Artur González / Heraldo Cubano.- Todavía hay quienes dicen en Cuba y en otros lares, que el Bloqueo no existe y no es el verdadero culpable de los problemas que presenta la economía de la Isla, pero la realidad demuestra que esa guerra económica, comercial y financiera desatada por los Estados Unidos para hacer fracasar el sistema socialista, es una verdad meridiana.


Un vivo ejemplo de cómo esa criminal guerra afecta la situación económica interna de la Isla e incluso a terceros, es la reciente sanción impuesta a la empresa mexicana Pemex, por el Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos, al cancelarle un crédito de 800 millones de dólares, solo por haber exportado crudo gratis a Cuba durante los meses de junio y julio 2023.

La razón real es que desde 1959, Estados Unidos tiene como línea de trabajo estrangular ahogar la economía cubana, con la cruel intención de enajenar el apoyo interno a la Revolución, mediante el desencanto y el desaliento, a partir dela insatisfacción del pueblo por el agravamiento de las dificultades económicas, estrategia diseñada bajo la presidencia de Dwight Eisenhower.

El 5 de junio de 1959, el senador demócrata por Florida, George Smathers, propuso una enmienda para reducir la cuota azucarera que Estados Unidos compraba a Cuba, lo que daba indicios de lo que vendría después.

El 19 de octubre de 1960, Eisenhower declaró un “embargo” parcial sobre el comercio con Cuba, y prohibió todas las exportaciones a la Isla, con la excepción de los alimentos, medicinas y algunos artículos que requieren una licencia especial, situación que posteriormente el vicepresidente Richard Nixon calificó como una “cuarentena total”, económica, política y diplomática contra el gobierno revolucionario.

Eisenhower había aprobado en el mes de septiembre, aplicarle a Cuba la Ley de Comercio con el Enemigo, de 1917, (TWEA), por sus siglas en inglés, que otorga al presidente yanqui la autoridad de imponer sanciones económicas contra naciones extranjeras, mediante la prohibición, la limitación o la regulación de las transacciones comerciales y financieras con países hostiles en tiempos de guerra. Esta ley es prorrogable todos los años y de las vigentes contra Cuba, es la única que su decisión aún permanece en manos del presidente de los Estados Unidos.

El 16 de diciembre de ese mismo año 60, el presidente yanqui ordenó no comprarle más azúcar a Cuba.

Al asumir la presidencia John F. Kennedy en enero de 1961, continuó la misma línea iniciada por su antecesor, incluida la ejecución de algunos planes como fue la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos, teniendo que cargar con la bochornosa derrota propiciada por el pueblo cubano.

Ante ese fracaso, Kennedy ordena la conformación del Grupo Especial Ampliado del Consejo de Seguridad Nacional para acabar con la Revolución socialista, el que presenta para su aprobación el Proyecto Cuba, conocido como Operación Mangosta, el 18 de enero de 1962, cuyo objetivo es:

“Dirigir la operación para provocar una rebelión del pueblo cubano. Esta sublevación derrocará al régimen comunista e instaurará un nuevo gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz”.

“La sublevación necesita un movimiento de acción política fuertemente motivado y arraigado en Cuba, capaz de generar la rebelión, de dirigirla hacia el objetivo perseguido y de aprovecharse de su momento clímax”.

“La acción política será apoyada por una guerra económica que induzca al régimen comunista, a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos”.

Es por eso que Estados Unidos persigue con saña todas las exportaciones hacia la Isla, así como las transacciones financieras, con el propósito de asfixiar su economía y hacerle creer a todos que el socialismo es un fracaso y Cuba tiene un gobierno “fallido”.

Los yanquis mediante sus agencias de inteligencia persiguen todos los contratos cubanos, con el fin de entorpecerlos y cuando no pueden hacerlo, sancionan fuertemente a quienes desafían sus leyes unilaterales, como método de amedrentar a todos, prueba de que su guerra tiene un carácter extraterritorial.

Ahora le tocó a México por atreverse a entregar petróleo, algo vital para cualquier país del mundo y por eso sin el menor titubeo la agencia oficial de crédito promotora de la exportación y la inversión del sector privado estadounidense en el extranjero, EXIM (antes Eximbank), decidió sancionar a la empresa mexicanas con la cancelación del crédito y según argumentan, fue “por incumplir las disposiciones del embargo estadounidense contra Cuba”.

¿Es esa medida parte de un supuesto embargo o es realmente una guerra que persigue a quienes no cumplan con sus órdenes?

En los años 80 del siglo XX la oficial CIA Barbara Lee Graham, decía que un centavo que entrara en Cuba era oxígeno para su economía y a Cuba había que ahogarla mediante una guerra económica total. Esa es la verdad que nadie puede soslayar.

A partir de ahora, la empresa estatal azteca PEMEX se incluye en la “lista negra” de la agencia financiera yanqui, que también integran Bolivia, Nicaragua y Venezuela, en su despiadada guerra por derrocar a gobiernos soberanos que no aceptan someterse a las órdenes yanquis, precio que pagan los pueblos por ser independientes.   

No se equivocó José Martí cuando afirmó:

“La libertad cuesta muy cara y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”

 

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- Estados Unidos no aprende de sus fracasos, por el contrario, mantiene su línea de trabajo contra Cuba, con el añejo sueño de destruir a la Revolución cubana desde adentro, y por eso...
Artur González / Heraldo Cubano.- Cuando en febrero del 2022 Rusia inició el conflicto armado con Ucrania, para defender a los rusos que residían en zonas que declararon su anexión a Moscú, de inmediato Estados Unid...
Artur González / Heraldo Cubano.- El déficit fiscal de los Estados Unidos en el año 2023 aumentó de 1,4 a 1,7 billones de dólares, lo que significa un incremento del 5,3% al 6,3% del PIB. Es uno de los niveles m&aac...
Lo último
#InvitaciónCimarrona
Cimarronas Cuba.- Ediciones Abril presentará en la 32 #FILCUBA2024 el libro digital"La libertad es una mujer", de Dailene Dovale, multipremiada periodista y jefa de redacción de la revista cultural El Caimán Barbudo....
Ver / Leer más
La Columna
La Revista