Artur González / Heraldo Cubano.- Hace pocos años desde Estados Unidos hacían campañas virulentas por la edad que tenían los dirigentes cubanos y especialmente las dirigían contra Fidel Castro, a pesar de tener excelente salud, memoria envidiable y una cultura sin igual. Sin embargo, ahora quienes tienen que rejuvenecer su gobierno son los Estados Unidos, porque han convertido a la Casa Blanca en un hogar para ancianos con graves problemas mentales.


Otro tanto ocurre en el Congreso, donde muchos legisladores tienen más de 70 años, al igual que en el Senado, con algunos frisando los 80 años, lo que significa la edad más avanzada de la historia de ese parlamento, de acuerdo con una investigación efectuada por FiveThirtyEight.

Recordemos que Nancy Pelosi, expresidenta de la Cámara de Representantes, tenía casi ocho décadas y Dianne Feinstein, actual senadora demócrata por California cumplió 90 años de edad y de acuerdo con lo publicado por el San Francisco Chronicle, tiene un visible deterioro mental y su actual mandato culmina en el 2025.

Joe Biden, actual presidente y aspirante a la reelección por el Partido Demócrata, cumplió 81 años, convirtiéndose en el presidente yanqui de mayor edad en acceder a la oficina oval, con claras evidencias de limitaciones físicas y mentales, expuestas en sus continuas caídas y vacíos intelectuales ante los ojos del mundo. De ganar las próximas elecciones terminará su mandato con 86 años.  

El pasado mes de febrero del 2024, un fiscal independiente publicó un artículo en el que describió a Biden como: “un agradable anciano con buenas intenciones y mala memoria”. No hay dudas, la Casa Blanca ya es un hogar de ancianos, púes Donald Trump también lo es, y después desbarraban de Cuba.

Para quien no esté de acuerdo con esto, basta con escuchar lo que expresó hace solo días, Hillary Clinton, exsecretaria de Estado, en el programa de radio “Mornings with Zerlina”:

“Tenemos que aceptar la realidad, de que el presidente Joe Biden es un viejo, pero hay que seguir adelante para proteger a la democracia en las próximas elecciones presidenciales”.

Peligrosamente, Estados Unidos estará presidido por un viejo con un alto poder, aunque en realidad quien manda en ese país no es el presidente, sino el complejo militar industrial y los poderosos consorcios que acumulan la mayor riqueza del país.

Es lamentable que los jóvenes políticos no puedan aspirar a gobernar a ese nivel, lo que quizás permitiría proyectar una línea política más acorde a las necesidades de su pueblo y trabajar por una coexistencia pacífica mundial, en vez de azuzar guerras innecesarias que solo dejan muertes y destrucción, a pesar de que nunca dejarán de ser imperialistas con ansias de dominar el mundo.

Mucho trabajo tendrán en la Casa Blanca, los especialistas en geriatría, neurólogos, fisioterapeutas, urólogos y psicólogos para mantener a esos ancianos aferrados al poder, en vez de irse a sus casas a cuidar nietos, aunque ya a esta altura ni para eso sirven.

Recordemos a José Martí cuando expresó:

“El jugar suavemente conviene al anciano, tanto más cuando más cerca están las rosas de la muerte”.

 

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- Desde Miami, la llamada capital del Odio contra Cuba, escudriñan todo lo que sucede en la Isla para criticar y amplificar los más mínimos detalles, con el fin de satanizar el sistema que n...
Artur González / Heraldo Cubano.- El pasado 9 de junio del 2024 la embajada de Estados Unidos en La Habana que, en vez de trabajar por el mejoramiento de las relaciones entre los dos países, persiste en ser un centro de subversió...
Artur González / Heraldo Cubano.- Es tal el odio de la mafia terrorista anticubana asentada en Miami desde 1959, cuando asesinos, torturadores y seguidores del dictador Fulgencio Batista, corrieron a refugiarse allí para evitar la justi...
Lo último
La Columna
Que suenen los timbales
Rosa Miriam Elizalde - Un submarino ruso surcó las aguas cubanas el otro día. En realidad, no fue solo un sumergible el que hizo el bojeo por la costa norte de Cuba. El grupo de barcos de la Flota del Norte que llegó a los mares ...
La Revista