Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint


En dispositivo movil mantener pulsado el enlace anterior hasta que aparezca el menú con la opción de descargar.

‘Mi empleado’, ya de forma grupal, inicia su escena bailando y la termina, en soledad, con las piernas torcidas y los ojos llenos de lágrimas. El bloqueo de EEUU a Cuba le paralizó las piernas y le hundió el alma. Porque las acciones y proclamas de EEUU contra la isla  no solo significan impedir al país el acceso a recursos materiales imprescindibles, sino que ataca las mentes, pulveriza los mínimos acuerdos locales en temas conflictivos para un mundo machista del que ni Cuba ni ningún otro país podía escapar en 1989, y ni aun hoy con sus diversos aspectos en todas las latitudes.

El bloqueo a las mentes consigue el desarrollo de la burocracia como medio muy efectivo para alimentar y enfatizar los prejuicios y los temores ante determinados asuntos: el tratamiento de la homosexualidad en Cuba es un buen ejemplo. Un tabú, como tantos otros, que la Revolución intentó barrer de las inquietudes de una sociedad ya alterada por la situación económica y que, seguramente, los analistas, psicólogos, sociólogos y los más variados especialistas al servicio de EEUU valoran muy en alto fortalecerlos en sus ‘enemigos’. Resultan prominentes eslabones en las guerras que emprenden los gobiernos norteamericanos. He ahí también el triste ejemplo de lo que han hecho de los pueblos y las culturas islámicas en los países que no les son afines. Y así usaron y siguen usando contra Cuba la sensibilidad y la opción homosexual.

‘Mi empleado’ lo dice: “El año pasado se autorizó comenzar la transformación de los sexos”. Fue cierto. En 1988 ya Cuba se situaba entre los primeros países del mundo que, gratuitamente, iniciaba exitosamente tales operaciones. Pronto se suspendieron: por falta de todos los recursos y por el sórdido ambiente creado en su contra por los prejuicios. Así, el bloqueo material y mental de los EEUU contra la isla impedía la normalidad buscada por un país acosado como si nuestro verde ‘caimán’ transportara las plagas bíblicas.

Por suerte, la Revolución Cubana ha sido siempre  mucho más inteligente que todas las administraciones estadounidenses a que ha sobrevivido y desde hace ya muchos años, ‘Iris’ se pasea por toda la isla y ocupa su asiento en el Parlamento Cubano. Pero en 1988 los cubanos perdieron esa batalla, o mejor dicho, la pospusieron. Esta virtud de los líderes revolucionarios y su pueblo –la de prever sus fuerzas en la historia-- los sigue llevando a sus más notables victorias muy a pesar de EEUU y sus naturales seguidores isleños que –como puede suceder en todo cachito de tierra de nuestro brillante planeta azul--, se aferran al pasado para no hablar de sus decisivas derrotas en Cuba.  Por ello continúan gritando, como si en la isla no hubiera pasado nada, que la UMAP ‘es uno de nuestros tantos horrores que justifica el bloqueo’.

Están desfasados en el tiempo y en todo el espacio de la verdad, pero da igual ante la crueldad que los acompañan desde que nacieron como imperio de abusos dominantes y sus criados nacionales se perdieron en la deshonra de servirles.

A fuerza de mentir y repetir las mentiras, EEUU y su gente sobrepasa a Goebbels y entran en la emotividad que destroza el raciocinio. Así se da cuando EEUU, sus ‘cubanitos’ y la OEA llaman ‘esclavos’ a los médicos cubanos. También cuando desprestigian la calidad de nuestro personal sanitario y ‘alertan’ a los gobiernos que lo reciben o solicitan para que no los acepten, No solo su enconada rabia por los éxitos de Cuba la dirigen a los países receptores, sino igualmente a nuestros heroicos médicos intentando humillarlos.

Pero Cuba sigue adelante sin ningún exabrupto e incluso anunciando la obtención de una pronta vacuna –de la que el mundo posiblemente no se entere al estar los medios bajo el control de EEUU--, y que solo servirá para los cubanos y para otras personas que decidan creer un poco más en la cooperación que en el negocio que ha puesto a la humanidad en la selva.

 (CONTINÚA EN NOTA 7)

………………………………………………

6-  NOTAS Y AGRADECIMIENTOS

Mis agradecimientos por todo el apoyo y la ayuda brindada al Teatro Chusig y el Festival de Teatro de Manta 1990, Ecuador. A los grupos teatrales La Candelaria de Bogotá, CuatroTablas de Lima, Yerbabuena, y muchos más!  Fue en este Festival  donde conocí a innumerables colegas del Teatro Latinoamericano y que también me pusieron en contacto con otros del Teatro Europeo que, por la promoción que le dieron a mi espectáculo, pude ser invitado a otros festivales o simplemente representar mi obra en los más diversos escenarios a que me llevaron los amigos de mis amigos y que muchos ya son también míos.

Mi reconocimiento a la Secretaría de Cultura del Ecuador y la Sala Demetrio Aguilera de Quito. A la Sala El Juglar, el Teatro de Orquesta y Drama,  al Teatro Centro de Arte y a Susana Sánchez y Mariana Roldós, en Guayaquil. A Bahía de Caráquez, Teresita, Antonio Pico, la señora Bertha, Gustavo. A mis pintoras del Guayas que me obsequiaron varias de sus bellísimas obras. Al Instituto de Amistad Cuba-Ecuador. A la Universidad de Guayaquil y a Pepe Solís, que en 1992 publicaron y presentaron en la Facultad de Jurisprudencia, sin yo saberlo, un pequeño cuaderno con los poemas escritos en Angola en 1984, y dichos y regalados al público universitario durante un recital que hice durante mi extensa gira de 1990 por Ecuador.

Aquel sencillo cuaderno, como sus versos, que nunca he dejado de arreglar en el mismo ejemplar que me enviaron a Cuba, tuvo en la fría primavera del París del 2005, otro estreno inusual --o simpático por la enorme gracia de mis amigos Janine y Edouard Maurel--, en el suntuoso palacio neoclásico tardío y francés de “La Maison de l’Amérique Latine”, allí donde las sombras de los más grandes del Boom Literario Latinoamericano me escucharon pasmados y yo me reía de mí mismo. En fin, el mar…

(CONTINÚA EN AGRADECIMIENTOS 7)

………………………………………………..

 

Serie completa "El italiano"

1.1. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 1

1.2. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 1

1.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 1

2.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 2

2.2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 2

2.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 2 - La madre

3.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Nota 3

3.2. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Texto 3. La Vecina

3.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 3 - La Vecina

4. 1. “El italiano” Nota 4. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

4. 2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 4: ‘El maestro’

4. 3. “El Italiano”. Vídeo 4: ‘El Maestro’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.1. “El Italiano”. Nota 5: El amigo. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

5. 2. “El Italiano”. Texto 5. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.3. “El Italiano”. Vídeo 5: ‘El amigo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6.1. “El italiano”. Nota 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 2. “El Italiano”. Texto 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 3. “El Italiano”. Vídeo 6: El empleado. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 1. “El Italiano”. Nota 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 2. “El Italiano”. Texto 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 3. “El Italiano”. Vídeo 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 1. “El Italiano”. Nota 8. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 2. “El Italiano”. Texto 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 3. “El Italiano”. Vídeo 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

 

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.-  Ya sabía del cuidado que los pueblos deben tener de una ideología de derechas. Y aunque los cuidados siempre son buenos con todas las ideologías,...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Convencido totalmente de la gravísima situación -mucho más grave que la pandemia- a que se enfrenta el frágil Gobierno de Coalición Progr...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Es una pena cuando uno no entiende las sucesiones del tiempo que estancan el acontecer de un suceso al juntarlo con otro. Es lo que me pasa con ‘mi italiano’ y ...
Lo último
La Columna
La Revista