“La gente se ha dado cuenta de que lo que ocurre en Siria es una guerra del pueblo sirio, su Ejército y su Gobierno frente al terrorismo”.

Trump el alienígena es la primera voz de su amo, luego tenemos a la alienígena, la que se hace llamar Nicolasa Haley, (tiene apellido de cometa) ésta es la que ha venido a la ONU después de orbitar alrededor del Sol, a ¿hablar?.

Importe o no la fecha el 2 de Noviembre de hace 100 años se hacía firme la Declaración Balfour: Inglaterra, su gobierno, su monarquía, se compromete con el financiero estafador y aprovechador de todas las guerras, Rothschild, a instaurar o instalar en su territorio insular las oficinas centrales de lo que debe llamarse Estado sionista de Israel.

Según ACNUR y la Organización Internacional de las Migraciones, en los últimos siete meses más de 600.000 sirios han regresado a sus hogares. De ellos varias decenas de miles lo han hecho desde Líbano, Jordania, Turquía e incluso países más lejanos. El dato es indicativo de un cambio de tendencia en Siria resultado de los éxitos militares del Ejército regular sirio sobre el terreno y los procesos de Reconciliación Nacional lanzados por el Estado.

Las medidas políticas a veces se dan la vuelta. El gobierno estadounidense, gerente del emporio militar, económico y financiero, instrumentalizador de esa su historieta del “destino manifiesto”, por no compartir nada con la Humanidad no comparte ni el bloqueo a Cuba. Dicho de manera más justa, el Mundo no comparte con ese gobierno de multimillonarios el bloqueo a todos los niveles de la existencia, a ese pueblo que gobierna la isla de Cuba.

Estamos en el curso de la Historia al que nos empujaron desde la Conferencia de Madrid, (impulsada por EEUU al margen de las Naciones Unidas, 30 de Octubre-1 de Noviembre de 1991), que proponía que la solución a la ocupación de Palestina debía llegar mediante la relación de fuerzas y no por los principios de Derecho Internacional.

La Columna