campañas mediáticas con vistas a afectar el turismo, la colaboración médica internacional y la inversión extranjera directa.

Ahora insisten en presionar a la Unión Europea para que suspenda el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación Unión Europea-Cuba, porque este permite beneficios económicos y comerciales. Para eso, el pasado 27 de febrero 2024, a propuesta del eurodiputado Javier Nart, con el respaldo de los grupos de derecha y extrema derecha integrados por los partidos españoles PP, Vox y Cs, llevaron a discusión en el pleno del Parlamento Europeo, una moción de condena a Cuba por la supuesta violación de los derechos humanos.

Hipócritas que plegados a Washington cumplen sus órdenes, mientras callan sobre los muertos causados por la represión en Perú, los chilenos que perdieron sus ojos por disparos de la policía y cumplen prisión aun sin ser juzgados, al igual que las salvajes golpizas propinadas por los agentes franceses contra los llamados “chalecos amarillos” y el genocidio de Israel al pueblo palestino con el apoyo yanqui, sin que el Parlamento Europeo haya aprobado una sola resolución de condena.

Como lobos hambrientos, insisten en provocar disturbios callejeros en Cuba, como han hecho en otros países de Europa y el Medio Oriente, y en busca de ese objetivo trabajan por evitar que Cuba obtenga divisas frescas para la compra de petróleo, alimentos, medicinas y otras materias primas necesarias para su desarrollo.

Un estimado de inteligencia elaborado por la CIA el 12 de diciembre de 1963, permite analizar cuál es su estrategia permanente contra la Revolución cubana, al aseverar:

“[…] en gran medida los problemas que enfrenta el régimen de Castro son resultado de la política de aislamiento económico y político de los Estados Unidos, así como otras medidas de hostilidad y sabotaje. Pensamos que actualmente en Cuba se ha generalizado la apatía y el resentimiento. […] Existen aún muchas posibilidades para fortalecer el cerco económico y pudieran imponerse sanciones más severas por parte de los Estados Unidos contra países que comercian con Cuba, o le envían productos por vía marítima. Nos preocupan las actuales prácticas de comercio e intercambio marítimo de Canadá, Reino Unido, España y Japón”.

Un artículo de Katu Arkonada, analista político vasco, publicado en el portal El Ciudadano, denuncia la visita a España, el 24 de enero 2024, del agente CIA Omar López Montenegro, directivo de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA), quien sostuvo sesiones de trabajo con la española Elena Larrinaga, también colaboradora de la CIA, al frente del llamado Observatorio Cubano con sede en Madrid, con el fin de organizar cursos para subvertir el orden interno en Cuba, en el cual participarán contrarrevolucionarios residentes en la Isla.

Casualmente, López Montenegro presentó en Madrid su libro “Lucha estratégica no violenta. 100 consejos prácticos”, y evidentemente recibió órdenes de orientar a Elena Larrinaga de preparar esos cursos, pues ella también preside la Red Femenina de Cuba y la secretaría de Relaciones Internacionales del llamado Consejo para la Transición Democrática de Cuba, todo con financiamiento de la NED y la USAID.

En su artículo, Katu Arkonada afirma que la FNCA desea iniciar la capacitación presencial de los contrarrevolucionarios cubanos y para ello seleccionaron a Estados Unidos, España, México, Panamá, Costa Rica y Perú, con el propósito de estimular la desestabilización e ingobernabilidad en Cuba, bajo los principios de la Guerra no convencional o Golpe blando, diseñados por el estadounidense Gene Sharp.

López Montenegro, viajó a México para reunirse con Mariana Gómez del Campo, exsenadora del ultraderechista Partido Acción Nacional, organizadora de provocaciones contra la embajada cubana en Ciudad México y vinculada al agente CIA Luis Almagro, secretario general de la OEA.

El plan yanqui es aprovechar la coyuntura actual en Cuba, provocada por su guerra económica, similar a la ocurrida entre 1989 y 1992, para estimular revueltas callejeras.

En su estimado de inteligencia de aquellos años la CIA señaló:

Como resultado de las limitaciones financieras, las importaciones, las cuales descendieron en cerca del 75 por ciento entre 1989 y 1992, caerán otro 20 o 25 por ciento este año. Con los alimentos y el petróleo constituyendo casi los dos tercios de los gastos de importación, sólo varios cientos de millones de dólares estarán disponibles para otras las otras compras en el exterior. Las importaciones cortadas de forma aguda de piezas de repuesto para la industria, maquinarias y equipos; el transporte de mercancías, los insumos agrícolas y otras mercancías decisivas, minarán más las perspectivas de una recuperación económica”.

“Hay una directa relación entre graves privaciones económicas y la inestabilidad política. Cuando las condiciones en la Isla se deterioren más, es más probable que los incidentes violentos se extiendan por la creciente frustración sobre los cortes en la electricidad, el transporte y los alimentos”.

El plan subversivo está en pleno desarrollo y Cuba está muy atenta para enfrentarlo y denunciar esa artimaña que solo busca el pretexto para intervenir con sus militares, como han hecho históricamente en la región.

No se equivoquen los yanquis, pues, a pesar de las dificultades en Cuba hay un pueblo dispuesto a desafiar los riesgos de cualquier tipo, incluso los de una agresión y como en Playa Girón morderán el polvo de la derrota.

Acertado José Martí cuando alertó:

“Sin plan de resistencia no se puede vencer un plan de ataque”.    

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- El gobierno de Estados Unidos mantiene el engaño y la mentira respecto a su política contra la Revolución cubana, con la pretensión de que el mundo crea que los problemas econ&oacut...
Artur González / Heraldo Cubano.- Hemos perdido la cuenta de la cantidad de viajes internacionales realizados por Rosa María Payá Acevedo, desde que obtuvo una visa de refugiada política para Estados Unidos, poco despu&eac...
Artur González / Heraldo Cubano.- Estados Unidos pretende darle clases de democracia al resto del mundo, sin embargo, su actuación cotidiana es totalmente antidemocrática, al proceder como una verdadera dictadura que le impone a ...
Lo último
La Revista