Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint


Todos los personajes anteriores de esta obra, además de conducir la acción dramática principal, esa que pasa mientras crece ‘mi niño soñador’, recorren una buena parte de sus historias personales. Ninguno de ellos es un comodín de la trama que se dirige a ‘su acto fundamental’, pues en todos están cimentados sus propios conflictos que se concentran y se paran momentáneamente porque nuestra pieza se dirige hacia un solo tema: el sueño de un niño, su crecimiento y su cambio de destino. Pero con cualquiera de los otros personajes podríamos desarrollar o imaginar, a partir de lo que de ellos mismos dicen y de los que los preceden y les continúan, diversos temas y también otros personajes y de alguna forma citados por ellos para exhibir su fuerza vital.

No es hasta ‘mi amigo’, con su empuje a ‘la acción’ que él necesita de ‘mi joven’, que ‘mi tema’ empieza a constreñirse a favor de ‘mi asunto’: extranjerizar a ‘mi joven’ para que se desprenda del significado de su nación: “el trabajo honrado”, que es lo que las agresiones y el bloqueo a Cuba de EEUU buscan erradicar entre los cubanos y a veces lo logran. Al ir a ver ‘mi joven’ al empleado que, según ‘mi amigo’ es “tremendo pendejo y una cherna de cabaret”, ya ‘mi joven’ va “a probarse” y a dar el golpe, el golpe fuerte, porque “eso es lo único que te va a hacer, de verdad, un italiano”.

Así, con ese antecedente, aparece ‘mi empleado’, el personaje que inicia grupalmente la continuidad de ‘mi argumento’. Él, antes de hablarle a ‘mi joven’, habla con otros -un grupo de personas que hacen una cola frente a su establecimiento-, y se presenta a sí mismo riéndose de su trabajo, como quizás hace cualquiera de los que esperan bajo el sol.

Aunque tal vez muchos de ellos, incluso ‘mi empleado’ que facilita la obtención del simple instrumento para matar y así no se “busca problemas”, sencillamente, se han relajado algo ante la ‘anormal’ situación planteada y luego de divertirse un poco, se enfurecen, se tranquilizan, piensan y, a veces, resuelven fácilmente hasta el problema más absurdo que podían imaginar.

Gracias a ellos Cuba sigue existiendo a pesar de los tantos conflictos que enfrenta por querer ser (y es un enorme atrevimiento por el que ya me disculpo decirlo) un país, una casa, una familia, un ser humano y parte de un mundo que EEUU sabe muy bien qué significa tolerar tal deseo o sueño de existencia en un pueblo, incluso el más pequeño e irrelevante para su imperio.

Eso le preocupa muchísimo más a EEUU que a todos los cubanos, simpatizantes o no del proyecto revolucionario. Porque si Cuba triunfa totalmente, su contribución a la paz mundial sería tan grande que el mismo hecho de decirlo, asombra y enmudece al mundo, menos a EEUU, que sabe que tal cosa es posible e implicaría el inicio de su desaparición si no cambia. Tal vez también por esto, es Cuba, ‘la isla insignificante de los esclavos’, la que va cambiando poco a poco en aras del bien para su época, por la previsión de su historia y para la más sana evolución de EEUU. Así, Cuba triplica su honra.

(CONTINÚA EN TEXTO 6)

……………………………………….

4- NOTAS Y AGRADECIMIENTOS:

Mis afectos a los amigos que me posibilitaron ‘intentar’ otros proyectos en mi extraña década y en dos de ellos fracasé y en el tercero todavía no entiendo si hacerlo me cobró un ‘precio’, pero que mi maravillosa autoestima les quitó peso y nunca pierdo la sonrisa. Vayan estas 3 singulares anécdotas: Un día fue a mi casa Jorge Cao: “en el Hotel Nacional te espera el escritor Pablo Cubi y vino a buscarte para que dirijas su obra “El delfín”. Allá fui tranquilamente. Hablamos y acordamos, pero ya cuando me iba, recordando que Cuca, mi querida suegra, sufría por no tener papel higiénico que se había perdido de La Habana, se lo pedí al escritor: “oye, necesito que me des algunos rollos”. Subió a su habitación y me trajo unos cuantos. ¡Qué alegría satisfacer a Cuca! Pero nunca más supe de Pablo ni su delfín.

La segunda: la cineasta Rebeca Chávez me otorgó un bellísimo papel en su primera película junto a la famosa, bella y magnífica actriz Beatriz Valdés. Estaba encantado, pero preocupado porque la directora no quiso ensayar y fuimos directo al rodaje. Algo terrible para un actor teatral como yo. No daba pie con bola ante las cámaras. Si en una semana debíamos rodar 10 escenas, yo solo pude hacer 2. Entonces Rebeca vino a mí bastante descompuesta: “Así no podemos seguir”. Y realmente me dolió mucho, pero ya se lo había advertido y me fui. La película fue suspendida. Entonces escribí una carta al ICAIC echándome toda la culpa por lo sucedido. Fue triste, y mi actitud sorprendió a todo el equipo de rodaje que no entendieron mi culpabilidad.  

Y la última. Alguien expresó públicamente: “¡Él no irá a ninguna Grecia!” Pero... ¿Qué artista, de teatro y cubano, que lo inviten a actuar al país de Esquilo, acepta no ir sin pelear? Gracias a la UNEAC pude ir. Mis dos funciones fueron muy modestas. Tanto en la capital como en un pequeño pueblo ‘sorpresa’ actué en un salón de actividades sindicales. Fui felicísimo actuando allí y luego yendo al Teatro de Epidauro. Y fui más feliz regresando más tarde con mi Virginia a la casa de mi amigo Dmitri y su madre, Riksa, que no conocía, y ambos nos dieron una calurosa acogida. Pero del primer viaje todavía me queda una incógnita: ¿Qué relación pudo haber entre “El Italiano” en Grecia y la pérdida de mi expediente laboral? No lo sé. Mi historial de 29 años de trabajo teatral sigue sin aparecer. En fin, nuestra isla es única, pero de que “eso solo pasa en Cuba” no es cierto. Todo sucede en el mundo entero.

Vaya ahora mi mayor afecto a Waldo González, que publicó mi obra en una Antología de monólogos con Ediciones Unión. E igual a Mayra Hernández y Darío, mis queridos amigos de siempre. También al investigador Xicu Llach, del periódico “Proa”, d’Eivissa, que en 1997 publicó mi crónica “El relincho del caballo negro”.

(CONTINÚA EN No. 5)

Serie completa "El italiano"

1.1. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 1

1.2. "El italiano”: Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 1

1.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 1

2.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Notas 2

2.2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 2

2.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 2 - La madre

3.1. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Nota 3

3.2. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Texto 3. La Vecina

3.3. “El italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Vídeo 3 - La Vecina

4. 1. “El italiano” Nota 4. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

4. 2. “El Italiano”. Una experiencia artística de la Revolución Cubana. Textos 4: ‘El maestro’

4. 3. “El Italiano”. Vídeo 4: ‘El Maestro’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.1. “El Italiano”. Nota 5: El amigo. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

5. 2. “El Italiano”. Texto 5. Una experiencia artística de la Revolución Cubana.

5.3. “El Italiano”. Vídeo 5: ‘El amigo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6.1. “El italiano”. Nota 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 2. “El Italiano”. Texto 6: ‘El empleado’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

6. 3. “El Italiano”. Vídeo 6: El empleado. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 1. “El Italiano”. Nota 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 2. “El Italiano”. Texto 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

7. 3. “El Italiano”. Vídeo 7: ‘El viejo’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 1. “El Italiano”. Nota 8. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 2. “El Italiano”. Texto 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

8. 3. “El Italiano”. Vídeo 8: ‘El joven final’. Una experiencia artística de la Revolución Cubana

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.-  Ya sabía del cuidado que los pueblos deben tener de una ideología de derechas. Y aunque los cuidados siempre son buenos con todas las ideologías,...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Convencido totalmente de la gravísima situación -mucho más grave que la pandemia- a que se enfrenta el frágil Gobierno de Coalición Progr...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Es una pena cuando uno no entiende las sucesiones del tiempo que estancan el acontecer de un suceso al juntarlo con otro. Es lo que me pasa con ‘mi italiano’ y ...
Lo último
La Columna
La Revista