Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.-


(EL NIÑO CONVIERTE SU TARAREO INFANTIL EN UN GRITO DE FURIA Y, ENARCÁNDOSE PARA DESAPARECER, PARE A SU MADRE, Y LUEGO, COMO UNA PRESENCIA AUSENTE, LA RONDA, LA ACECHA Y LA PERTURBA)

LA MADRE: (SE VISTE CON ROPA DE CASA Y CANTA) “Qué amor, me vas a dar, en esta vida.” (INTERRUPCIÓN POR EL NIÑO) Vete del lado mío, muchacho. ¡Apártate, anda! Tú no ves ques’tas estorbando. Concho... (CANTA) “A qué precio, cobrarás, esta caída.” (NUEVA INTERRUPCIÓN) ¡Quieto, chico! Ay… Qué cabeza más dura... ¡Ya, Rododfito, suéltame los pie! Concho... (CANTA) “Soy mortal, y nunca he de ganar, esta partida.” (OTRA INTERRUPCIÓN, PERO ESTA VEZ ELLA ES MÁS AMABLE) Déjame arreglarme… Mamita tiene que ponerse bonita. ¡Sabrosona! Ay, ya..., te voy a amarrar. (RÍE)

Ya te advertí que no tenemos a nadie, ni para ti, ni para mí. Aconséjate, porque cualquier día me pierdo... Qué mierda esa idea de abuela de irse a vivir sola tan lejos del centro. Allá no puedo resolver nada; sería enterrarme. No. (SE PONE UNA PULSERA Y CANTA) “Qué amor, me vas a dar, en esta vida.” (INTERRUPCIÓN. SE LLEVA LAS MANOS A LA CARA) ¡Ay, dio mío! ¿Qué carajo te pasó ahora? ¡Me vas a volver loca! Eso e lo que tú quiere, ¿verdá? No te bastan los ocho año que me has perjudica’o, desde los quince, y ya tengo ventitré. ¡Por tu culpa, me estoy destruyendo por tu culpa! Estoy gorda, fofa… Y no es el pan, eres tú. ¡No tenías que haber nacío, chico!... Yo sólo tenía deseos. (SE SIENTA EN UN SILLÓN A ARREGLARSE LAS MANOS CON UNA PINZA)

Una buena madre no lo voy a ser nunca, aunque lo quiera. ¡Pero es que no puedo quererlo! (SE PINCHA UN DEDO Y SE LO CHUPA) ¡Ay!... Todavía tengo deseos, muchos deseos... A quién, a quién no le gusta eso... ¡Ay, quiero vivir, soy joven, ahora estoy más preparada, no me pasaría esto, como una perra me iba a defender! (CANTA) “Soy mortal, y nunca he de ganar, esta partida.” (SE INTERRUMPE ELLA MISMA) Sí, es verdá, ya es tarde. Ya estás tú, encanta’o de la vida, jodiéndome la mía. Quién se va a arrimar a una mujer con un muchacho. Me huyen, como si tuviera peste. (SE PONE HISTÉRICA Y SE LEVANTA DEL SILLÓN) ¡Coño, cállate, o te entierro la pinza en la barriga! (SE CALMA)

Qué rápido te callaste. ¿No puedes dejar de mirarme? Mudo y clavao en el piso. ¿Qué, te traumatizaste? (SE ALTERA) ¡Ay..., ay, mi madre, ¿qué te pasa, mi papito?, dime algo!... Llora, anda, llora todo lo que tú quieras, mamita no te va a hacer nada. ¡Ay…, así, m'ijito! Era jugando. ¡Ay, mi machito lindo! Tú me comprendes, ¿verdá? ¡Ay, mi vida, yo te quiero!... Oye... Vamos a jugar a la pelota. Sí, espérate, ya la traigo. (LA ENCUENTRA EN LA MOCHILA DEL NIÑO) Cógela... (LA TIRA) ¡Cógela!... (VUELVE A ALTERARSE Y LLORA) ¡Ya..., no llores más, no puedo, ni conmigo ni contigo, no sé, cállate!... (CORRE HACIA EL NIÑO CON LA PINZA EN LA MANO) ¡Ay, ay, dio mío, peldóname! Este vejigo me va a matar. Ya yo no sé ni lo que hago. (VUELVE A SENTARSE EN EL SILLÓN Y PARECE ILUMINARSE)

Oye..., se me ha ocurrío una idea... ¿Por qué tú no te vas? Igual que tu papá. Pero a ti te recoge el gobierno, te dan una beca, y te pones a estudiar, lo que tú quieras... Hasta médico. Los niños de ocho años tienen mucha suerte en este país… (ENSEGUIDA SE LE BORRA LA IDEA) De aquí no vas a sacar nada bueno. Este cuarto parece eterno… ¡Y Felicia, nuestra vecinita, esa vieja bruja está esperando que crescas!... Hasta que no te meta en sus negocios, no para...

¡Ya te dije que no te puedo llevar a ningún lado, nadie te quiere, coño! Siempre’tás chivando, no sabes hacer otra cosa... Y yo quiero vivir, por favor.. ¡Necesito vivir, necesito vivir! (VUELVE LA FURIA DE UN NUEVO PARTO MIENTRAS ELLA VA DESAPARECIENDO PARA QUE NAZCA EL NUEVO PERSONAJE EN UN CAMBIO ALUCINANTE) ¡Vete, vete, vete, vete!.…

(CONTINÚA EN VÍDEO 2: LA MADRE)

Serie completa "El italiano"

1.1. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 1

1.2. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 1

1.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 1

2.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 2

2.2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 2

2.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 2 - La madre

3.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Nota 3

3.2. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Texto 3. La Vecina

3.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 3 - La Vecina

4. 1. “El italiano” Nota 4. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

4. 2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 4: ‘El maestro’

4. 3. “El Italiano”. Vídeo 4: ‘El Maestro’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.1. “El Italiano”. Nota 5: El amigo. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

5. 2. “El Italiano”. Texto 5. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.3. “El Italiano”. Vídeo 5: ‘El amigo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6.1. “El italiano”. Nota 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 2. “El Italiano”. Texto 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 3. “El Italiano”. Vídeo 6: El empleado. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 1. “El Italiano”. Nota 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 2. “El Italiano”. Texto 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 3. “El Italiano”. Vídeo 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 1. “El Italiano”. Nota 8. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 2. “El Italiano”. Texto 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 3. “El Italiano”. Vídeo 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

 

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.-  Ya sabía del cuidado que los pueblos deben tener de una ideología de derechas. Y aunque los cuidados siempre son buenos con todas las ideologías,...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Convencido totalmente de la gravísima situación -mucho más grave que la pandemia- a que se enfrenta el frágil Gobierno de Coalición Progr...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Es una pena cuando uno no entiende las sucesiones del tiempo que estancan el acontecer de un suceso al juntarlo con otro. Es lo que me pasa con ‘mi italiano’ y ...
Lo último
La Columna
La Revista