Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- Con total impunidad, el servicio de inteligencia de Israel asesinó el 27 de noviembre 2020 al prominente científico nuclear iraní Mohsen Fajrizadeh, en un ataque terrorista cuando transitaba por una carretera de la localidad de Absard, en la provincia de Teherán.


No es la primera vez que el Mossad asesina a un científico nuclear, ante el temor de que puedan avanzar las investigaciones y alcanzar un arma nuclear, sin que Estados Unidos los sancione por tales actos ni orqueste campañas mediáticas en su contra, como hacen con países que poseen gobernantes que no son de su agrado, en demostración de su falta de moral.

Desde hace años, los yanquis presionan a la ONU para condenar a la República de Irán por su programa nuclear con fines pacíficos y por eso el nombre de Fajrizadeh consta en algunas de las resoluciones sancionatorias de la ONU, debido a su trabajo en el inventado “desarrollo de armas atómicas” de su país, algo que especialistas occidentales han comprobado su falsedad.

A finales de la década de los 80 del siglo XX, fue asesinado en la capital de Francia, el eminente científico de origen egipcio, Yahia El Meshad, quien trabajaba en el proyecto de la construcción de un reactor nuclear que París preparaba para vender a Irak, algo que Israel no aceptaba y por tanto organizó una compleja operación para destruir el reactor en suelo francés.

Meshad viajó a París para inspeccionar el proyecto, donde un katsa, (oficial de los servicios especiales) llamado Yehuda Gil, intentó reclutarlo, negándose el científico. Una noche después, miembros de El Mossad lo degollaron mientras dormía en su habitación del hotel.

Entre los años 2010 y 2012, cerca de cinco científicos nucleares iraníes han sido asesinados en operaciones preparadas, con la marca evidente de el Mossad. Ante tales actos terroristas tampoco hubo condenas por parte de Estados Unidos y menos cruzadas mediáticas.

Oficiales israelitas que abandonaron su servicio secreto avergonzados por esas acciones criminales, relatan que la decisión de asesinar a una persona de esas características, procede de un ultra secreto sistema interno que conforma una lista de ejecuciones, la cual requiere de la aprobación personal del primer ministro de Israel, siempre previa solicitud del jefe de el Mossad al gabinete del primer mi­nistro, para que introduzca el nombre de la próxima víctima en dicha lista de ejecu­ciones, aunque es sabido que el Mossad no se somete a ningún control gubernamental.

Ni Estados Unidos y menos Israel, aceptan que la República de Irán se desarrolle en el tema nuclear, de ahí las sanciones impuestas, incluso el acuerdo firmado en julio de 2015 con las seis grandes potencias, persigue el objetivo de limitar el programa nuclear iraní, algo que nunca han hecho con Israel que tiene el suyo, solapadamente, gracias al apoyo de los yanquis.

Analistas del tema especulan que el asesinato de Fakhrizadeh, pudiera ser el preámbulo de nuevas acciones de Estados Unidos contra Irán, antes de que concluya el mandato del presidente Donald Trump, con vistas a complicar al próximo presidente Joe Biden e impedir que pueda establecer relaciones con Teherán

Resulta altamente sospechoso el silencio de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y la CIA, ante este nuevo acto terrorista con marcado acento israelita.

Hay que recordar que el pasado mes de enero el presidente Trump ordenó el asesinato del general iraní Qassem Soleimani, mediante el empleo de un dron contra la caravana que lo transportaba al aeropuerto de Bagdad, Irak, provocando una respuesta inmediata de Irán contra una de las bases norteamericanas en la capital iraquí, acción que dejó decenas de heridos y se especula que varios muertos, a pesar del silencio que hizo el Pentágono sobre los daños causados, pero evidentemente esa rápida respuesta frenó en seco los deseos yanquis de avanzar en esa escalada contra Irán.

Los líderes iraníes tienen amplia experiencia en tratar las provocaciones de la Casa Blanca y nunca les han temblado las manos para tomar decisiones, pero tienen la histórica sabiduría para no caer en provocaciones, pues conocen perfectamente a sus enemigos y sus debilidades.

Habrá que esperar por el resultado de las investigaciones y la reacción que tomarán los experimentados iraníes, pero como dijo José Martí:

“Un hombre honrado no sale a la calle a aplastar todas las víboras que le salen al camino, porque se le ensucian demasiado los talones”.

La Columna
Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- Conocida por sus posiciones de extrema derecha y fiel seguidora de la línea política de Donald Trump, la checa Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento E...
Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- Los Estados Unidos se toman el derecho de hacer listas para incluir en ellas a los países que no se arrodillan a sus pies, sin embargo, son los mayores terroristas y el abri...
Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- Mara Tekach, ex encargada de negocios de Estados Unidos en La Habana y actual funcionaria del Departamento de Estado, ante su falta de memoria pretende trastocar la historia, al ap...
Lo último
La Columna
La Revista